Casuarios: extrañas aves de Oceanía

En el norte de Australia, el casuario ejerce un papel crucial en la conformación del bosque.

1 / 16

1 / 16

MM7817 120529 08172. Queensland, Australia

Queensland, Australia

Un casuario asoma entre el follaje en el nordeste de Queensland, en Australia. Las hembras, como la de la imagen, pueden llegar a pesar 75 kilos. Se desconoce la función del casco que luce sobre la cabeza, pero podría ser un ornamento sexual. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

2 / 16

MM7817 120531 10102. Abrigo de plumas

Abrigo de plumas

Los casuarios adultos solo conviven en época de reproducción. El macho (a la izquierda) se distingue por ser de menor tamaño. Su plumaje espeso y suave es perfecto para cobijar a los polluelos.

www.naturphoto.de 

Foto: Christian Ziegler

3 / 16

MM7817 120614 26393. Primeras citas

Primeras citas

Como parte de su ritual de cortejo, esta hembra convierte un charco en una romántica bañera a la que atrae a posibles parejas. Las hembras grandes y maduras como esta suelen lucir los cascos más impresionantes. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

4 / 16

MM7817 120912 39726. Frutos del bosque lluvioso australiano.

Frutos del bosque lluvioso australiano.

Los casuarios macho enseñan a los polluelos a reconocer el alimento. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

5 / 16

MM7817 120611 22901. La futura prole

La futura prole

Los huevos de casuario son varias veces más grandes que los de gallina. El macho los incuba durante más de 40 días. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

6 / 16

MM7817 120910 35767. Un potente juego de piernas

Un potente juego de piernas

Los pies del casuario son grandes y fuertes: el pie de una hembra adulta puede medir más de 23 centímetros desde el talón hasta la punta del dedo de en medio. En el dedo interior de cada pie han desarrollado una uña modificada temible. Aunque normalmente no son agresivos, pueden propinar una patada peligrosa si se los acosa.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

7 / 16

MM7817 121116 64983. Nulbullulul

Nulbullulul

El monte Pieter Botte (o Nulbullulul) descuella sobre el bosque lluvioso de Daintree, una de las áreas más extensas en las que el hábitat del casuario sobrevive intacto. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

8 / 16

MM7817 121120 74169. Un banquete de quandongs

Un banquete de quandongs

Un macho de casuario se da un banquete de quandongs, una de sus frutas favoritas. Para comerla, la coge con la punta del pico, luego sacude la cabeza y abre el pico de par en par para tragársela entera. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

9 / 16

MM7817 120602 11198. Velocidad punta

Velocidad punta

Un pollo de casuario corre en busca de una fruta que ha oído caer al suelo. Estas aves son veloces. Los adultos pueden superar los 50 kilómetros por hora, así que evite ser perseguido por uno de ellos.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

10 / 16

MM7817 120526 03154. Hora de abandonar el nido

Hora de abandonar el nido

Los dos pollos de casuario de la imagen tienen menos de un año de edad, pero ya tienen que arreglárselas solos. Su padre los ha echado para poder aparearse de nuevo. Con suerte, habrán aprendido a reconocer los alimentos y también los peligros que deben evitar, como los perros.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

11 / 16

MM7817 121123 79000. Un polluelo halla cobijo entre el plumaje de su padre

Un polluelo halla cobijo entre el plumaje de su padre

 Los casuarios nacen cubiertos de un plumón rayado, y hasta los más pequeños tienen protocarúnculas y una zona lisa y brillante en la cabeza donde crecerá el casco. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

12 / 16

MM7817 121122 78557. Preferencias cromáticas

Preferencias cromáticas

Un padre observa cómo uno de sus polluelos coge una baya. Los frutos del bosque lluvioso son a menudo de color rojo o azul, igual que el cuello del casuario. ¿Es una coincidencia? Nadie lo sabe, pero parece que estas aves son hábiles encontrando frutos del bosque y que se sienten atraídos por sus colores. Resulta tentador especular que la evolucion confirió a los causarios estas tonalidades porque para ellos son particularmente hermosas. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

