Hay 3,6 millones más de pingüinos en la Antártida de lo que se pensaba

Una nueva investigación estima la población antártica de pingüinos de Adelia en 6 millones: motivo de celebración y preocupación

1 / 6

1 / 6

Después del baño

Después del baño

Varios pingüinos de Adelia salen del mar en la Antártida. Durante los meses de invierno emigran al borde del hielo marino en busca de krill y pescado.

Foto: Cristina Mittermeier / National Geographic Creative

2 / 6

Pingüinos de un colonia antártica. Pingüinos de Adelia de una colonia antártica

Pingüinos de Adelia de una colonia antártica

La población de pingüinos de la costa oriental antártica había sido hasta ahora infrandimensionada por los censos.

3 / 6

Al calor de madre

Al calor de madre

Un pareja de pollos se protegen del frío Antártico bajo el cálido plumaje de su madre

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

4 / 6

Pollo de Pinguino de Adelaide. Pollo de Pinguino de Adelia

Pollo de Pinguino de Adelia

Aunque a priori se trata de una buena noticia, no está muy claro que implicaciones a largo plazo puede tener un crecimiento poblacional tan alto.

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

5 / 6

Pygoscelis adeliae

Pygoscelis adeliae

Los nuevos estudios estiman una población de 6 millones de pingüinos, casi más del doble de lo estipulado con anterioridad.

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

6 / 6

Trampas mortales

Trampas mortales

El deshielo prematuro y cada vez más acusado de la Antártida propicia la formación de pequeños charcos de agua,  trampas mortales para los pollos que aún no han mudado el plumón por las nuevas plumas impermeables. 

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

Una nueva investigación estima la población antártica de pingüinos de Adelia en 6 millones: motivo de celebración y preocupación

Más información

¿Cuánto sabes sobre pingüinos?

TEST NG: ¿Cuánto sabes sobre pingüinos?

El número de pingüinos de Adelia en la Antártida Oriental puede ser más del doble de lo que los científicos pensaban anteriormente. Nuevos datos recopilados por investigadores de la Universidad de Adelaide, Australia, estiman la población en unos seis millones, casi cuatro millones más que las estimaciones anteriores. Hasta este estudio, los científicos habían sacado sus estimaciones poblacionales en base al conteo de parejas reproductoras, lo que significa que no se tuvieron en cuenta a los ejemplares fuera del período de reproducción.

"Las aves no reproductoras son más difíciles de contar porque están buscando alimento en el mar en lugar de anidar en colonias terrestres", dice en un comunicado de prensa Louise Emmerson, ecóloga de aves marinas de la División Antártica Australiana.

Utilizando una combinación de tomas aéreas, así como imágenes de cámaras automatizadas, los investigadores pudieron obtener recuentos más exactos de las poblaciones de pingüino de Adelia -Pygoscelis adeliae - durante varias temporadas de cría y revisar los datos anteriores.

Problemas de espacio

Estas cifras son motivo de celebración y preocupación al mismo tiempo. Las colonias de pingüinos de Adelia se extienden por todo el continente antártico, permaneciendo principalmente en tierra durante el verano- entre octubre y febrero- para anidar y reproducirse. Durante este tiempo, los adultos pueden tener que caminar hasta 50 kilómetros hasta alcanzar el mar y poder cazar los peces y el krill del que se alimentan.

Las cifras son motivo de celebración y preocupación al mismo tiempo

Los pingüinos de Adelia prefieren anidar en áreas rocosas libres de hielo, y esas son las mismas zonas donde, para un mejor acceso de los buques de abastecimiento, los investigadores establecen sus campamentos dice el ecólogo de aves marinas y autor principal del estudio Colin Southwell.

De acuerdo con Southwell, más de un millón de aves se reproducen a tan sólo 20 kilómetros de una de las estaciones de investigación. "Al identificar las poblaciones reproductivas significativas cerca de las estaciones, podemos hacernos una mejor idea de las áreas que en un futuro pueden necesitar cierta protección”, afirma el científico.

Ni tantos, ni tan pocos

Aunque tal número de pingüinos puede resultar alto, y un suceso positivo, estas aves marinas se enfrentan a amenazas significativas. La Antártida es particularmente vulnerable a los efectos del cambio climático. La deriva del hielo y el derretimiento de los glaciares pueden reducir considerablemente el hábitat viable de estos pájaros. Y asimismo, el calentamiento del agua oceánica podría afectar la disponibilidad de sus presas.

El calentamiento en la Antártida puede también conducir a la precipitación o al derretimiento prematuro del hielo durante la temporada de cría, causando la formación de claros y charcos. Estos charcos pueden causar hipotermia y la muerte a los pollos jóvenes que se mojan antes de haber desarrollado un plumaje impermeable.

Más información

Pingüinos reales en la isla de la Posesión

Pingüinos reales en la isla de la Posesión

Las investigaciones publicadas el año pasado por la Universidad de Delaware encontraron que más de la mitad del actual hábitat de Pygoscelis adeliae podría ser inadecuado para sus colonias a finales del siglo.

En otra entrevista, hace un par de años, Southwell ya afirmaba que el retroceso del hielo marino podría potencialmente ayudar a los pingüinos orientales a tener más krill y pescado, haciendo crecer a sus ya por mismas saludables poblaciones. Sin embargo, también advirtió que esto podría resultar más perjudicial que beneficioso a largo plazo. “La razón fundamental es que para ninguna criatura – incluyendo a los seres humanos- es beneficioso tener tanto de algo bueno”.

Ya lo dijo Aristóteles de un modo más o menos parecido: “la virtud esta en el término medio”. De hecho no les ha ido también a los pingüinos de Adelia en otros lugares de la Antártida. En la inmediaciones de la estación de Palmer, un centro de investigación de Estados Unidos en la región norte del continente, los científicos ha podido verificar una disminución del 80% de pingüinos de durante los últimos 30 años.