Animales de Europa, la fauna europea en peligro

Algunos de los mejores fotógrafos europeos captan la fauna y los paisajes naturales del Viejo Continente.

1 / 26

1 / 26

europasalvaje01

europasalvaje01

Kuhmo, Finlandia
Ursus arctos
Erguido sobre las patas traseras, un oso pardo juega a pelearse con su madre en los remotos bosques de la frontera de Finlandia con Rusia. En toda Europa, los grandes osos y otras especies autóctonas se están recuperando.
 

Staffan Widstrand

2 / 26

europasalvaje02

europasalvaje02

Mont Blanc, Francia
Capra ibex
La silueta de un íbice (arriba, a la izquierda) queda empequeñecida por las cumbres del Mont Blanc y un lago glaciar. En el siglo xix la especie contaba con menos de 100 ejemplares, pero gracias a una enérgica política de reintroducción hoy suma 40.000 individuos.

Frank Krahmer

3 / 26

europasalvaje03

europasalvaje03

Oulu, Finlandia
Strix nebulosa
Sobrado de carisma, pero falto de hábitat, el cárabo lapón fue perseguido por ser ave de mal agüero. Gracias a la protección de que goza actualmente y a la abundancia de topillos, ratones y otros pequeños mamíferos, está recuperando el territorio perdido.

Sven Zacek

4 / 26

europasalvaje04

europasalvaje04

Azores, Portugal
Caretta caretta; Naucrates ductor
Seguida por una estela de peces piloto, una tortuga boba surca el Atlántico cerca de las Azores, donde todas las tortugas marinas están protegidas por la Unión Europea. Los ejemplares jóvenes suelen permanecer a menos de 4,50 metros de la superficie, donde el agua es más cálida.
 

Magnus Lundgren

5 / 26

europasalvaje05

europasalvaje05

Islas Saltee, Irlanda
Morus bassanus
El alcatraz atlántico pasa la mayor parte de su vida en el mar, zambulléndose en el agua para atrapar a sus presas. Pero en verano, durante la temporada de cría, estas aves migratorias hacen una pausa para establecer colonias en las rocas.
 

Pal Hermansen

6 / 26

europasalvaje06

europasalvaje06

Islas Madeira, Portugal
Monachus monachus
La foca monje, antes común en el Mediterráneo, es en la actualidad la especie de foca más amenazada del mundo. En las aguas protegidas del archipiélago de Madeira, su población ha pasado de seis ejemplares a finales de la década de 1980 a los 35 que tiene ahora.
 

Nuno Sá

7 / 26

europasalvaje07

europasalvaje07

Gibraltar, Reino Unido
Macaca sylvanus
Traídos del norte de África, los macacos de Berbería, también conocidos como monas de Gibraltar, colonizaron el peñón de Gibraltar hace cientos o quizá miles de años. Aparte de los humanos, estos macacos son los únicos primates europeos.

Pete Oxford

8 / 26

europasalvaje08

europasalvaje08

Oostvaardersplassen, Países Bajos
Cervus elaphus
Rebaños de ciervos comunes, abundantes en la Europa primigenia, se mueven con total libertad en Oostvaardersplassen, una reserva de 5.650 hectáreas donde ecólogos holandeses cuidan un paisaje mixto de bosques y praderas que soportan un pastoreo excesivo.
 

Mark Hamblin

9 / 26

europasalvaje09

europasalvaje09

República de los Calmucos, Rusia
Aquila nipalensis
Dos pollos de águila esteparia estiran las alas en el nido que comparten en la reserva de Cherniye Zemliye. Con un área de distribución que se extiende desde el sur de Rusia hasta Mongolia, estas rapaces oportunistas se alimentan de carroña, pequeños mamíferos y otras aves.
 

Igor Shpilenok

10 / 26

europasalvaje10

europasalvaje10

Kemeri, Letonia
Surgidos tras la retirada del mar Báltico hace miles de años, las turberas, los pantanos y los bosques del Parque Nacional Kemeri forman parte de la Red Natura 2000 de la Unión Europea, que protege 27.000 espacios naturales.
 

Diego López

11 / 26

europasalvaje11

europasalvaje11

Inverness, Reino Unido
Sciurus vulgaris
Con un territorio en retroceso y una población menguante, la ardilla roja europea apenas puede competir con la ardilla Sciurus carolinensis, una especie invasora procedente de América del Norte que acapara los alimentos y transmite un virus letal para su prima europea.
 