13 / 16

MM7817 120531 08681. Kuranda, Queensland, Australia

Kuranda, Queensland, Australia

Un par de pollos pasa ante una puerta cerca de Kuranda, en el nordeste de Queensland. Ya han perdido el plumón, pero no lucirán el plumaje negro hasta que alcancen la madurez sexual, hacia los cuatro años. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

14 / 16

MM7817 121203 93564. Casuarios

Casuarios

Las señales de tráfico que advierten a los conductores del paso de causarios son habituales. La de la imagen, procedente del bosque de Daintree, es más cómica que la mayoría. Las carreteras suponen un problema para estas aves: además de que dividen el bosque, cada año mueren atropellados varios casuarios.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

15 / 16

MM7817 121129 86984. Casuarios

Casuarios

En una playa al sur de Cairns un polluelo corretea hacia su padre para no quedarse atrás. Si todo va bien, estarán juntos unos nueve meses, hasta que el padre decida volver a aparearse y criar otra nidada. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

En el norte de Australia, el casuario ejerce un papel crucial en la conformación del bosque.

Delante de mí, en el suelo, hay una bola de lo que parece barro húmedo de color morado. Abulta más o menos lo que una gorra de béisbol y está tachonada de bayas y semillas, más de 50, algunas más grandes que un hueso de aguacate. Me arrodillo para verlo mejor. Acerco la nariz hasta unos cinco centímetros de distancia y olisqueo. Huele a fruta con cierto tufillo a vinagre. Peculiar, pero no desagradable.

¿Qué es? Excremento de pájaro. Un excremento enorme. De un pájaro enorme.

El casuario común, frugívoro jefe de los bosques lluviosos australianos

Me pongo de pie y miro a mi alrededor. Estoy en el bosque lluvioso de Daintree, a dos horas en coche de la ciudad costera de Cairns, en el extremo norte de Australia. Aquí y allá penetran en el dosel rayos de sol que motean el suelo. En un árbol cercano distingo un dragón de bosque de Boyd, un hermoso reptil con la cabeza crestada y púas en el lomo. De algún lugar cercano me llega el sonido del canto de los insectos. Pero de aves grandes… ni rastro.

Seguramente no la vería aunque estuviese justo detrás de esos árboles. Pese a su tamaño, se camufla con las sombras del bosque. Hablo de Casuarius casuarius, el casuario común, frugívoro jefe de los bosques lluviosos australianos.

Los casuarios son aves grandes, no voladoras, emparentadas con los emúes y, más remotamente, con las avestruces, los ñandúes y los kiwis. Hoy existen tres especies. Dos de ellas están res­tringidas a los bosques lluviosos de Nueva Guinea y las islas de la zona. La tercera y más grande –el casuario común– se extiende también a los Trópicos Húmedos del norte de Queensland. Algunos habitan zonas de bosque lluvioso, como el de Daintree; otros viven en su periferia y a veces se aventuran en los jardines de las casas.

Pero el casuario no es el típico pajarillo de jardín. Si un macho adulto se yergue completamente, puede rebasar sin problemas a una persona de 1,65 metros de altura (por ejemplo, yo misma)y llegar a pesar más de 50 kilos. Las hembras adultas son todavía más altas y pueden pesar más de 75 kilos. En la avifauna actual tan solo los avestruces los superan en tamaño. Sin embargo, los casuarios parecen más pequeños porque no caminan en postura erguida sino que lo ha­­cen inclinados, con la columna paralela al suelo.

Los casuarios son aves grandes, no voladoras, emparentadas con los emúes y, más remotamente, con las avestruces, los ñandúes y los kiwis.

