Fotografías de animales durante la migración

Mira el reportaje fotográfico de Joel Sartore sobre distintas especies de animales migratorios.

1 / 25

1 / 25

migracionesanimales01

migracionesanimales01

Decenas de millones de bisontes recorrían en el pasado las Grandes Llanuras en busca de pastos tiernos. A finales del siglo XIX casi todos habían sido exterminados. Actualmente, la mayoría del medio millón de ejemplares que quedan viven en cautividad, como éstos del rancho Triple U en Dakota del Sur.

Joel Sartore

2 / 25

migracionesanimales02

migracionesanimales02

Millones de mariposas monarca viajan a sus territorios ancestrales de invernada en los bosques de abetos de México, cada vez más reducidos. Aprovechando los vientos que soplan desde el sur de Canadá y el norte de Estados Unidos, viajan miles de kilómetros, guiándose por la posición del sol.

Joel Sartore

3 / 25

migracionesanimales03

migracionesanimales03

El berrendo es veloz (alcanza casi 100 kilómetros por hora), pero casi nunca salta una valla. Algunos rancheros piensan levantar un poco el alambre inferior para que los berrendos, como éstos fotografiados cerca de Medicine Hat, Alberta, puedan pasar durante su migración invernal.

Joel Sartore

4 / 25

migracionesanimales04

migracionesanimales04

Esta hembra de vireo de capa negra ha traído un insecto para uno de sus pollos, pero aún le quedan otras dos bocas hambrientas por alimentar. En primavera, unas 5.000 parejas reproductoras de esta ave amenazada abandonan el oeste de México para construir sus nidos en los robles de la base militar de Fort Hood, en Texas.

Joel Sartore

5 / 25

migracionesanimales05

migracionesanimales05

Un diminuto geolocalizador colocado a modo de mochila permite hacer un seguimiento del vuelo de los soldaditos arroceros en su viaje de 20.000 kilómetros desde las praderas y los arrozales de Bolivia y Argentina hasta América del Norte, un recorrido que incluye una parada en el río Platte de Nebraska (arriba). Si un macho de esta especie oye la llamada de otro congénere macho en su territorio, perseguirá al intruso hasta expulsarlo. Conocedores de ese comportamiento, los investigadores que quieren atrapar soldaditos arroceros macho para colocarles un geolocalizador utilizan una grabación del canto del macho, que para el oído humano suena como los gorjeos de R2-D2, el robot de La Guerra de las Galaxias.

Joel Sartore

6 / 25

migracionesanimales06

migracionesanimales06

El muro fronterizo levantado a lo largo del curso bajo del río Grande, en Texas, no sólo divide países, sino también hábitats, e impide desplazamientos diarios esenciales para los animales de la zona. Los linces rojos normalmente atravesarían la frontera para buscar pareja o para cazar, como este ejemplar, que ha atrapado una rata. El muro también bloquea las rondas diarias de los ocelotes, otro felino de la región.

Joel Sartore con Mitch Stemberg / Jennifer Lowry y Naghma Malik / all U.S. Fish and Wildlife S

7 / 25

migracionesanimales07

migracionesanimales07

Medio millón de grullas canadienses hacen un alto en el río Platte de Nebraska para engordar con los restos de la cosecha de maíz, con lombrices y con otros alimentos de los campos cercanos. Interrumpen así su vuelo primaveral desde México y el sur de Estados Unidos hacia sus territorios de cría en el extremo norte.

Joel Sartore

8 / 25

migracionesanimales08

migracionesanimales08

Las cabras blancas del Parque Nacional Glacier, en Montana, pueden desplazarse cientos de metros al día en vertical. Este ejemplar bajó por una pared rocosa para lamer la sal y otros minerales acumulados en la piedra, unos nutrientes imposibles de conseguir durante el largo invierno.

Joel Sartore

9 / 25

migracionesanimales09

migracionesanimales09

Miembros de la Shortgrass Rattlesnake Association hacen una demostración de las serpientes de cascabel diamantinas occidentales reunidas para el 45 Mangum Rattlesnake Derby, que se celebra todos los años en la localidad de Mangum, Oklahoma, en abril. Miles de personas acuden a esta festividad para ver los terrarios y probar la carne de serpiente de cascabel. Es cierto que sabe a pollo, pero según Keith Kendell (centro), su sabor también «se parece al de las ancas de rana».

