El renacimiento de Gorongosa

El biólogo E. O. Wilson examina un famoso parque de Mozambique que, después de recuperarse de la guerra, lucha contra la deforestación de su montaña sagrada.

1 / 26

1 / 26

MM8118 110804 14425. Gorongosa

Gorongosa

En su primera visita a Gorongosa (y a África), Wilson usa su experimentado olfato para identificar un saltamontes espumoso africano, así llamado por la espuma tóxica y maloliente que desprende. 

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

2 / 26

MM8118 110810 18357. Gorongosa

Gorongosa

Los niños recogen ranas y libélulas alrededor de la cascada del Murombodzi, en el monte Gorongosa, durante un «bioblitz» (un muestreo de la fauna de dos horas de duración) realizado en 2011. 

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

3 / 26

MM8118 110811 19675. Gorongosa

Gorongosa

La cascada Vanduzi, en la ladera oriental del monte Gorongosa, está flanquedada por restos de selva y por zonas taladas. La montaña quedó incluida en el parque nacional en 2010, pero aun así todavía hay miles de personas que viven en esta zona protegida. «Muchos cortan leña para calentarse y cocinar –dice el fotógrafo Joel Sartore–, y muchos practican la agricultura de roza y quema.» El filántropo Greg Carr ha asumido la restauración el parque.

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

4 / 26

MM8118 110723 00500. Gorongosa

Gorongosa

Mientras explora el monte Gorongosa antes de que dé comienzo el bioblitz, E. O. Wilson examina los insectos atrapados en una red que ha arrastrado por la hierba.

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

5 / 26

MM8118 110727 07229. Gorongosa

Gorongosa

Durante una ceremonia de bendición tradicional antes de comenzar el bioblitz, Greg Carr destaca la importancia de salvar el bosque. Tonga Torcida, guía del parque, traduce.

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

6 / 26

MM8118 110807 15875. Gorongosa

Gorongosa

Cuadrillas de mineros buscan oro con autorización del Gobierno. Están a un kilómetro y medio del parque de Gorongosa, pero dentro de la cuenca hidrográfica que lo drena. El futuro del parque depende de que se encuentren medios de vida sostenibles para la población local. 

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

7 / 26

MM8118 110724 01990. Gorongosa

Gorongosa

Los azulitos angoleños –despiertos o dormidos– son un espectáculo común en las praderas de Gorongosa, secas y cubiertas de arbustos. Hasta ahora se han documentado en el parque casi 400 especies de aves. 

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

8 / 26

MM8118 110724 03177. Gorongosa

Gorongosa

Estos ratones del géneo Mastomys, atrapados durante el bioblitz, parecen estar urdiendo un plan de huída. En realidad dos de ellos desaparecieron entre la hierba antes de que Joel Sartore tomara esta foto. «Un par de niños del lugar corrieron tras ellos y lograron atraparlos», recuerda Sartore. Los habitantes del monte Gorongosa cazan roedores para comérselos.

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

9 / 26

MM8118 110726 04535. Gorongosa

Gorongosa

Naturalistas por un día, decenas de niños que viven en el monte Gorongosa llevan a Wilson bolsas llenas de especímenes para que el biólogo los identifique durante el bioblitz. Encuentran sobre todo insectos. «En la montaña, los animales grandes han desaparecido», dice Joel Sartore. 

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

10 / 26

MM8118 110725 03973. Gorongosa

Gorongosa

Miembros de la plantilla del parque llegan en helicóptero a una remota ladera. Para proteger de la caza furtiva los búfalos africanos y ñúes reintroducidos en Gorongosa, la dirección del parque ha contratado una patrulla de guardas. La fundación de Greg Carr ha destinado 40 millones de dólares a la restauración de esta área protegida, que en el pasado fue uno de los refugios de fauna con mayor biodiversidad del mundo.

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

11 / 26

MM8118 110726 05950. Gorongosa

Gorongosa

Ninfa, probablemente de chinche escudo (pentatómido)

joelsartore.com

 

Foto: Joel Sartore

12 / 26

MM8118 110806 15154. Gorongosa

Gorongosa

Ratón (murino)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

13 / 26

MM8118 110726 05041. Gorongosa

Gorongosa

Cangrejo de agua dulce africano (Potamonautes sp.)

joelsartore.com

 

Foto: Joel Sartore

14 / 26

MM8118 110731 11041. Gorongosa

Gorongosa

Saltamontes longicornio africano oriental (Zabalius ophthalmicus)

joelsartore.com

 

