Animales curiosos y extraños que puedes ver en Valencia

Promoción

Animales curiosos y extraños que puedes ver en Valencia

Gracias al concepto de zoo-inmersión, BIOPARC Valencia sumerge al visitante en una recreación de hábitats donde habitan animales tan curiosos e interesantes como estos

1 / 10
Suricatas la mangosta de la sabana africana (Suricata suricatta)

1 / 10

Suricatas la mangosta de la sabana africana (Suricata suricatta)

Los suricatas son mangostas sociales que viven en grupos familiares. Varios grupos familiares pueden unirse y formar un grupo. Son muy territoriales, defendiendo su territorio de otros grupos de suricatas. Estos grupos están formados por las parejas reproductoras (una por familia) y su descendencia. El acicalamiento entre suricatas refuerza los vínculos sociales. Los individuos machos adultos suelen emigrar a otros grupos. Los individuos no reproductores del grupo se dedican al cuidado de la descendencia. Debido a este hecho y a que cuidan de los individuos adultos y enfermos, se dice que son unos animales extremadamente altruistas.

Tres cosas resultan realmente curiosas de las suricatas: el patrón de rayas del lomo es único en cada suricata, igual que nuestras huellas dactilares; para calentarse pegan una zona sin pelos de su barriga sobre las rocas como si fueran lagartijas; los recién nacidos no pueden orinar sin el estímulo que le dan sus madres.

Foto: BIOPARC Valencia

Pareja de driles (Mandrillus leucophaeus)

2 / 10

Pareja de driles (Mandrillus leucophaeus)

Es uno de los primates más amenazados de África. Se distinguen por su cola reducida a un muñón, su cara negra, similar a la del perro, sin pelo y rodeada de pelos blancos y, en los machos, por las nalgas sin pelo y de color azul púrpura. Las orejas son negras y el pelaje marrón grisáceo teñido de verde aceituna. Las hembras, además de ser de menor tamaño, carecen de color en las nalgas. Su longitud es de unos 66 a 70 cm, el peso del macho ronda los 20 kg, mientras una hembra pesa unos 12,5 kg.

Durante el descanso, los driles se entregan a la conocida maniobra de “facilitación social”: la desparasitación mutua”. Para incitar a sus hembras a tal trabajo, el macho dominante las toca levemente en la grupa e inicia una breve desparasitación, hurgando entre su pelaje, que tiene la virtud de estimular a su compañera a una labor a la que dedicará mucho más tiempo y meticulosidad que el macho.

Bostezan con frecuencia, mostrando los tremendos caninos. Aunque no es una amenaza directa, el bostezo parece subrayar la potencia y la agresividad del macho dominante.

Foto: BIOPARC Valencia

Bebé de oricteropo o cerdo hormiguero (Orycteropus afer)

3 / 10

Bebé de oricteropo o cerdo hormiguero (Orycteropus afer)

El oricteropo, también conocido como cerdo hormiguero, es uno de los mamíferos excavadores más poderosos que existe, pudiendo excavar en su territorio de 2-5 kilómetros cuadrados de madrigueras de hasta 10 m de largo. Posee unas potentes garras en forma de pala con las que cavará varias madrigueras a lo largo de su vida. En el proceso, dobla las orejas hacia atrás para que no le entre tierra, ayudándose de sus patas traseras y de la cola para expulsar la tierra sobrante.

Son animales normalmente solitarios, las hembras suelen ir acompañadas de uno o dos juveniles. En las zonas donde los oricteropos son abundantes, pueden compartir madriguera varios individuos. Los genitales del macho segregan almizcle y ambos sexos poseen áreas glandulares en los codos y caderas. Probablemente sean útiles para detectar la presencia de otros individuos y en la época de reproducción. No se ha observado que se utilicen estas glándulas para el marcaje territorial.

El oricteropo es el único representante vivo del orden Tubulidentata, caracterizado por una estructura dental única en mamíferos: dientes sin raíces, compuestos por unas estructuras tubulares de dentina que se cementan formando unos prismas hexagonales recubiertos nuevamente por dentina.

Foto: BIOPARC Valencia

Hipopótamo (Hippopotamus amphibius)

4 / 10

Hipopótamo (Hippopotamus amphibius)

Apodado “caballo de río” por los griegos, este gigante semiacuático puede permanecer bajo el agua hasta 6 minutos. Presenta los ojos y la nariz elevados, lo que le permite tomar aire y ver lo que ocurre en la superficie manteniendo sumergida la mayor parte de su cuerpo.