Joel Sartore

10 / 25

migracionesanimales10

migracionesanimales10

Hambrientas al final de la hibernación, muchas especies de serpiente siguen las mismas pistas olorosas año tras año, sin reparar en los obstáculos. Una mocasín de agua no sobrevivió al cruce de una carretera en Illinois. Las cascabeles, que en primavera abandonan sus guaridas invernales cerca de Medicine Hat, en Alberta, corren a menudo la misma suerte.

Joel Sartore

11 / 25

migracionesanimales11

migracionesanimales11

¿Son las presas del norte de Montana un impedimento para la migración de las truchas toro? Las muestras genéticas permiten a los técnicos saber en qué arroyo ha nacido un pez. Para hacer el experimento, colocan un sistema de radioseguimiento a algunos ejemplares y los trasladan presa arriba con objeto de averiguar si regresan a su lugar de nacimiento para desovar. Kevin Duffy (arriba), técnico de pesca de la empresa energética Avista Utilities, hace un seguimiento de dos truchas en el río Vermillion que no completaron el viaje a los arroyos donde nacieron. Duffy cree que su propósito se vio interrumpido por el escaso caudal del río. 

Joel Sartore

12 / 25

migracionesanimales12

migracionesanimales12

En verano, la trucha toro hace un viaje de 80 kilómetros río arriba desde el lago Koocanusa para desovar en la cuenca fluvial del río Wigwam, en la Columbia Británica. Las aguas frescas y cristalinas con fondo de grava suelta contienen unos 2.000 nidos de trucha toro, una de las concentraciones más elevadas del mundo.

Joel Sartore

13 / 25

migracionesanimales13

migracionesanimales13

Los berrendos que viajan desde sus territorios estivales hacia los de invernada en el noroeste de Wyoming salvan valles profundos, laderas boscosas y una serie de interferencias humanas. La construcción de viviendas nuevas estrecha los corredores migratorios, y los campos de gas, como el de Jonah, también son un obstáculo para su migración.

Joel Sartore

14 / 25

migracionesanimales14

migracionesanimales14

Al caer la noche, los molosos mexicanos salen en espiral de una cueva protegida llamada Reserva Eckert James River Bat Cave, en Texas. Los murciélagos están ávidos de polillas del maíz, pues necesitan nutrientes para producir la leche con la que alimentan a sus crías. En primavera, millones de molosos vuelven a esta cueva.

Joel Sartore con Cole Sartore

15 / 25

migracionesanimales15

migracionesanimales15

Con más de 400 turbinas, el parque eólico Horse Hollow, en Texas, es uno de los más grandes del mundo.

Joel Sartore con Peter Coltman

16 / 25

migracionesanimales16

migracionesanimales16

Cuatro pájaros pequeños y 32 murciélagos representan el saldo mortal que deja todos los años cada una de las 23 turbinas de un parque eólico de Pennsylvania. Las rapaces, como el busardo colirrojo, no suelen figurar entre las víctimas.

Joel Sartore con Peter Coltman

17 / 25

migracionesanimales17

migracionesanimales17

Miles de grullas canadienses hacen una pausa en el río Platte durante su parada migratoria anual en el Santuario Rowe, cerca de Gibbon, Nebraska. Como el agua está asignada en su totalidad a las áreas urbanas y a la agricultura, muchos se preguntan cuánto tiempo falta para que el Platte se seque. Entre 600.000 y 800.000 grullas usan un tramo de unos pocos kilómetros del Platte a su paso por el centro de Nebraska, una zona en la que se ha eliminado la vegetación leñosa que las aves no toleran.

Joel Sartore

18 / 25

migracionesanimales18

migracionesanimales18

Los vaqueros de cabeza castaña son capturados en una red especialmente dispuesta para este fin en la base militar de Fort Hood, cerca de Killeen, Texas. A las hembras se las extermina, pero los machos se utilizan para atraer a otras aves. La erradicación de los vaqueros es un proyecto en marcha desde hace unos años en esta zona, y su objetivo es estudiar los efectos del parasitismo de esta especie sobre diversas aves amenazadas, tales como el vireo de capa negra o el chipe de mejillas amarillas.

