Hemeroteca

Cocodrilos marinos

Cocodrilos marinos

Cocodrilos marinos

Los otrora asediados cocodrilos de agua salada de la costa norte de Australia se están recuperando.

Estoy en el agua, a la deriva por el río Jardine, que fluye trazando meandros a través de la punta de la península de Cabo York. Arriba, el cielo presenta ese suave azul de septiembre, salpicado de nubes blancas. El agua está a la temperatura ideal, y tan limpia que se podría beber. Estoy aterrorizado, pues el río Jardine es también hogar del Crocodylus porosus, el cocodrilo marino, o de estuario, el más grande y quizás el más peligroso de las 23 especies de cocodrilos. Según Dave Donald, guía del río, el Jardine es el mejor lugar para fotografiar a los cocodrilos bajo el agua, uno de los pocos ríos con aguas realmente claras en el norte de Australia. Dave permanece sentado en la embarcación de aluminio, de unos cinco metros de eslora, a la que me aferro mientras floto en el agua. “Hemos llegado demasiado tarde –dice, mientras escudriña las orillas vacías, donde los cocodrilos toman el sol en invierno para calentarse-. El agua está ya lo suficientemente caliente como para que permanezcan en el río todo el tiempo.” Unos veinte kilómetros río arriba se encuentra el transbordador que cruza a la carretera de Cape York, donde hace unos años un cocodrilo mató a un hombre. Más lejos aguas arriba, donde el río es poco profundo y puede vadearse, desapareció otro hombre, probablemente devorado por los cocodrilos. Nunca se encontró el cadáver. Lea el artículo completo en la revista.