Peter Caims

12 / 26

europasalvaje12

europasalvaje12

Donna Nook, Reino Unido
Halichoerus grypus
Entre nubes de arena, dos machos de foca gris luchan por las hembras en Donna Nook, en la costa oriental de Inglaterra, donde un campo de tiro de la Real Fuerza Aérea británica hace también las veces de reserva natural, con una población reproductora de 2.000 focas.
 

Laurent Geslin

13 / 26

europasalvaje13

europasalvaje13

Białowieża, Polonia
Bison bonasus
En 1952 los conservacionistas reintrodujeron en el este de Europa, concretamente en el Bosque de Bialowie˙za de Polonia, al emblemático bisonte europeo, recuperando así a un animal que en otro tiempo había habitado las zonas boscosas del continente.
 

Stefano Unterthiner

14 / 26

europasalvaje14

europasalvaje14

Gran Paradiso, Italia
Rupicapra rupicapra
Pariente de cabras y antílopes, un rebeco norteño atraviesa una extensión nevada en los Alpes italianos. A medida que los europeos abandonan el campo por la ciudad, y la agricultura y ganadería por otras actividades, la fauna y la flora recuperan sus antiguos territorios.
 

Erlendn Haarberg

15 / 26

europasalvaje15

europasalvaje15

Estratos rocosos aparecen entre la niebla cerca de Barrika, en el golfo de Bizkaia, España.
 

Verena Popp-Hackner

16 / 26

europasalvaje16

europasalvaje16

Una joven cigüeña negra intenta con torpteza posarse en tierra en la Reserva de la Biosfera de Elbtalaue, en el norte de Alemania.

Dieter Damachen

17 / 26

europasalvaje17

europasalvaje17

Una pareja de íbices del Parque Nacional Gran Paradiso, Italia.

Grzegorz Lesniewski

18 / 26

europasalvaje18

europasalvaje18

Un gato silvestre, amenazado por la caza y la pérdida de hábitat, descansa tras intentar capturar una presa en Moldavia.
 

Laurent Geslin

19 / 26

europasalvaje19

europasalvaje19

Al amanecer, la radiante silueta del monte Cervino se eleva junto al lago Riffel, cerca de Zermatt, Suiza.
 

Verena Popp-Hackner

20 / 26

europasalvaje20

europasalvaje20

En una colina de Aragón, un buitre leonado y un cuervo se disputan el alimento.
 

Magnus Elander

21 / 26

europasalvaje21

europasalvaje21

La lava del volcán Etna fluye por el valle del Bove, en la isla de Sicilia.
 

Olivier Grunewald

22 / 26

europasalvaje22

europasalvaje22

Cazado en algunas zonas de Escandinavia, el zorro ártico se recupera de su casi total extinción. En la imagen, un ejemplar de Islandia.
 

Orsolys Heearberg

23 / 26

europasalvaje23

europasalvaje23

Una miríada de estrellas iluminan el cielo en el Parque Nacional de Riisitunturi, en el norte de Finlandia.
 

Sven Zacek

24 / 26

europasalvaje24

europasalvaje24

Las nieves de Finlandia convierten las coníferas en fantasmagóricas figuras congeladas.
 

Sven Zacek

25 / 26

europasalvaje25

europasalvaje25

Los flamencos cruzan el cielo del Parque Natural Regional de la Camarga, en la Provenza francesa, uno de los principales santuarios europeos de aves.

 

Theo Allofs

26 / 26

europasalvaje26

europasalvaje26

Más salvaje que domesticado, el caballo de la Camarga podría estar emparentado con los que formaron manadas y cruzaron Europa durante el pleistoceno.
 