El hipopótamo común pasa gran parte de su vida bajo el agua y aumenta su actividad por la noche, cuando se adentra en tierra para pastar. Por su naturaleza anfibia, los machos no defienden una porción de tierra, sino unos cientos de metros de las orillas de los lagos y ríos donde habitan. Gregarios pero no sociales, los machos compiten entre ellos por dominar la manada, utilizando sus largos colmillos inferiores a modo de armas.

Considerado uno de los animales más peligrosos de África y a pesar de su dieta herbívora, el hipopótamo del Nilo es el que más muertes humanas produce en este continente. Este es uno de los motivos por los que se encuentra amenazado, además de la caza por su carne y sus dientes de marfil. Su población se ha reducido dramáticamente en los últimos 15 años.

Foto: BIOPARC Valencia

Elefante africano (Loxodonta africana)

5 / 10

Elefante africano (Loxodonta africana)

Consumiendo el 5% de su peso corporal en 24 horas, el elefante africano de sabana es el mamífero terrestre más grande que existe. Los machos adultos pueden llegar a pesar unas 7 toneladas, medir 4 m de altura y 6-7 m de longitud (incluyendo la trompa). Es famoso su asombrosa inteligencia, pues posee un gran cerebro. La cabeza es de gran tamaño y la musculosa trompa compensa su peso. Esta tiene una sensibilidad tan fina como para coger una hoja con suma delicadeza y, a la vez, es tremendamente fuerte, como para derribar un árbol.

Las manadas de elefantes son matriarcales. Están formadas por hembras emparentadas y sus crías de diferentes edades. La hembra de mayor edad es la que dirige al grupo. Los machos adultos son solitarios, salvo en época de apareamiento, pero no se alejan demasiado de su familia y son capaces de reconocerla.

Los elefantes presentan almohadillas en las plantas de los pies a través de las cuales son capaces de percibir vibraciones realizadas por miembros del grupo como medio de comunicación, por las hembras como llamada para el apareamiento e incluso pueden detectar terremotos.

Foto: BIOPARC Valencia

lémures de cola anillada (Lemur catta). Lémures de cola anillada (Lemur catta)

6 / 10

Lémures de cola anillada (Lemur catta)

La característica más llamativa de este primate endémico de Madagascar es su larga cola de anillos blancos y negros, que puede llegar a medir 60 cm de longitud. Presenta un pelaje de color gris, vientre blanco, hocico oscuro y manchas negras alrededor de los ojos. Son animales arbóreos y terrestres, aunque pasan la mayor parte del tiempo en el suelo, manteniéndose activos principalmente por la mañana.

El lémur de cola anillada es uno de los lémures más territoriales que existe, marcando su espacio a través del olor que desprende al frotar su cola contra glándulas oscuras situadas en la cara interna del antebrazo. Al agitar la cola dispersa el olor. Vive en grupos sociales de entre 6 y 24 individuos, donde la hembra siempre domina sobre el macho.

Estos animales únicos en Madagascar presentan curiosas características, como la presencia de garras en el segundo dedo de sus extremidades traseras, que usa para acicalarse. Además, se le puede observar en posturas tan relajantes como tomando un plácido baño de sol.

Foto: BIOPARC Valencia

Pareja de jirafas (Giraffa camelopardalis)

7 / 10

Pareja de jirafas (Giraffa camelopardalis)

Este rumiante africano es el animal más alto conocido, llegando a alcanzar los 6 metros de altura. El largo cuello de las jirafas y las patas delanteras más largas que las traseras les permite alcanzar las hojas más altas de los árboles, evitando la competencia alimenticia con otros herbívoros. El hecho de tener un cuello tan largo es beneficioso también para tener una visión general de la sabana, evitando así posibles peligros.

El pelaje de las jirafas es de color amarillo con grandes manchas irregulares de color pardo claro u oscuro. Las manchas del cuello y piernas son más pequeñas. Esta coloración les sirve para camuflarse en la sabana, simulando su ambiente y evitando a posibles depredadores. No duermen más de 5 minutos seguidos y quedan vulnerables a los leones y las hienas cuando bajan el cuello para beber agua.

El corazón de una jirafa, que puede pesar más de 10 kg, debe generar cerca del doble de la presión sanguínea normal de un mamífero de gran tamaño para mantener el flujo de sangre al cerebro en contra de la gravedad. Por ello, en la parte superior del cuello, poseen un complejo sistema de regulación de la presión que previene el exceso de sangre en el cerebro cuando la jirafa baja la cabeza para beber.