Joel Sartore

19 / 25

migracionesanimales19

migracionesanimales19

A este soldadito arrocero apresado en una red de niebla junto al río Platte de Nebraska se le colocará un geolocalizador. Luego será liberado, y dentro de unos meses, cuando los investigadores vuelvan a capturarlo, los datos del geolocalizador revelarán su ruta migratoria.

Joel Sartore

20 / 25

migracionesanimales20

migracionesanimales20

En el Spring Creek Prairie Audubon Center de Denton, en Nebraska, viven carpinteros cabecirrojos (arriba), además de otras aves, mamíferos e insectos.

Joel Sartore

21 / 25

migracionesanimales21

migracionesanimales21

Una hembra de charrancito americano atiende su nido en una mina junto al río Platte, en Fremont, Nebraska. Esta ave está en la lista de especies amenazadas de Estados Unidos. Muchas compañías mineras detienen su actividad durante la época de nidificación de aves poco comunes. En los próximos años está prevista la construcción de viviendas en esta zona.

Joel Sartore

22 / 25

migracionesanimales22

migracionesanimales22

Mariposas monarca cubren hasta el último centímetro de este árbol de la sierra Chincua de México. Millones de monarcas migran a este lugar todos los años para pasar el invierno. El clima frío de la montaña ralentiza su metabolismo.

Joel Sartore

23 / 25

migracionesanimales23

migracionesanimales23

La Reserva de Caza Maxwell, cerca de Canton, Kansas, alberga un rebaño de unos 200 bisontes.

Joel Sartore

24 / 25

migracionesanimales24

migracionesanimales24

Más de 40.000 personas acudieron al Mangum Rattlesnake Derby de 2010 celebrado en la localidad de Mangum, Oklahoma. Entre las atracciones de esta feria, los visitantes pueden observar un recinto con cientos de serpientes de cascabel diamantinas occidentales.

Joel Sartore

25 / 25

migracionesanimales25

migracionesanimales25

Los bisontes disponen de espacio para moverse en el rancho Triple U, cerca de Fort Pierre, en Dakota del Sur. Dos mil cabezas de bisontes van de pasto en pasto por las 20.000 hectáreas del rancho, recorriendo cada año un total de unos 30 kilómetros.

Joel Sartore

Mira el reportaje fotográfico de Joel Sartore sobre distintas especies de animales migratorios.

La migración de los animales es mucho más que un simple desplazamiento. Es un viaje colectivo perfectamente organizado, con una recompensa que exige planificación y voluntad férrea, inscritas en el instinto y los genes de la especie. Empeñado en comprender la naturaleza de este fenómeno, el biólogo Hugh Dingle ha identificado cinco características que se dan, en mayor o menor grado, en todas las migraciones.

Más información

Cómo se pobló América

Cómo se pobló América

Según él, son desplazamientos prolongados que llevan a los animales a salir de sus hábitats familiares; suelen ser lineales, no zigzagueantes; im­­plican unas conductas especiales de preparación (como la sobrealimentación) y de llegada al punto de destino; exigen un gasto extraordinario de energía, y por último, durante la migración los animales mantienen concentrada la atención en su objetivo, por lo que no se dejan distraer por las tentaciones ni se arredran ante obstáculos que intimidarían a otros animales.

Un charrán ártico de viaje desde Tierra del Fuego hasta Alaska, por ejemplo, no prestará atención a un aromático arenque que se le ofrece desde un barco de observación ornitológica en la bahía de Monterey. Las gaviotas residentes se precipitarán con voracidad sobre el regalo, pero el charrán pasará de largo. ¿Por qué? «Los animales en migración no reaccionan ante estímulos sensoriales que en otras circunstancias inducirían una respuesta inmediata», dice Dingle. En otras palabras, que esos animales están total y absolutamente empeñados en llegar, cueste lo que cueste. Otra forma menos científica de presentarlo sería decir que el charrán ártico se resiste a las distracciones porque en ese momento se rige de manera instintiva por algo que a los humanos nos parece admirable: un objetivo superior.

El charrán ártico siente que puede comer más tarde, puede descansar más tarde, puede aparearse más tarde. Ahora toda su atención se centra en el viaje. Su único propósito es llegar a su destino: una pedregosa orilla del Ártico, donde se habrán congregado otros charranes. La llegada le permitirá cumplir el objetivo superior marcado por la evolución: encontrar el lugar, el momento y el conjunto de circunstancias adecuadas para reproducirse y criar a su prole.