Theo Allofs

26 de abril de 2010

PhotoArk: Retratos de animales antes de que desaparezcan

Más información

Retratos de animales antes de que desaparezcan

69 fotógrafos, 46 países, 15 meses y una misión: rendir homenaje a la vida salvaje y los espacios naturales de un continente que es más famoso por su larga historia y por sus monumentos que por la conservación de la naturaleza. Pero como señala Staffan Widstrand, uno de los directores del proyecto: «La vida salvaje se está recuperando debido a los cambios políticos y de estilo de vida. Casi el 20 % del territorio de Europa goza hoy de algún tipo de protección, y se está produciendo una gran transformación a medida que los europeos abandonan el campo para establecerse en las ciudades. Así pues, la fauna está recuperando terreno y convirtiéndose en una parte más vital de la experiencia europea». Esta selección de fotografías es la prueba de su afirmación. Junto con otras miles de imágenes más, todas ellas son la culminación del proyecto Maravillas de la Vida Salvaje de Europa (Wild Wonders of Europe), una ambiciosa expedición fotográfica al corazón salvaje de un continente civilizado.

Maravillas de la Vida Salvaje de Europa

Europa es un continente más bien pequeño que ocupa una superficie de algo más de 11 millones de kilómetros cuadrados, lo que equivale aproximadamente al 2 % de la superficie de la Tierra. Desde los primeros asentamientos humanos hasta la actualidad, la transformación del territorio ha sido incesante, especialmente tras la revolución industrial, cuando nuestros antepasados dieron el pistoletazo de salida a una carrera hacia un crecimiento necesario pero sin límites.

Hoy, recién iniciado el siglo XXI, el Viejo Continente alberga una de las primeras potencias económicas mundiales, la Unión Europea, y su mapa geopolítico se encuentra estructurado al­­rededor de unas 50 naciones. A pesar del decrecimiento demográfico detectado durante los últimos tiempos, la población humana alcanza ya los 735 millones de individuos. Por todos es sabido que la trayectoria meteórica en pos del progreso no ha estado exenta de secuelas. Aunque algunos tildan esas consecuencias de efectos colaterales inevitables, otros abogan por un cambio radical de modelo que permita una sociedad sostenible a largo plazo. Un modelo que vele, entre otras cosas, por la salvaguarda de una biodiversidad que, como en casi todo el resto del planeta, a lo largo de los últimos siglos se ha visto seriamente diezmada.

Actualmente Europa es, junto con Asia, el continente más densamente poblado del planeta, y también el más urbanizado. Sobre todo el territorio en el que se asienta la UE, donde más de una cuarta parte del suelo ya está construido. Por citar sólo un par de datos, entre los años 1990 y 2000 se urbanizó una superficie de más de 800.000 hectáreas, tres veces la extensión de Luxemburgo, y en el litoral mediterráneo el 50 % del territorio ya está edificado. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), si se mantiene esta tendencia, dentro de un siglo la superficie urbanizada se habrá duplicado, lo que según este organismo es totalmente insostenible e irreversible en términos prácticos.

Los Parques Naturales más bellos del mundo

Más información

Los Parques Naturales más bellos del mundo

Otros usos del suelo acaparan también enormes superficies, como la agricultura intensiva, que en la UE abarca aproximadamente el 40 % del territorio. No quedan apenas áreas naturales intactas, y gran parte de la superficie forestal original ha desaparecido.

En Europa hay hoy unos 193 millones de hectáreas de superficie forestal, el 80 % de las cuales se halla en suelo de la Federación Rusa. En todos los países europeos (menos en la citada Rusia) existe una tendencia al alza (un 7 % de aumento entre 1990 y 2005, y en España es donde esa tendencia es más acusada) debido a la expansión natural del bosque, a las plantaciones forestales y al abandono de las tierras agrícolas. Pero en lo referente a los bosques primarios, los remanentes son irrisorios: si excluimos los de Rusia, sólo los hay en el 4 % de la superficie forestal del continente, un porcentaje que se halla repartido entre Escandinavia y los Cárpatos, y que está muy por debajo del de la media de los bosques mundiales, que ronda el 27 %.

En resumen, el salto vital cualitativo realizado desde la época preindustrial hasta hoy nos ha costado muy caro, y seguimos pagándolo: en Europa hay unas 200.000 especies de fauna y flora contabilizadas, de las cuales casi 600 están amenazadas. ¿Las causas? Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN ), en el 99 % de los casos estas contingencias están provocadas por las actividades humanas. La Lista Roja de especies amenazadas confeccionada por dicha organización confirma unos datos preocupantes. Entre ellos, que de las 231 especies de mamíferos presentes en el continente, un 15 % está en peligro, al igual que ocurre con el 19 % de las 151 especies de reptiles, el 23 % de las 85 especies de anfibios y el 13 % de las 524 especies de aves descritas.