 

Foto: Joel Sartore

15 / 26

MM8118 110804 14422. Gorongosa

Gorongosa

Camaleón orejudo (Chamaeleo dilepis)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

16 / 26

MM8118 110730 10316. Gorongosa

Gorongosa

Escribano del agua africano (Dineutes sp.)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

17 / 26

MM8118 110810 19232. Gorongosa

Gorongosa

Tejedor de anteojos (Ploceus ocularis)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

18 / 26

MM8118 110731 11138. Gorongosa

Gorongosa

Tarántula araña mono (Augacephalus sp.)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

19 / 26

MM8118 110726 05816. Gorongosa

Gorongosa

Langosta de sabana (Acrida sp.)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

20 / 26

MM8118 110731 11363. Gorongosa

Gorongosa

Milpiés espirobólido

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

21 / 26

MM8118 110729 09806. Gorongosa

Gorongosa

Molosos (Tadarida sp.)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

22 / 26

MM8118 110731 11423. Gorongosa

Gorongosa

Abeja de la madera (Xylocopa sp.)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

23 / 26

MM8118 110727 08100. Gorongosa

Gorongosa

Alción cabecipardo (Halcyon albiventris)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

24 / 26

MM8118 110729 09821. Gorongosa

Gorongosa

Saltamontes longicornio de Mozambique (Enyaliopsis petersi)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

25 / 26

MM8118 110727 07244. Gorongosa

Gorongosa

Rana de río africana común (Amietia angolensis)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

26 / 26

MM8118 110731 11606. Gorongosa

Gorongosa

Suimanga bandeado (Cinnyris bifasciatus)

joelsartore.com

Foto: Joel Sartore

El biólogo E. O. Wilson examina un famoso parque de Mozambique que, después de recuperarse de la guerra, lucha contra la deforestación de su montaña sagrada.

D urante el monzón de verano, entre finales de noviembre y mediados de marzo, las nubes cargadas de lluvia viajan hacia el oeste con los vientos alisios del océano Índico, en dirección a Mozambique. Tras llegar a la costa, refrescan los bosques miombo de la meseta de Cheringoma y a continuación, la sabana y las praderas de llanura aluvial del Gran Rift Valley. Por último, chocan con las la­­deras del monte Gorongosa, donde liberan un torrente de lluvias, como una bendición.

El macizo de Gorongosa, cuya cota más elevada alcanza 1.863 metros de altitud, recibe casi 2.000 milímetros de precipitaciones al año, cantidad suficiente para mantener una exuberante selva en la cumbre, y al este, en el Rift Valley, un parque que fue uno de los refugios de fauna con mayor biodiversidad del mundo. Antes de que la guerra civil de Mozambique hiciera estragos en él, el Parque Nacional de Gorongosa tenía elefantes, búfalos africanos, hipopótamos, leones, facóqueros y más de una docena de especies de antílopes. Ahora algunas de esas poblaciones se están recuperando, gracias sobre todo a Greg Carr, empresario y filántropo estadounidense que dirige un proyecto para restaurar Gorongosa. En 2010 el Gobierno mozambiqueño corrigió un error que databa de la fundación del parque, y expandió sus límites para incluir el monte Gorongosa, fuente de los ríos que le dan la vida.

En verano de 2011 visité Gorongosa para apoyar a Carr. El parque es un lugar excelente para dar a conocer la importancia de la biología de la fauna salvaje y lo emocionante que resulta dedicarse a ella en estos tiempos. La selva de la cumbre del monte Gorongosa, cuya extensión es de unos 75 kilómetros cuadrados, es una isla de biodiversidad en un mar de sabanas y praderas. Al ser de difícil acceso, sigue prácticamente inexplorada por los biólogos. De las hormigas, mi especialidad, no se sabía nada cuando llegué. Para un naturalista no hay imán más poderoso que una isla inexplorada. Cuando visité el monte Gorongosa en mi primer viaje a África, mis baterías estaban cargadas al máximo ante la perspectiva de nuevas sorpresas y descubrimientos.

