Koalas al fresco

Cuando en las antípodas sube el termómetro, los koalas saben cómo refrescarse.

1 / 4

1 / 4

Árboles refugio

Árboles refugio

Para un koala, cuyo pelaje abdominal es relativamente fino, abrazarse a un árbol es como abrir la nevera. Este método termorregulador resulta más eficiente que jadear o lamerse el pelo, unas prácticas que consumen el doble de agua.

 

Foto: AP /Jan Woitas

2 / 4

Phascolarctos cinereus

Phascolarctos cinereus

Matthew Crowther, biólogo de la Universidad de Sydney, descubrió que los koalas suelen refrescarse en «árboles refugio», como la casuarina, en lugar de en «árboles alimento», como el eucalipto. Aunque cualquiera vale si aprieta el calor.

Foto: AP / Sebastian Kahnert

3 / 4

Árboles alimentos. Árboles alimento

Árboles alimento

Un koala se alimenta de hojas de Eucalipto en su nuevo hábitat del Zoo de Singapur.

Foto: AP/ Wong Maye-E

4 / 4

Dando calor a mamá

Dando calor a mamá

Foto: AP / Roland Weihrauch

27 de mayo de 2015

Un estudio de 2014 dirigido por ecólogos de la Universidad de Melbourne demostró que cuando en verano aumentan las temperaturas –a menudo por encima de los 40 °C–, los koalas bajan de los árboles y presionan el cuerpo contra el tronco. Cada árbol posee su propio microclima, explica la investigadora Natalie Briscoe, y puede estar 7 ºC más fresco que la atmósfera.

Koalas, un icono amenazado

Más información

Koalas, un icono amenazado