Más información

Animales polinizadores: con el polen a cuestas

Animales polinizadores: con el polen a cuestas

Pero el proceso es tan complejo como variado, y los biólogos lo definen de diferentes maneras, en parte según el tipo de animales que estudian. Joel Berger, de la Wildlife Conservation Society y la Universidad de Montana, estudioso del berrendo y otros grandes mamíferos terrestres, prefiere lo que considera una definición simple y práctica, acorde con sus bestias: «Desplazamientos de ida y vuelta entre un territorio estacional y otro». Por lo general, la razón de tales desplazamientos estacionales es la búsqueda de recursos que no están disponibles en una misma área durante todo el año. Pero los movimientos verticales diarios del zooplancton en el océano (hacia arriba de noche para buscar alimento y hacia abajo de día para escapar de los depredadores) también podrían considerarse migración, lo mismo que el desplazamiento de los pulgones cuando agotan las hojas tiernas de una planta y su progenie pasa a otra planta huésped, sin que ninguno regrese nunca al punto de partida.

Dingle, biólogo evolutivo especializado en insectos, propone una definición más compleja que la de Berger, y menciona para ello las cinco características (duración, carácter lineal, impasibilidad ante las distracciones, conductas especiales al comienzo y al final, y almacenamiento de energía) que distinguen a las migraciones de otras formas de desplazamiento. Por ejemplo, los pulgones se tornan sensibles a la luz azul (del cielo) cuando llega el momento de emprender su largo viaje, y adquieren sensibilidad a la luz amarilla (reflejada por las hojas tiernas) cuando es el momento de aterrizar. Las aves engordan comiendo más de lo habitual como preparación para un largo vuelo migratorio. El valor de su definición, según Dingle, es que hace hincapié en los aspectos que las migraciones del ñu y de la grulla canadiense tienen en común con la de los pulgones, lo que puede ayudar a los investigadores a comprender cómo la evolución por selección natural las ha producido todas.

La migración de la serpiente de cascabel en las Grandes Llanuras del oeste de Canadá es un caso peculiar pero ilustrativo. El joven biólogo canadiense Dennis Jørgensen, ahora empleado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), estudió los desplazamientos de la serpiente de cascabel de la pradera (Crotalus viridis viridis) en las afueras de la localidad de Medicine Hat, en Alberta, cerca del límite septentrional de su área de distribución, y observó ambiciosas migraciones en primavera y en otoño. El trayecto de ida y vuelta de sus animales era de unos 8 kilómetros de promedio, aunque un estudio anterior había registrado migraciones de hasta 53 kilómetros. En Arizona, en cambio, nunca se desplazan tanto, porque no lo necesitan. Las razones que impulsan las migraciones canadienses son las bajas temperaturas invernales (siempre un obstáculo para los reptiles) y la escasez de buenas madrigueras para hibernar.

Más información

Vermillion Cliffs, o la historia escrita en la roca

Vermillion Cliffs, o la historia escrita en la roca

«No hay muchas madrigueras que permitan sobrevivir al invierno en este entorno», me dijo Jørgensen. La madriguera ideal tiene que ser profunda, donde la tierra conserva el calor, pero accesible desde la superficie a través de huecos o fisuras naturales. Ese tipo de refugios son escasos y están muy alejados unos de otros. «Por eso, lo que vemos por aquí son grandes agregados de serpientes en madrigueras colectivas.» Para visualizarlas, basta imaginar una maraña de miles de serpientes, amontonadas tranquilamente en su guarida subterránea, esperando las primeras señales de la primavera. Cuando las temperaturas superficiales suben y ya resultan agradables, salen de la cueva y se exponen al sol durante un tiempo. Pero están hambrientas. ¿Cuál es el siguiente imperativo? Dispersarse para encontrar comida y pareja. Por esa razón migran radialmente, en todas las direcciones posibles a partir de la madriguera.