Su plumaje es negro brillante; las patas, escamosas. Son tridáctilos, y en el dedo interior de cada pie han desarrollado una uña modificada temible. Las alas son minúsculas, atrofiadas hasta la mínima expresión. El cuello es largo y casi lampiño, cubierto solo por una ligera capa de plu­mas cortas que parecen vello. Para compensar, la piel es de unos fabulosos tonos rojos, naranjas, morados y azules. En la base del cuello, por de­­lante, penden un par de pliegues largos de piel coloreada, denominados carúnculas. Los casuarios tienen los ojos grandes y castaños, y el pico, largo y curvo. Sobre la cabeza lucen una protube­rancia llamada casco, que parece un cuerno.

Basta con ver dos o tres ejemplares para comprender que entre los casuarios, a diferencia de, por poner un ejemplo, los gorriones, cada individuo es diferente. Uno tiene unas magníficas carúnculas largas y el casco recto; otro presenta un casco que se curva con sofisticación a la derecha. Esta patente individualidad, sumada a sus dimensiones y al hecho de que no vuelan, les confiere una extraña apariencia humana: andan como nosotros, tienen nuestro tamaño y son perfectamente identificables. Por todo eso es habitual que la gente les ponga nombre, como Crinklecut, Big Bertha o Dad.

Y eso también podría explicar la razón de que figuren, desde tiempos inmemoriales, en las mitologías de las tribus selváticas. Algunas consideran a los casuarios primos de los humanos; otras ven en ellos personas reencarnadas; también las hay que creen que los humanos fueron creados de las plumas de una hembra de casuario. No obstante, y ahí difieren de nosotros, entre los casuarios son los machos los que se ocupan de toda la crianza –incuban los huevos y cuidan de los polluelos durante nueve meses–, lo que no deja de desper­tar envidias. «¡Quiero reencarnarme en casuaria!», me dijo una madre de cinco niños.

Más información

Detectan restos de proteínas en huevos de avestruz de hace millones de años

Los huevos de avestruz contienen información genética del pasado

Para añadir más misterio a su leyenda, los casuarios tienen fama de peligrosos. Y ciertamente, si se los encierra en un corral y se corre hacia ellos blandiendo un rastrillo (idea que se le ha ocurrido a más de uno, a juzgar por lo que se ve en YouTube), uno descubre que su fama está justificada. Son grandes, tienen garras y son hábiles dando patadas, como demostrarán si llega el caso. Acercarse a un macho a cargo de una nidada es arriesgarse a sufrir su ataque protector. Si uno intenta cazarlo o matarlo, puede revolverse… y ganar la pelea. A veces matan perros.

Pero que quede claro: si se los deja en paz y se los trata con respeto, los casuarios son tímidos, pacíficos e inofensivos. En Australia, el último caso documentado de muerte por ataque de casuario sucedió en 1926, y fue en defensa propia.

Dad tiene su territorio en las inmediaciones de Kuranda, un pueblo en las montañas que se alzan detrás de Cairns; lleva al menos 30 años viviendo allí. Su territorio incluye una zona de bosque denso, una carretera y el jardín de Cassowary House, la casa de huéspedes donde me alojo por unos días. Mientras me tomo un café en el porche, Dad y sus tres polluelos se pasean a pocos metros. Dad tiene el casco algo escorado y un poco perjudicado. Los pollos, que a sus cuatro semanas de vida ya me llegan a la altura de las rodillas, emiten unos simpáticos sonidos –una mezcla entre silbidos y pitidos–, mientras corretean. El padre es más callado, pero de vez en cuando abre y cierra el pico produciendo un fuerte golpeteo. También suelta algún eructo. Y una especie de bramido esporádico: baja la cabeza, hincha el cuello y emite una serie de sonidos graves, al tiempo que esponja las plumas. Cuando se sienta, los polluelos corren a arrimársele, y a veces se acurrucan entre su plumaje.

Más información

Las mejores fotos del martín pescador

Las mejores fotos del martín pescador

Salta a la vista que cada polluelo tiene su propia personalidad. Uno es aventurero y suele ale­jarse de la familia; esas escapadas desencadenan a veces los bramidos de Dad. Otro es tímido y no se separa de Dad, cuya atención reclama constantemente. De vez en cuando se tocan mutuamente con la punta del pico –¿un beso?–, aunque el contacto parece propiciado siempre por el polluelo, nunca por el padre.

