Salud

La lucha contra el mosquito tigre

Se combinan con éxito tres medidas de erradicación del insecto

mosquito

mosquito

30 de septiembre de 2011

Un estudio ha demostrado por primera vez en Europa que la proliferación del mosquito tigre (Aedes albopictus) disminuye cuando se combinan tres medidas de erradicación conjuntas: evitar el agua estancada, eliminar las larvas y los adultos con insecticida y retirar la basura de los terrenos propicios para este nocivo insecto, donde pueden proliferar. El estudio, iniciado en 2008 y coordinado por investigadores del departamento de Farmacología, Terapéutica y Toxicología de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), se ha llevado a cabo en los municipios barceloneses de Sant Cugat del Vallés y Rubí, donde los investigadores colocaron, tras inspeccionar más de 3.000 casas y entrevistarse con 700 personas, pequeñas trampas experimentales (trozos de madera en el interior de vasos) en viviendas situadas en diversas zonas afectadas.

«En las áreas donde aplicamos las medidas, el número de huevos depositados por las hembras disminuyó hasta un 50% en comparación con la cantidad que hallamos en las trampas situadas en las zonas donde no intervenimos», dice la investigadora Núria Giménez. El estudio posibilitará la implementación de un modelo de intervención para el control de este insecto en el área mediterránea, que supone una amenaza para la salud pública. No es exagerado: el mosquito tigre es vector de enfermedades como el dengue o la fiebre amarilla y es el primer insecto capaz de transmitir estas enfermedades tropicales que se ha detectado en España, donde vive de forma permanente desde 2004.

En el estudio han participado también el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA) de la UAB, la Estación Biológica de Doñana, la Fundación de Investigación Mutua de Terrassa (adscrita a la UB) y el departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid. –Eva van den Berg

 

Ilustración: Jordi Corbera