Durante mi estancia en el parque mi ayudante fue Tonga Torcida, un joven oriundo del monte Gorongosa. Con cuatro idiomas y un profundo conocimiento de esta montaña, quiere ser biólogo de fauna salvaje. Me contó el mito de la creación de su pueblo y el motivo por el que con­sideran que ese monte es sagrado. En épocas remotas, me explicó, Dios vivía con su gente en la montaña. En aquellos tiempos los humanos eran gigantes y no tenían miedo de pedir a Dios favores especiales. Cuando había sequía, le decían: «Danos agua». Cansado de sus constantes demandas, el Creador se fue a vivir al cielo. Pero los gigantes subieron a la cima de la montaña para seguir haciéndole reclamaciones. Al final, para ponerlos en su lugar, Dios decidió empequeñecerlos. Desde entonces la vida se volvió mucho más difícil. Le comenté a Torcida que esa leyenda y su moraleja recordaban a algunos pasajes del Antiguo Testamento.

Gorongosa cayó sin duda en desgracia. Tres años después de que Mozambique consiguiera su independencia de Portugal en 1975, estalló una guerra civil que duró 17 años. El parque, que había sido establecido por el gobierno colonial en 1960, se convirtió en un campo de batalla. Sus oficinas e instalaciones turísticas fueron destruidas. Grupos de soldados errantes, tan ansiosos por encontrar comida como por conse­guir marfil para cambiarlo por armas en Sudáfrica, mataron a muchos de los grandes animales. Tras la firma de los acuerdos de paz, pero antes de que se restableciera el orden en Gorongosa, los furtivos cazaron un número todavía mayor de animales para vender la carne en los mercados cercanos. Al final, casi todas las especies de caza mayor habían desaparecido. Solo los cocodrilos, capaces de esfumarse deslizándose rápidamente por las riberas hacia la seguridad de los ríos, salieron relativamente bien parados.

La desaparición de las especies más grandes tuvo importantes consecuencias ambientales. Sin manadas de cebras que pastaran, la vegetación de hierbas y arbustos se hizo más espesa, y aumentó el peligro de incendios causados por los rayos. Sin elefantes que derribaran árboles para alimentarse de las ramas, algunos bosques se volvieron más densos, y sin los desechos ni los cadáveres de los grandes mamíferos, la población de algunos carroñeros se redujo drásticamente.

Aun así, la base ecológica de vegetación y animales pequeños, entre ellos una miríada de insectos y otros invertebrados, se mantuvo sustancialmente intacta. El parque de Gorongosa abarca una gran variedad de hábitats, e incluso hoy mantiene una enorme biodiversidad. En él se han hallado 398 especies de aves (unas 250 de las cuales son residentes), 122 de mamíferos, 34 de reptiles y 43 de anfibios, y probablemente quedan por descubrir decenas de miles de especies de insectos, arácnidos y otros invertebrados.

Durante el decenio posterior al fin de la guerra civil, mientras surgía un Mozambique nuevo y más democrático, Gorongosa permaneció en ruinas. Greg Carr, que después de haber hecho una fortuna en el sector de la mensajería de voz y los servicios de Internet estaba volcado en proyectos altruistas, se había interesado por el país y buscaba la manera de ayudar. En 2004 llegó a un acuerdo con el Gobierno de Mozambique para ayudar en la recuperación del parque. Desde entonces, el filántropo ha hecho mucho más: ha asumido la restauración de Gorongosa, corriendo con la mayoría de los gastos, y ha hecho de esa labor su trabajo a tiempo completo. El Ministerio de Turismo de Mozambique se ha embarcado con él en una colaboración a largo plazo para la gestión y el desarrollo del parque.

Hoy, cuando aún no han pasado diez años, Gorongosa ha avanzado considerablemente en el camino de su recuperación. Algunos animales grandes, como los búfalos africanos y los elefantes, han sido importados de la cercana Sudáfrica y se están multiplicando con rapidez. Los próximos serán los elands y las cebras. Aunque su número continúa siendo muy inferior al de antes de la guerra, manadas de pacedores y ramoneadores vuelven a recorrer las sabanas y praderas. Con la megafauna, vuelve el equilibrio ecológico, y también los visitantes de Europa y América del Norte. Se han construido instalaciones excelentes en el campamento central de Chitengo y en diversos campamentos de exploración en el interior del parque. En Chitengo se conserva como recuerdo de la guerra una losa de hormigón horadada por las balas.

Los logros del equipo de Greg Carr y de los mozambiqueños son impresionantes. Pero restaurar un parque dañado es mucho más difícil que crear uno nuevo, y Gorongosa (en particular su montaña) no está ni de lejos fuera de peligro. Durante la guerra civil, a medida que los soldados invadían y saqueaban la montaña, los agricultores de subsistencia empezaron a desbrozar parcelas a mayor altitud. El tabú de la montaña sagrada había caído en el olvido. Con el tiempo los campesinos llegaron a la selva de la cumbre y empezaron a talar los árboles altos y a convertir el suelo húmedo y fértil en campos de patatas y maíz. En los últimos diez años la extensión original de selva se ha reducido en más de un tercio.