Para estudiar este patrón migratorio, Jørgensen utilizó unos pequeños radiotransmisores, implantados quirúrgicamente, con los que siguió los desplazamientos de 28 serpientes distintas durante 2004 y 2005. Más recientemente, un caluroso día de verano, me llevó a visitar una de las madrigueras en la ribera del Saskatchewan del Sur. La erosión había abierto profundas grietas subterráneas en las que unas 60 cascabeles de la pradera habían pasado el invierno. Desde la orilla del río volvimos a las colinas y repasamos la ruta migratoria de una de ellas, una hembra etiquetada por Jørgensen con la letra E.

Más información

Paraísos fluviales, los ríos más salvajes de Estados Unidos

No lejos de la orilla, ladera arriba, había tres rocas redondeadas, cubiertas de líquenes, con un hueco debajo. E llegó allí el 8 de mayo, me dijo Jørgensen; descansó, se calentó al sol y volvió a ponerse en marcha el día 27. Subió la empinada cuesta (nosotros empezamos a trepar) entre matas de artemisa y terrones de lodo grisáceo, se deslizó ladera abajo (seguimos sus pasos), atravesó el camino de tierra, cruzó un húmedo barranco lleno de solidagos y zumaques (nos abrimos paso a través) y subió otra ladera. En lo alto de la cuesta, nos agachamos para pasar por debajo de unos alambres de espino y llegar a la esquina de un campo de cultivo. Después de atravesar en un mismo día dos sembrados, la valiente señora E continuó a lo largo de una alambrada, donde la maleza era más densa y las cuchillas de las segadoras no podían alcanzarla. A finales de junio estaba recorriendo 200 metros al día, todavía por la línea de la alambrada, a lo largo de una acogedora combinación de piedras, matorrales y madrigueras de roedores. Llegados a ese punto, Jørgensen y yo hicimos una pausa. Estábamos cansados y bañados en sudor. En cuatro horas, habíamos cubierto ocho semanas de la migración de una cascabel.

Allí era donde E había pasado casi todo aquel verano. Se había apareado al menos una vez y se había hartado de roedores preparándose para la migración de regreso a casa, para otro invierno en la madriguera y para la gestación. Su hábitat era productivo pero también peligroso, dijo Jørgensen, sobre todo por la maquinaria agrícola, capaz de hacer picadillo a una serpiente, y por el tráfico de los caminos rurales, que podía dejarla aplastada como un cinturón de cocodrilo. Los cambios sufridos por el paisaje no favorecían las migraciones de larga distancia de las serpientes de cascabel de la pradera. En ese instante, como para encarnar esos cambios en una única memoria humana, un hombre llamado Aldo Pederzolli aparcó a nuestro lado.

Más información

Sinuosa seducción

Sinuosa seducción

Pederzolli, dueño de la finca que estábamos recorriendo, había acogido con amabilidad los estudios de Jørgensen. Era un hombre de 80 años, de aspecto saludable. Tras las presentaciones y explicarle el motivo de mi visita, exclamó: «¡Ah, me encantan las serpientes de cascabel!». Cuando hay serpientes, dijo, no has de preocuparte por las tuzas y otros roedores. Recordaba que en su juventud no era raro ver cascabeles viejas, «así de gruesas», al sembrar un campo en barbecho; pero ya no se veían ejemplares tan grandes. Antes había una madriguera cerca del río, nos contó con un tono de melancolía, y las serpientes migraban unos diez kilómetros hasta una pradera abierta llena de tuzas. Pero ya no.

Aunque es sólo una hipótesis, Dennis Jørgensen sospecha que la selección natural (en este caso, la muerte de las más arriesgadas) puede estar convirtiendo a sus serpientes de cascabel migratorias en una población mucho más casera.

La biodiversidad es algo más que un mero recuento de especies. La diversidad de ecosistemas, comportamientos y procesos también es importante, ya que contribuye a la riqueza, el vigor, la flexibilidad y la interconexión de las comunidades vivas del planeta. La desaparición de las migraciones de larga distancia que realizan algunas especies sería una pérdida lamentable. Así lo ha expresado Joel Berger refiriéndose a las especies migratorias de todo el mundo, y en particular al berrendo (Antilocapra americana), único ungulado endémico de América del Norte.