Parece que Dad y los polluelos siguen una rutina. Comen de buena mañana, descansan la mayor parte del tórrido día y vuelven a comer al anochecer. A veces se bañan en un riachuelo. Un ave rapaz –un azor– ha anidado en lo alto de un árbol cercano, y con cierta frecuencia los ca­­suarios se acercan al tronco para comprobar si ha caído algún alimento –un lagarto muerto o quizás una serpiente–. Si hay suerte, se lo comen.

Con sus afrutados excrementos, los casuarios son un importante vehículo de diseminación

Pero sobre todo se alimentan de fruta. En el transcurso de una jornada un solo adulto ingiere cientos de frutas y bayas. Sin embargo, la di­­gestión del casuario es delicada, con lo cual las semillas no se deterioran, sino que vuelven a salir intactas. Así, conforme el ave deambula por su territorio, comiendo, bebiendo, bañándose y defecando, lleva semillas de un lado a otro del bosque, a veces desplazándolas a distancias de más de 800 metros. También dispersa las semillas ladera arriba y río a través. Así pues, con sus afrutados excrementos, los casuarios son un importante vehículo de diseminación.

Y para muchos árboles, el único. Cierto es que en Australia viven otros frugívoros (aves pequeñas, murciélagos y marsupiales como el canguro rata almizclado), pero son demasiado pequeños para llegar muy lejos acarreando grandes frutos. Y en el bosque lluvioso, muchos árboles producen frutos grandes y pesados con semillas también grandes y pesadas, porque estas crecen mejor en la semioscuridad del suelo de la selva.

Más información

El arca de las semillas: cómo alimentar a un mundo superpoblado

El arca de las semillas: cómo alimentar a un mundo superpoblado

Conforme estos animales vagan, comiendo frutas y evacuando semillas, crean el bosque del futuro: dan a las plantas nuevos lugares donde crecer. Así, en calidad de frugívoro jefe, el casuario es también el arquitecto principal del bosque.

También propician el brote de algunas plantas. Ryparosa kurrangii, por ejemplo, es un árbol que solo se ha localizado en una pequeña región del bosque lluvioso costero de Australia. Un estudio reveló que si no pasan por un casuario, solo germinan un 4 % de las semillas de Ryparosa, mientras que si estas aves las ingieren y defecan, la cifra es del 92 %. (Se ignora el porqué.)

Por eso, si el casuario llegase a desaparecer, la estructura del bosque experimentaría un cambio gradual. Algunas especies arbóreas perderían extensión, y otras probablemente desaparecerían por completo. Sería una lástima: los bosques lluviosos del extremo septentrional de Australia, como el de Daintree, son relictos del antiguo supercontinente Gondwana, lo que significa que buena parte de su flora desciende de la que habitaba los bosques lluviosos que hace 100 millones de años tapizaban buena parte de Australia y la Antártida, por entonces unidas. Como tales, son un museo viviente, una exhibición de los distintos caminos evolutivos que siguieron las plantas.Hay helechos que parecen cocoteros (troncos altos y delgados con un penacho de hojas largas) y palmeras cuyas hojas se antojan paipáis. Hay árboles, y orquídeas, que crecen sobre otros ár­­boles, y en lo más alto, helechos como canastas.

Los bosques lluviosos del extremo septentrional de Australia, como el de Daintree, son relictos del antiguo supercontinente Gondwana

Por desgracia, poco queda en estos días de ese bosque original. Y según ha menguado el bosque, otro tanto ha ocurrido con el casuario.

¿Cuántos quedan? Es la pregunta más peliaguda de la biología del casuario. En Australia, esta ave forma parte de la lista de especies en peligro de extinción; casi todos los cálculos hablan de entre 1.500 y 2.000 individuos, pero solo son es­­timaciones: el número exacto es una incógnita.

