Conservación

La losa del veneno

aguila

aguila

El aldicarb mata seis águilas imperiales ibéricas

El pasado mes de enero aparecieron muertas seis águilas imperiales ibéricas en la finca La Encomienda de Mudela, situada en la provincia de Ciudad Real. El informe toxicológico evidenció que las rapaces murieron por la ingesta de cebos que habían sido envenenados con un potente insecticida, un compuesto químico llamado aldicarb, prohibido desde 2003. Según SEO/BirdLife, organización que trabaja para combatir esta lacra a través del programa LIFE Veneno, afirma que esta sustancia letal es tan potente que con solo cinco gramos se podría causar la muerte de 150 personas, o de 3.300 águilas imperiales. El triste suceso pone de relieve la posible existencia de un comercio clandestino de aldicarb, producto que aparece en gran parte de los cebos envenenados que aún hoy se utilizan de forma totalmente ilegal para eliminar animales considerados dañinos para la caza, la ganadería o la agricultura.

El uso de veneno, tipificado como delito en el código penal, contrarresta los enormes esfuerzos que se hacen para salvar a numerosas especies de la extinción, como es el caso del águila imperial ibérica. En 1995 solo quedaba un centenar de parejas. Hoy son unas 250. La destrucción de su hábitat, el furtivismo, la colisión contra tendidos eléctricos y el envenenamiento son sus principales amenazas.  –Eva van den Berg

 

Foto: © Biosphoto / Juan Carlos Muñoz