Más información

Seis grandes humedales para avistar aves

Seis grandes humedales para avistar aves

Su gran velocidad (es el mamífero terrestre más veloz del Nuevo Mundo), muy superior a la necesaria para escapar de cualquier depredador actual de América del Norte, es probablemente una adaptación para huir del guepardo americano del pleistoceno, actualmente extinguido. Pero además de desplazarse con rapidez, el berrendo también llega lejos. Una de sus poblaciones migra cientos de kilómetros a través de las Grandes Llanuras, desde el centro-norte de Montana hasta el sur de Saskatchewan y Alberta. Otra sigue una ruta estrecha y tenue que parte de su territorio estival en el Parque Nacional del Grand Teton, atraviesa una sierra en las fuentes del río Gros Ventre y baja hacia las llanuras al sur de Pinedale, en Wyoming, en la cuenca del río Green. Allí los berrendos se mezclan con varios miles de ejemplares más llegados de otros puntos de Wyoming, donde intentan distanciarse de los pozos de gas natural y de los equipos de perforación, y esperan a que pasen los meses fríos, alimentándose de las hojas de artemisa que el viento despoja de nieve.

Los berrendos del Grand Teton destacan por la invariabilidad de su ruta migratoria y por la formación de graves atascos en tres puntos críticos: Trappers Point, Red Hills y Funnel («el Embudo»). Los estudios de campo de Berger y sus colegas han permitido cartografiar la ruta y arrojar luz sobre las dificultades a las que se enfrentan. Si no logran pasar los tres cuellos de botella durante la migración primaveral, no llegarán al festín de hierba estival que les aguarda en el Parque Nacional del Grand Teton, y si no los superan una vez más en otoño para volver al sur, probablemente morirán intentando pasar el invierno en el área de Jackson Hole o se quedarán atrapados en la espesa capa de nieve de la sierra.

Más información

Yellowstone y los montes Teton

Yellowstone y los montes Teton

Un día de noviembre fui a conocer los detalles de esa disyuntiva. Me acompañaba la bióloga Renée Seidler, quien se ocupa sobre todo de los problemas de hábitat en los prósperos campos de gas entre Pinedale y Rock Springs, un área que todos los inviernos recibe unos 20.000 berrendos. Desde un promontorio en Trappers Point, observamos la moderna expresión del crecimiento y el comercio a lo largo de la autopista 191: una pequeña localidad llamada Cora Junction, formada por unas 50 viviendas, caravanas y otros edificios. «Más o menos por allí –dijo Seidler, señalando una mancha de arbustos entre el promontorio donde estábamos y el pueblo– es por donde pasa la mayoría de los berrendos.»

Continuamos 30 kilómetros hacia el norte por una carretera secundaria, a lo largo del valle cubierto de sauces del curso alto del río Green, siguiendo la ruta migratoria. Seidler me explicó que a los berrendos no les gustan los bosques ribereños porque dependen de la visión a distancia y de la velocidad para huir de los depredadores. Tampoco les gusta la vegetación densa, y por eso prefieren pasar por las colinas altas y despejadas entre el río y los bosques, donde pueden ver a lo lejos y correr. Luego llegamos a un lugar donde laderas boscosas flanquean ambas orillas del río formando una suave V, entre cuyas paredes queda un pasillo abierto de apenas unos 150 metros de ancho. «Ahí está el Embudo», dijo Seidler. Eran tierras privadas, seccionadas por senderos, vallas y caminos de gente con suficiente dinero para tener una segunda o una tercera residencia en las fuentes del Green. Una valla más, otra casa o dos perros grandes y ladradores podrían inclinar fatalmente la balanza. Tanto en Trappers Point como en el Embudo, el aumento de las actividades humanas puede causar una crisis para el berrendo del Grand Teton, por la amenaza de cerrar su zona de paso.

Más información

¿Por qué no todos los animales pueden domesticarse?

¿Por qué no todos los animales pueden domesticarse?

Científicos conservacionistas como Berger, así como biólogos y responsables de la gestión del territorio del Servicio de Parques Nacionales y de otras entidades, trabajan para proteger las conductas migratorias, no sólo las especies y los hábitats. El Bosque Nacional Bridger-Teton ha reconocido oficialmente la ruta del berrendo del Grand Teton, que en gran parte pasa por su territorio, como el primer corredor migratorio protegido por el gobierno federal. Pero ni el Servicio de Bosques ni el de Parques Nacionales pueden controlar lo que sucede en los cuellos de botella situados en tierras privadas, ni tampoco en las concesiones de la Oficina de Gestión del Territorio (BLM) para la explotación de los yacimientos de gas al sur de Pinedale. El problema se complica aún más en el caso de otras especies migratorias que cubren distancias mucho mayores, lo que supone más jurisdicciones, más fronteras y más peligros a lo largo del trayecto.

