Los secretos para fotografiar elefantes

Los elefantes son criaturas sociales, lo que los hace muy divertidos de fotografiar. Pero para obtener una imagen realmente interesante tienes que jugar bien tus cartas. Nuestro fotógrafo, Nick Nichols, nos explica sus trucos

1 / 10

1 / 10

Un animal complejo

Un animal complejo

Un grupo de elefantes en la Reserva Nacional de Samburu, Kenia. Las relaciones familiares de los elefantes son complejas, variadas y fascinantes.

Foto: Michael Nichols

2 / 10

Cuidados familiares

Cuidados familiares

La seguridad y el aprendizaje son cruciales en la sociedad de los elefantes. En las sabanas de la Reserva Nacional de Samburu en Kenia, las crías obtienen la protección de las hembras adultas de la manada, que funcionan a modo de un un consejo de madres. Los adolescentes se pelean amablemente, desarrollando habilidades sociales, así como confianza y fuerza.

Foto: Michael Nichols

3 / 10

El benjamin de la manada

El benjamin de la manada

Un elefante de ocho meses de edad.

Foto: Michael Nichols

4 / 10

Los beneficios del barro

Los beneficios del barro

Aunque en ocasiones se trate solamente de simple diversión, un baño de lodo tiene una gran utilidad para los elefantes. Con ello se protegen del calor, a la vez que resulta un efectivo tratamiento desparasitante.

Foto: Michael Nichols

5 / 10

Amigos de la infancia

Amigos de la infancia

Dos jóvenes machos se saludan aferrándose el uno al otro de manera amistosa.

Foto: Michael Nichols

6 / 10

Dotes de líder

Dotes de líder

Wendi, una elefante huérfana, se acerca al auto de Nichols en el Parque Nacional Tsavo Este, en Kenia. Fue encontrada nada más nacer en 2002. Probablemente abandonada por su madre, ahora lidera un grupo de catorce elefantes huérfanos que han sido independientes desde 2009.

Foto: Michael Nichols

7 / 10

Buena memoria, mejor olfato

Buena memoria, mejor olfato

Un joven elefante macho del bosque, en Gabón, detecta el olor de Nichols.

Foto: Michael Nichols

8 / 10

Hora del baño

Hora del baño

Varios elefantes disfrutan de una sesión de baño y limpieza de mediodía en el Parque Nacional de Tsavo, Kenia.

Foto: Michael Nichols

9 / 10

Amor verdadero

Amor verdadero

Los elefantes huérfanos de la guardería David Sheldrick Wildlife Trust's Nairobi Elephant Nursery, en Kenia, dan un paseo con sus cuidadores. El vinculo creado entre animales y guardianes es mutuo y muy intenso.

Foto: Michael Nichols

10 / 10

Caminar solo

Caminar solo

Al alcanzar la madurez sexual, los machos ya no son bienvenidos entre sus parientes femeninos y son expulsados de la manada. Este joven caminará solitario por el paisaje hasta que encuentre a otros machos jóvenes con los que aliarse. Las lecciones aprendidas durante su educación con su anterior manada le servirán de guía. Con 17 años, se está adaptando lentamente. Aun regresa de vez en cuando con su anterior familia para, como en mejores tiempos, jugar con sus hermanos más pequeños.

Foto: Michael Nichols

Los elefantes son criaturas sociales, lo que los hace muy divertidos de fotografiar. Pero para obtener una imagen realmente interesante tienes que jugar bien tus cartas. Nuestro fotógrafo, Nick Nichols, nos explica sus trucos

"Nunca me he aburrido de fotografiar elefantes", cuenta el fotógrafo de National Geographic Michael "Nick" Nichols, que ha estado documentando la vida de estos proboscídeos en las selvas tropicales y sabanas de África durante más de 20 años.

"Las fuertes relaciones sociales de los elefantes son lo que los hace especiales"

Aunque no se parezcan a los humanos en apariencia, son como nosotros: seres sociales, inteligentes, juguetones, emocionales y vulnerables. "Las fuertes relaciones sociales de los elefantes son lo que los hace especiales", dice Nichols.

“Ya sea durante un safari en África o en una visita al zoológico, la clave para tomar una buena fotografía de estos animales radica en comprender su comportamiento. Solo de este modo el instante capturado podrá convertirse en algo realmente mágico”, añade. Sin embargo, algunos pequeños trucos te ayudarán a conseguir la instantánea perfecta.

Sé paciente

Como bien cuenta Nichols, los elefantes son criaturas sociales, y si se tiene la oportunidad de contemplarlos en la naturaleza, antes de sacar la cámara de la funda merece la pena tomarse el tiempo necesario para ver como se desarrollan los acontecimientos.