Con el retroceso de la selva, menos especies de animales y plantas pueden hoy sobrevivir. La desaparición total del bosque, que al ritmo actual de destrucción podría ser una realidad en menos de diez años, sería una catástrofe para el parque. La capacidad de la montaña para captar, retener y liberar poco a poco el agua de lluvia desaparecería. El agua discurriría por la superficie rápidamente, y la humedad proporcionada al resto del parque sería estacional en lugar de permanente. Ante esa nueva aridez, la vida en el parque y alrededores sería menos sostenible tanto para la fauna como para las personas.

Ahora que la montaña forma parte del parque, los responsables de este espacio natural tienen la potestad de proteger el perímetro del bosque. Aun así, la selva no estará verdaderamente a salvo hasta que aquellos que la destruyen dispongan de alternativas. Carr propone el turismo como parte de la solución, pero también ha contratado a varios equipos para que creen numerosos viveros donde cultivar árboles autóctonos con el fin de iniciar un largo proceso de reforestación que pueda devolver a la selva su extensión original. La dirección del parque ha abierto escuelas y centros médicos para la población local al pie de la montaña, y tiene previsto insta­lar en el campamento de Chitengo un centro de enseñanza e investigación científica que prestará especial atención al entorno del interior del parque y a la conservación de su biodiversidad.

Para hacernos una idea de la actual riqueza biológica del monte Gorongosa, Greg Carr y yo decidimos organizar un «bioblitz» en el que participara la población que vive en las faldas de la montaña. Le pedimos a Tonga Torcida que nos ayudara a organizarlo y que reclutara a niños como ayudantes. Un bioblitz es un recuento de las especies halladas e identificadas en un área restringida durante un período de tiempo determinado, normalmente 24 horas. Las reglas son muy simples: los participantes buscan dentro de un radio determinado en torno a un punto focal, asistidos por naturalistas locales familiarizados con uno o más grupos de organismos y capaces de reconocer las especies observadas. La primera vez que ayudé a organizar un bioblitz fue en Concord, Massachusetts, en el verano de 1998, con el lago Walden como centro de interés. La iniciativa tuvo tanto éxito que desde entonces se han organizado actividades similares en todo Estados Unidos y en al menos otros 18 países.

Este bioblitz tuvo lugar a una altitud de unos 1.100 metros en el monte Gorongosa, justo por debajo del límite inferior del bosque lluvioso. Debido a las necesidades logísticas en un lugar tan remoto (tuve que llegar en helicóptero), limitamos el tiempo a dos horas y yo fui el único experto participante. Logré identificar la familia taxonómica de la mayoría de los insectos y arañas (como los milpiés de la familia de los júlidos, los coleópteros de la familia de los estafilínidos y, por supuesto, las hormigas, que pertenecen a la familia de los formícidos), pero algunos especímenes tuve que adivinarlos.

El acontecimiento fue una algarabía de carreras y gritos. Los niños, de entre cuatro y doce años, resultaron ser excelentes «cazadores» de especies. Estaban ansiosos por oír lo que yo podía decirles acerca de sus hallazgos, con Torcida ejerciendo de intérprete. Al final de las dos horas habíamos contado un total de 60 especies, pertenecientes a 39 familias de 13 órdenes diferentes.

Encontramos extraños insectos, algunos muy pequeños. Había muchos himenópteros (el orden que abarca hormigas, abejas y avispas), coleópteros (escarabajos) y dípteros (moscas). Aunque asombrosamente vimos pocas hormigas, una de las especies que identificamos resultó ser Dorylus bequaerti, una hormiga cazadora bastante rara. También vimos unas pocas aves, reptiles, anfibios y un ratón.

Para la mayoría, «fauna» significa mamíferos y aves, los cuales han sufrido mucho en el monte Gorongosa. Todo el mundo anhela ver grandes animales salvajes, y yo no soy una excepción. Pero la fauna también incluye a las pequeñas criaturas que hacen funcionar el mundo: insectos y otros invertebrados que constituyen la base de los ecosistemas terrestres. Así pues, Gorongosa no me defraudó. Al contrario, colmó los deseos de aventura y descubrimiento que he sentido desde que tenía la edad de los que han sido mis ayudantes en este monte y me adentraba en los bosques de Alabama y Florida con una red, una pala y frascos para guardar mis hallazgos.