¿Qué pasaría, por ejemplo, si fuéramos grullas canadienses (Grus canadensis canadensis) a punto de iniciar nuestra migración primaveral desde el sudoeste de Texas? Tendríamos que sobrevolar una esquina de Nuevo México y Oklahoma, y después Kansas, Nebraska, Dakota del Sur y Dakota del Norte (estados que en su mayoría autorizan la caza de grullas), antes de entrar en territorio canadiense, por Saskatchewan, y virar al noroeste a través de Alberta, la Columbia Británica y el Territorio del Yukón. Finalmente surcaríamos el cielo de Alaska y cruzaríamos el estrecho de Bering para dirigirnos a nuestras zonas de cría estivales en el nordeste de Rusia. Sería un viaje de unos 8.000 kilómetros. Como tendríamos que hacer un alto en el camino para recuperar energías, probablemente recalaríamos en el río Platte de Nebraska, cerca de Kearney. Si así lo hiciéramos, no estaríamos solos, porque unas 500.000 grullas canadienses en migración hacia el norte hacen cada año la misma etapa.

Más información

No quedan suficientes grullas trompeteras

No quedan suficientes grullas trompeteras

Se quedan allí dos o tres semanas, a veces cuatro. Algunas parten cuando otras están llegando, lo que mantiene el promedio de recuento en torno a los 300.000 ejemplares durante los meses de marzo y abril. De noche se posan en las zonas menos profundas del Platte, con las patas sumergidas en el agua fría, o bien en las barras arenosas, donde el chapoteo les advierte de la llegada de cualquier depredador. Por la mañana emprenden el vuelo en enormes y gráciles oleadas hacia los campos cercanos, donde pasan el día comiendo con avidez el maíz que las cosechadoras no han recogido, lombrices y otros invertebrados. Ese período de descanso no es incompatible con la imposibilidad de distraer a un animal durante su migración anual, tal como la ha definido Hugh Dingle, sino que forma parte del programa general, repetido por un sinfín de generaciones de grullas. Durante la parada, una grulla de 2,75 kilos de peso gana unos 700 gramos de grasa. Las aves necesitan esa grasa para cubrir la distancia entre Nebraska y Rusia. Por lo tanto, necesitan el hábitat de la zona de descanso (las aguas someras, las barras arenosas, la seguridad, el maíz y los invertebrados) para completar su laborioso ciclo anual.

Observando ese hábitat una mañana de finales de marzo, vi bandadas y bandadas de grullas que levantaban el vuelo desde el río. Cada grupo despegaba torpemente del agua y ganaba elegancia a medida que sus alas abarcaban mejor el aire, viraba en formación y se alejaba hacia los terrenos de alimentación diaria. Mientras tanto, las grullas emitían su graznido distintivo. Había unos 60.000 ejemplares al alcance de mis prismáticos. Era un espectáculo extraordinario.

Más información

Grandes migraciones animales

Grandes migraciones animales

Unos días antes también había visto la llegada de las grullas, cuando regresan a la luz del crepúsculo y se posan sobre el río para pasar la noche. Pero fue más emocionante verlas emprender el vuelo, quizá porque cuando se marchan al alba tienen un propósito, en lugar de regresar simplemente al lugar de descanso. Se van para engordar y acumular energías para otra larga etapa de su trayecto. El viaje las llevará a sus te­­rrenos de cría, donde hallarán seguridad y comida en abundancia. Su esfuerzo prodigioso y su impasibilidad ante las distracciones darán como resultado nuevas huestes de grullas canadienses, que aumentarán y rejuvenecerán la especie. He estado a punto de escribir «que perpetuarán la especie», pero no podemos afirmarlo con total seguridad. Nada que esté vivo dura para siempre.

Sentí que estaba siendo testigo de la sabiduría acumulada y la determinación de la evolución, que surcaba el cielo sobre el río Platte. Pensé que si los humanos hemos acumulado una sabiduría comparable y somos capaces de idéntica determinación, quizá dejaremos que las grullas continúen con su viaje.