Cuando ellas mandan

Cuando ellas mandan

¿Sabías que las hembras han evolucionado para poseer un pseudopene y un pseudoescroto? ¿Y que los machos están supeditados a las hembras a la hora de comer? Te damos algunos apuntes biológicos de la matriarcal sociedad de las hienas

1 / 5
Las apariencias engañan

1 / 5

Las apariencias engañan

Las hembras de Crocuta crocuta, más agresivas y dominantes que los machos, han evolucionado para poseer un pseudopene y un pseudoescroto; en términos coloquiales, un pene y escroto falsos.

Foto: AgePhotoStock

La última decisión

2 / 5

La última decisión

Una de las varias teorías para el origen de este pseudopene postula que evolucionó con una función protectora: para que las hienas se apareen, la hembra debe retraer voluntariamente el canal del pseudopene para facilitar la cópula. Esto proporciona a las hembras, al contrario que sucede en otras muchas especies, la última decisión a la hora de aparearse.

Foto: AgePhotoStock

El matriarcado de las hienas

3 / 5

El matriarcado de las hienas

En última instancia, esta dominación femenina ha dado lugar a un sistema social matriarcal. Las hembras a menudo formarán coaliciones fuertes y protectoras con sus hijas, las cuales reforzarán el matriarcado generación tras generación. La formación de estas alianzas entre las mujeres relacionadas ayuda a mantener el estatus social heredado dentro del clan

Foto: AgePhotoStock

Un destierro anunciado

4 / 5

Un destierro anunciado

Mientras las hembras permanecen en el mismo clan de por vida, los machos, una vez maduran sexualmente, han de abandonar el clan en busca de otro que los acoja. Del mismo modo, los macho tampoco desempeñan papel alguno en los cuidados parentales.

Foto: AgePhotoStock

Jerarquía social

5 / 5

Jerarquía social

A la hora de alimentarse de una presa, el varón situado en lo más alto de la jerarquía de los machos, está subordinado a la hembra de menor rango en la jerarquía de hembras.

Foto: AgePhotoStock

Cuando ellas mandan

La hiena es un animal muy interesante por varias razones. Aunque pueden asemejarse extremadamente a los perros, este mamífero africano está más estrechamente relacionado con los gatos. Pese a compartir comportamientos como el modo de aseo, el marcado del territorio mediante olores, el apareamiento y la forma de criar a su progenie con ciertos felinos; o presentarse como animales corredores que atrapan a sus presas con los dientes como los cánidos, a parte de compartir otras características morfológicas con estos, las hienas no pertenecen a ninguna de las dos familias anteriormente citadas, sino que conforman una familia propia llamada Hyaenidae, en la cual aparecen representadas cuatro especies.

Los animales heredan las redes sociales de sus madres

Más información

Los animales heredan las redes sociales de sus madres

4

Fotografías

Una de las características que hacen especial a Crocuta crocuta -una de estas cuatro especies identificadas y más conocida como la hiena moteada- diferenciándola no solo del resto de la familia, sino de todos los demás mamíferos, es un aspecto que te puede hacer dudar seriamente sobre el sexo del animal en cuestión. Perdonaremos la inexperiencia y el asumir, dado el caso, tomar por macho a una hiena moteada cuando en realidad se trata de una hembra.

Las hembras de Crocuta crocuta, más agresivas y dominantes que los machos, han evolucionado para poseer un pseudopene y un pseudoescroto

Mientras que el sistema reproductivo y urinario de los mamíferos sigue siendo en su mayoría similar y común al conjunto de los mismos, las hembras de Crocuta crocuta, más agresivas y dominantes que los machos, han evolucionado para poseer un pseudopene y un pseudoescroto; en términos coloquiales, un pene y escroto falsos.

El origen del pseudopene de las hienas

Una de las varias teorías para el origen de este pseudopene postula que evolucionó con una función protectora: para que las hienas se apareen, la hembra debe retraer voluntariamente el canal del pseudopene para facilitar la cópula. Esto proporciona a las hembras, al contrario que sucede en otras muchas especies, la última decisión a la hora de aparearse. Esta capacidad de decisión se ve reforzada además, por el hecho de que este pseudopene presenta, del mismo modo, desafíos potencialmente fatales durante el nacimiento de los cachorros; tanto para estos como para la madre. Sobre todo si se trata de la camada de una madre primeriza. Es por ello que las hienas hembras son tremendamente selectivas con quien se aparean.

Las hienas hembras son tremendamente selectivas con quien se aparean

En última instancia, esta dominación femenina ha dado lugar a un sistema social matriarcal. En esta, por ejemplo, a la hora de alimentarse de una presa, el varón situado en lo más alto de la jerarquía de los machos, está subordinado a la hembra de menor rango en la jerarquía de hembras.

Por otro lado, mientras las hembras permanecen en el mismo clan de por vida, los machos, una vez maduran sexualmente, han de abandonar el clan en busca de otro que los acoja. Del mismo modo, los macho tampoco desempeñan papel alguno en los cuidados parentales. Mientras, las hembras a menudo formarán coaliciones fuertes y protectoras con sus hijas, las cuales reforzarán el matriarcado generación tras generación. La formación de estas alianzas entre las hembras relacionadas ayuda a mantener el estatus social heredado dentro del clan, lo que mejora en gran medida las posibilidades de supervivencia del grupo. El éxito de la estrategia, la cual les ha permitido sobrevivir durante generaciones en los desiertos de África central y del sur, es más que evidente.

Arañas de espalda roja, una historia de canibalismo y pederastia

Más información

Arañas de espalda roja, una historia de canibalismo y pederastia

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?