Ruta por los montes Dolomitas

Más información

Ruta por los montes Dolomitas

Sin embargo, y a pesar de todo, nuestro Viejo Continente todavía alberga una rica y variada biodiversidad. Por sus regiones mejor conservadas aún campan emblemáticos representantes de la fauna salvaje, como osos (pardos y polares), lobos, renos, bisontes, ciervos, cabras monteses o linces, y por nuestras aguas navega una gran variedad de cetáceos, además de escualos y tortugas marinas, por citar algunos de los animales más populares. El impacto de las actividades humanas sobre el medio natural decrece de oeste a este, y por el momento (aunque habrá que esperar a ver cómo se desarrolla el crecimiento económico en los países con economías emergentes) las áreas mejor preservadas se hallan en el sudeste europeo, en especial en la península de los Balcanes, Hungría y Rumania, y también en las zonas más montañosas del Mediterráneo y de la Europa más templada.

Según el Señales AEMA 2009, el informe que publica anualmente la Agencia, las principales amenazas para la biodiversidad proceden de la fragmentación del hábitat, la desecación de humedales, la represa de ríos en beneficio de la agricultura, la sobrepesca en los mares, la introducción de especies exóticas, la sobreexplotación de recursos, la contaminación y los efectos del cambio climático. Conscientes de ello desde hace más de 20 años, y en especial desde la cumbre de Río de Janeiro de 1992, las políticas de conservación europeas están dirigidas a paliar los daños causados en nombre del crecimiento económico, algo bastante difícil de implementar en una sociedad que mayoritariamente parece creer en un progreso infinito.

En el territorio de la UE, donde están ubicados los países más industrializados del continente, es también donde en consecuencia se han gestado las leyes más estrictas para tratar de salvaguardar lo que queda. Aunque una miríada de leyes y normativas conforman la política conservacionista europea, dos ejes principales la vertebran: la Directiva de Aves, del año 1979, y la Directiva de Hábitats, de 1992.

El cambio climático amenaza el Patrimonio Mundial

Más información

Así amenaza el cambio climático el Patrimonio Mundial

La primera aboga por la conservación a largo plazo de todas las especies de aves silvestres de la UE, identifica 200 especies y subespecies amenazadas que necesitan una especial atención y obliga a los estados miembros a designar las denominadas Zonas de Especial Protección para las Aves, o ZEPA.

En paralelo, la Directiva de Hábitats persigue la protección del resto de las especies silvestres y de sus hábitats y considera que alrededor de 200 tipos de hábitats, 300 especies animales y casi 600 especies vegetales son de interés comunitario. Por ello establece la necesidad de protegerlos y obliga a que se adopten las medidas necesarias para mantenerlos o devolverlos a un estado favorable de conservación. Cada uno de los estados miembros de la UE determina sus Zonas de Especial Conservación, o ZEC, y es­­tablece los planes de gestión oportunos para combinar su conservación a largo plazo con las actividades socioeconómicas.

Con todas las ZEC se está constituyendo el principal instrumento para la conservación de la naturaleza en la UE, la red ecológica europea conocida como Red Natura 2000, que también incluye las zonas de protección especial designadas de acuerdo con la Directiva de Aves.

Por ahora, protege el 18 % del territorio de los 15 países que eran miembros de la UE en 2004. Los 12 nuevos estados miembros incorporados tras las últimas ampliaciones de la Unión Europea todavía están decidiendo cuáles serán sus zonas de protección. ¿La finalidad? Asegurar la supervivencia de las especies y los hábitats más amenazados de Europa y detener la pérdida de biodiversidad ocasionada por el impacto adverso de las actividades humanas. Quizá gracias a estas leyes y a un cambio de mentalidad imperiosamente necesario, el lince ibérico, el oso pardo, la foca monje, la tortuga boba, el salmón atlántico, la mariposa doncella de Nickerl, el guión de codornices, el calderón común o la salamandra, por enumerar algunas de nuestras especies más amenazadas, sigan siendo habitantes europeos.

Más información

Maravillas Salvajes de Europa: de La Haya a Praga

Y no es sólo por «ellos». Es también por «nosotros». Como afirma la responsable de la AEMA en el editorial del Señales de 2009, Jacqueline McGlade, «no existen so­­ciedades sin medio ambiente, pero sí que existen ambientes sin sociedades».