El problema es cuantificar las poblaciones de casuarios. Son aves solitarias que habitan selvas frondosas. Nunca se han publicado las estimaciones basadas en el ADN extraído de los excrementos, ni en las fotografías de individuos que se acercan a los puestos de alimentación de emergencia instalados tras el paso de un ciclón, de modo que no hay constancia de si la población crece o se reduce; ni siquiera se sabe cuán cerca estamos de una posible extinción.

Lo que sí está claro es que los casuarios están en apuros. De igual modo que a veces estas aves matan perros, a veces los perros matan casuarios, sobre todo polluelos. En ocasiones los cerdos asilvestrados les destrozan los nidos, y las aves pueden perecer en las trampas tendidas por los cazadores para capturar a los primeros. Otro peligro es el tráfico rodado. Durante mi estancia uno de los pollos de Dad estuvo a punto de perecer bajo las ruedas de un camión. En Mission Beach, un bonito pueblo costero al sur de Cairns, cada año mueren atropellados varios casuarios.

Más información

El virtuoso

El virtuoso

Yo misma vi una de esas víctimas, tendida en el remolque de una camioneta del Servicio de Vida Salvaje y Parques de Queensland; el guarda la había recogido nada más llegar el aviso del accidente. Era una hembra joven, a punto de alcanzar la madurez sexual. Tenía el casco pequeño y aún conservaba algunas plumas castañas. El remolque estaba manchado de sangre. Me acerqué y la toqué. La piel del cuello era como de terciopelo, y el casco no era duro, sino esponjoso.

El guarda, visiblemente afectado, hilaba un discurso sobre las políticas locales relativas al casuario; explicaba que algunos colectivos abogan por vallar las carreteras y hacer túneles subterráneos para uso de estas aves, mientras que otros reclaman que en lugar de eso se reduzcan los límites de velocidad y se instalen más señales que adviertan del cruce de casuarios. «En las últimas seis semanas han muerto tres», dijo.

Las carreteras, además, dividen el bosque, y a medida que este se fragmenta, los casuarios jóvenes encuentran más dificultad a la hora de hacerse con un territorio propio. Al tratarse de aves muy territoriales, es imprescindible una superficie considerable de hábitat adecuado para que una población sobreviva. Lo cual nos lleva a otro de los grandes problemas: el desarrollo urbanístico.

Más información

Parque Nacional Yasuní: bosque lluvioso en venta

Parque Nacional Yasuní: bosque lluvioso en venta

Un caso ilustrativo es Oasis, una promoción de Mission Beach. Tiene calles asfaltadas provistas de hileras de farolas, pero todavía no hay casas, solo solares vacíos con el césped bien cuidado y carteles de «Se vende». Y Dad no lo sabe, pero su bosque se ha puesto a la venta, con lo cual quizá lo talen para edificar. Algunos vecinos intentan impedir este tipo de cosas asociándose para adquirir tierras y convertirlas en reservas naturales, reforestando el bosque lluvioso allí donde ha sido arrasado y haciendo presión para que los agricultores no lo talen. Su esperanza es poder unir los fragmentos de bosque para que los casuarios jóvenes que buscan territorio puedan desplazarse de uno a otro sin necesidad de cruzar los cultivos de caña azucarera o las autovías. Y es que el casuario depende del bosque incluso más de lo que el bosque depende del casuario.

Y como colofón, una última imagen. Estoy en Daintree, la pieza más virgen del bosque que aún sobrevive, de pie junto a una higuera con la esperanza de ver a Crinklecut, un joven macho, y sus dos polluelos. Su territorio se solapa con el de Big Bertha, una hembra gigantesca y mayestática que seguramente es la madre de los polluelos. También vive en la zona una familia humana, con tres niños y una enorme rana arborícola ver­­de de White que un buen día entró en la cocina y se instaló en una sartén. De pronto el benjamín de la casa sale corriendo de entre los árboles para avisarme de que Crinklecut y sus polluelos se dirigen a un riachuelo cercano. Cuando me acerco y los encuentro, Crinklecut se estira cuan alto es y me mira. Acto seguido él y sus polluelos echan a andar y se pierden en la penumbra.