Rorcuales de Bryde

Casi nunca se dejan ver, y mucho menos fotografiar. Los rorcuales de Bryde surcan como torpedos las aguas del Pacífico para hartarse de peces. Descubre las imágenes del esquivo rorcual de Bryde.

1 / 6

1 / 6

rorcuales1

rorcuales1

Casi nunca se dejan ver, y mucho menos fotografiar. Los rorcuales de Bryde surcan como torpedos las aguas del Pacífico para hartarse de peces.

Doug Perrine

2 / 6

rorcuales2

rorcuales2

Apiñadas unas contra otras y formando una masa compacta, miles de caballas aterrorizadas intentan escapar de un grupo de hambrientos leones marinos y de un rorcual de Bryde de 12 metros de largo, de caza junto a la costa de Baja California, México.

Brandon Cole

3 / 6

rorcuales3

rorcuales3

Capaces de alcanzar una velocidad de ocho metros por segundo, los rorcuales de Bryde pueden medir 15 metros y pesar 20 toneladas. Sólo podrían parecer pequeños comparados con la colosal ballena azul. Se calcula que hay unos 90.000 rorcuales de Bryde en el mundo.

Marc Montocchio

4 / 6

rorcuales4

rorcuales4

El maxilar superior del rorcual de Bryde (extremo izquierda) está tapizado de barbas: cientos de placas de queratina con los bordes deshilachados, en las que las presas quedan atrapadas cuando el animal expulsa el agua por la boca.

Doug Perrine

5 / 6

rorcuales5

rorcuales5

Gracias a los pliegues extensibles de grasa y piel, la bolsa submaxilar del rorcual de Bryde puede triplicar su volumen cuando se llena de agua marina cargada de presas. Estos voraces rorcuales pueden ingerir más de 600 kilos de comida al día.

Doug Perrine

6 / 6

rorcuales6

rorcuales6

Estilizado y ágil, un rorcual de Bryde nada en círculos alrededor de una masa arremolinada de peces mientras se dispone a darse un festín. En parte colaborador y en parte rival, el rorcual caza en compañía de marlines, leones marinos y otros depredadores.

Brandon Cole

29 de octubre de 2009

Frente a la costa de Baja California, el océano bulle como un campo de tiro submarino. Una ballena alargada y delgada irrumpe desde las profundidades, persiguiendo a miles de sardinas y caballas que suben a la superficie huyendo de los marlines y los leones marinos. De repente se abalanza sobre el cardumen más denso, con la boca abierta y la bolsa de pliegues cutáneos de la garganta llena de agua de mar. Incluso a pesar de la resistencia creada por la enorme boca abierta, le bastan unas sacudidas de su musculosa aleta caudal para impulsarse por el agua. Las mandíbulas se cierran con una explosión de burbujas. A poca distancia, otros cazadores nadan en círculos, aguardando su turno para el banquete.

Los últimos balleneros vikingos

Más información

Los últimos balleneros vikingos

Los rorcuales de Bryde, cuyo nombre deben a un empresario ballenero noruego de hace casi un siglo, son ballenas barbadas o misticetos, es decir, provistas de un cedazo de láminas en la boca con el que filtran el alimento del mar. «Pero no son bestias rechonchas, habituadas a hincharse de plancton en la superficie –dice el fotógrafo Doug Perrine–. Son esbeltos proyectiles depredadores.» Y sus presas son más grandes y móviles que las de otras especies de misticetos. Según Perrine, bucear con ellos «fue como estar en una vía de tren un día de niebla, sabiendo que en cualquier momento puede aparecer una locomotora a toda velocidad», desde cualquier punto y sin ningún sonido de advertencia.

Es asombroso lo poco que se sabe de esta especie. Al no tener una gruesa capa de grasa, los rorcuales de Bryde no eran muy apreciados por los balleneros. Tampoco han recibido demasiada atención por parte de los científicos, en parte porque no es fácil dar con ellos. Viajan solos o en pequeños grupos y se sumergen hasta los 300 metros. Se ven sobre todo en aguas ecuatoriales, y probablemente se aparean en cualquier época del año, utilizando quizá sonidos de baja frecuencia para encontrarse unos a otros a través de grandes distancias. Pero sus desplazamientos, sus hábitos de apareamiento y la situación de su población sólo se conocen a grandes rasgos. Por todo ello, un encuentro con el rorcual de Bryde en el vasto océano azul es especialmente emocionante.