Foto: BIOPARC Valencia

Rata gambiana (Cricetomys gambianus)

8 / 10

Rata gambiana (Cricetomys gambianus)

La rata gambiana es la rata más grande conocida. Como otros roedores, acumulan gran cantidad de semillas, frutos y hojas en sus mejillas que se estiran considerablemente. Este alimento es transportado hasta la madriguera donde lo guardan para hacer frente a las épocas de escasez.

De hábitos nocturnos y crepusculares pasan el día en el interior de su madriguera protegiéndose del calor de la sabana africana. Las hembras suelen formar grandes grupos con sus crías, mientras que los machos permanecen solitarios.

La rata gigante gambiana presta una importante ayuda a poblaciones africanas que han sufrido o sufren conflictos bélicos. Gracias a un sentido del olfato muy desarrollado y a que son animales fácilmente domesticables, son usadas para detectar las minas antipersonales. Dado su bajo peso pasan por encima de las minas sin que estas exploten, pero son capaces de detectarlas.

Foto: BIOPARC Valencia

Rinoceronte blanco sureño (Ceratotherium simum simum)

9 / 10

Rinoceronte blanco sureño (Ceratotherium simum simum)

El rinoceronte blanco sureño presenta un morro cuadrado adaptado para pastar. Lleva siempre baja su gran cabeza, tiene una giba en el cuello y dos orejas puntiagudas. Los dos cuernos del rinoceronte consisten en fibras córneas de aspecto de pelo que se originan en papilas dérmicas, y son cementadas juntas para formar un solo cuerno.

Los machos son sedentarios y territoriales. Son solitarios, excepto en la época de apareamiento, periodo en el que acuden a los grupos que forman las hembras con sus crías. En este periodo, el macho permanece con la hembra entre 1 y 2 días. Después de un periodo de gestación de 16 meses, nace el pequeño rinoceronte, que a la hora de vida es capaz de mantener el equilibrio y seguir a su madre. Permanecerá con la madre hasta los tres años de edad, y han de pasar 4 años desde el nacimiento de una cría para que la hembra tenga a su segunda cría, lo que provoca que la tasa de natalidad sea relativamente baja.

Bajo estrés es capaz de correr a una velocidad de 40 Km/h. Desgraciadamente está en grave peligro de extinción.

Foto: BIOPARC Valencia

Bongos (Tragelaphus eurycerus isaaci). Bongos orientales (Tragelaphus eurycerus isaaci)

10 / 10

Bongos orientales (Tragelaphus eurycerus isaaci)

Gracias a su piel rayada el bongo oriental se camufla perfectamente en la espesura de los bosques ecuatoriales en los que habita. Durante las horas de luz permanecen al abrigo de la vegetación del bosque mientras que por la noche se aventuran a ir a espacios abiertos en busca de alimento. Las zonas sin pelo que suelen tener en la espalda se deben a su curiosa forma de desplazarse por el bosque, con la cabeza echada hacia atrás, pegando los cuernos al lomo. Y precisamente son estos cuernos los que usan para excavar raíces y romper ramas altas. Entretanto ramonean entre hojas, ramas y frutos de los árboles aunque también pastan e ingieren sales minerales en claros del bosque. Las zonas óptimas para su alimentación son los claros del bosque, donde la luz del sol llega hasta el suelo y permite el crecimiento de vegetación a baja altura. ¡Incluso se les ha visto comer madera quemada, lo que supone otro aporte de minerales!

Foto: BIOPARC Valencia

Animales curiosos y extraños que puedes ver en Valencia

BIOPARC Valencia es un novedoso parque de animales diseñado bajo el concepto de zoo-inmersión. De este modo sumerge al visitante en una cuidada recreación de hábitats naturales y le permite acercarse a los animales, vegetación y paisaje sin barreras visuales.

En el parque habitan más de 3.000 animales de 150 especies distintas. En muchos casos, lamentablemente, las especies que viven allí se encuentran en riesgo de extinción, convirtiéndose BIOPARC, de este modo, en una reserva genética de especies amenazadas. pero es que, además de la conservación “ex situ”, en BIOPARC trabajan en la conservación “in situ” a través de programas de conservación de la Fundación BIOPARC.

Conoce aquí todos los animales que habitan en BIOPARC.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?