Observa a los animales

"Los elefantes se reúnen en pequeños grupos familiares. Si ves a una cría, no te alejes de ella y pide a tu guía que se mantenga con la familia, porque, tarde o temprano, todos miembros de la manada querrán ver, oler e interactuar con el pequeño", afirma el fotógrafo. “Si pasas el día con ellos, te aseguro que algo mágico sucederá".

Más información

Guardería de elefantes

Guardería de elefantes

También es muy importante tener en cuenta a los grandes machos: "si te encuentras con dos ejemplares fuertes y corpulentos que se hallan cerca el uno del otro, con el tiempo se saludarán mutuamente frotándose los troncos . Es su manera de estrechar la mano y compartir el olor".

Abúrrete mientras ellos se divierten

A la hora de capturar una buena imagen la espera puede, y suele, resultar aburrida. Pueden pasar horas sin que pase nada en absoluto especial, sin embargo, llegado el momento, el tedio habrá merecido la pena.

Otra forma de obtener una gran fotografía es anticiparse a los acontecimientos y sorprender a los elefantes mientras juegan. “Sin duda el mediodía puede ser uno de los momentos más duros en la sabana. Es cuando los rayos del sol golpean con más rigor, pero a menudo es el lapso de tiempo en que los elefantes acudirán en busca de refresco y recreo a alguna charca de agua o lodo”, dice Nichols. Es la oportunidad perfecta.

El fotógrafo no es el protagonista

Como comenta Nichols, lo ideal es anticiparse a los acontecimientos por lo que siempre es mejor intentar llegar antes que los elefantes, de modo que, a medida que estos se acercan puedan ir acostumbrándose a una presencia extraña.

Más información

Leones del Serengeti

Leones del Serengeti

"Cuando se está fotografiando se trata de no tomar parte en la escena. Una buena fotografía no es aquella en que los animales interactúan con el fotógrafo, se trata de que las cosas sigan su curso sin que nuestra presencia tenga relevancia”, aconseja el fotógrafo.

Luces y sombras

Como ya sabrás a estas alturas, si lo que quieres es obtener una buena fotografía de estos increíbles animales, vas a tener que montar guardia durante un tiempo razonable en un mismo lugar, por lo que también es muy importante tener en cuenta la luz y tratar de adelantarse al movimiento del sol en el cielo. “Uno prefiere encontrarse en el lugar donde una bonita luz del ocaso adorne su fotografía, y no tener que lidiar con las sombras”.

Los elefantes, animales territoriales

Puedes acercarte a elefantes salvajes en un coche, pero no andando. “A Los elefantes no les gustan los seres humanos a pie”, advierte Nick, “por lo que las mejores opciones pasan por fotografiarlos desde un coche o un área elevada. Nunca hay que acercarse a un elefante, han de ser ellos los que acerquen a ti. Si se tiene esa suerte, es el momento perfecto para guardar el teleobjetivo y utilizar un gran angular”.

Si los elefantes asocian un olor con un peligro pasado tendrán dos opciones: o cargar contra lo que les asusta, o huir

Los elefantes por otro lado tienen una memoria… bueno, una memoria de elefante. Se guían por el olor, no por la visión, y si asocian un olor con un peligro pasado tendrán dos opciones: o cargar contra lo que les asusta, o huir; depende de la situación.

"Cuando los elefantes están habituados a los humanos (en coche), permitirán un acercamiento mayor si han visto el vehículo con anterioridad y reconocerán los olores que en el pasado no les han hecho daño". De hecho, el olor es tan importante que Nichols alguna vez usó la misma camiseta durante varios días con el mismo grupo de elefantes para que estos se acostumbraran a su olor.

Las herramientas de trabajo

Más allá de la imagen en si misma, el alma de una fotografía es la captura de un momento único, de un instante mágico. En este sentido, el fotógrafo lo tiene muy claro: “un teleobjetivo caro no es necesario para obtener una buena fotografía. Mientras que puede ser imprescindible para tomar imágenes a larga distancia como la plataforma de un árbol, lo que hará de tu fotografía una imagen única no es la calidad de tu lente, si lo que se esta desarrollando detrás de ella".

Más información

Nick Nichols: fotografiando a Jane Goodall

Nick Nichols: fotografiando a Jane Goodall

“Pero sobre todo, y lo mas importante, es que no es necesaria ninguna luz especial. De hecho los flashes de la cámara incomodan y agitan a los elefantes. Cuanto más aprendía sobre el comportamiento de estos animales, más me daba cuenta del estrés que les causaba”. Es su ultimo consejo, y lo ofrece a sabiendas de que una de sus fotografías más famosas, la de un elefante cargando contra varios fotógrafos en la República Centroafricana, la hizo con flash. Pero al fin y al cabo, lo que se obtiene de casi una vida dedicada al oficio, es eso, que se aprende de la experiencia.

Puedes conocer más sobre el trabajo de Nick Nichols en su sitio web.

Earth to Sky, es su libro sobre la vida y comportamiento de los elefantes africanos.