Galería fotográfica de Jane Goodall

1 / 19

1 / 19

1) HS EKTACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS FOTO1.

Después de pasar largas horas observando al chimpancé David Greybeard, Jane Goodall llegó a la conclusión de que estos animales emplean herramientas, una cualidad hasta entonces reservada a los humanos. En la foto, Greybeard hace un alto en su cena de campamento para escuchar las voces de los chimpancés de las inmediaciones. Los bigotes canos como el suyo no son indicativos de la edad; a menudo se ven en chimpancés jóvenes.

EKTACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS

2 / 19

2) KODACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS 126923.

David Greybeard recibe un racimo de plátanos de la mano de Jane Goodall. Esta escena ocurrida cerca de su campamento representa un triunfo para la primatóloga; al principio los animales huían cuando se acercaba a medio kilómetro. El morral contiene la cámara y un cuaderno. La investigadora lleva un silbato en el bolsillo para pedir auxilio en caso de sufrir algún percance en los escarpados montes de Tanganyika (actual Tanzania).

KODACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS

3 / 19

3) HS EKTACHROME DE JANE GOODALL © NGS 615329.

A 460 metros de altitud, en una impresionante escarpa, una joven Jane Goodall de 29 años de edad localiza a los chimpancés en la lontananza y acto seguido se integra entre ellos. Equipada con una manta y una linterna, alubias enlatadas y café, la primatóloga solía hacer noche al raso sin compañía alguna para observar los hábitos de sueño de los primates. Jane se fotografió a sí misma valiéndose de una exposición retardada.

EKTACHROME DE JANE GOODALL © NGS

4 / 19

4) KODACHROME DE VANNE MORRIS-GOODALL © NGS 615335.

Por las buenas, David Greybeard anima a Goodall a retirar el brazo que bloquea el acceso a los plátanos de esta caja abisagrada, el único almacén a prueba de chimpancés de todo el campamento. Los chimpancés salvajes suelen ser afables, en contraste con la peligrosa hosquedad que muchos desarrollan en cautividad.

KODACHROME DE VANNE MORRIS-GOODALL © NGS

5 / 19

5) KODACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS WEB.

Una visión perturbadora: Jane Goodall, en cuclillas, ahuyenta a un gran macho durante una de sus primeras investigaciones. Cuando se sobresaltan, los chimpancés descienden apresuradamente de los árboles y huyen a la carrera por el suelo.

KODACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS

6 / 19

6) EKTACHROME © NGS FOTO2.

Los ojos de aspecto humano distinguen a Mr. Worzle, uno de los chimpancés más inusuales con los que se encontró Jane Goodall en sus primeros trabajos de campo. Sus ojos parecen humanos. En otros chimpancés, la parte del ojo que rodea el iris está muy pigmentada y es de color marrón; en Mr. Worzle, sin embargo, es blanca, como en nuestra especie. «Excepto una hembra, que ya ha muerto –comentaba la primatóloga–, este es el único chimpancé que conocemos con los ojos blancos en torno al iris.»

EKTACHROME © NGS

7 / 19

8) EKTACHROME © NGS FOTO5.

A diferencia de Mr. Worzle, los demás chimpancés, como Hugo, quien en la imagen aparece lanzando un grito para dar la bienvenida a otro primate que se acerca, tienen los ojos muy pigmentados.

EKTACHROME © NGS

8 / 19

7) EKTACHROME © NGS FOTO3.

Los chimpancés necesitan el contacto físico. Cuando están nerviosos o inquietos, se buscan unos a otros, y cuando se encuentran, a menudo se abrazan para saludarse. Mejilla contra mejilla, la joven Fifi, que cuando se tomó esta fotografía contaba con cuatro años de edad, se cuelga de una rama con su compañera de juegos Gilka, de dos años.

EKTACHROME © NGS

9 / 19

9) EKTACHROME © NGS 196512 803.

«¡Por favor, deja de hacerme cosquillas!» Fifi aparta la mano de su compañera de juegos humana. El pequeño Flint, hermano de Fifi, contempla la escena. La joven científica británica se convirtió en la principal autoridad sobre la vida de estos primates en libertad.

EKTACHROME © NGS

10 / 19

10). EKTACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS 196512 812-3.

Flint, de once meses de edad, busca a su enorme amiga Jane Goodall. Como un niño dando sus primeros pasos, el pequeño chimpancé abandona los brazos de su madre para hacer breves paseos exploratorios.

EKTACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS

11 / 19

11) EKTACHROME DE VANNE MORRIS-GOODALL © NGS 196512 820.

Por recomendación del doctor Leakey, el prestigioso fotógrafo de naturaleza neerlandés Hugo van Lawick empezó a filmar el trabajo de Jane Goodall con los chimpancés en 1962. Una colaboración que finalizaría en matrimonio y que lograría un estudio sin precedentes de los chimpancés en libertad.

EKTACHROME DE VANNE MORRIS-GOODALL © NGS

12 / 19

12) EKTACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS 196512 821 UP.

Jane Goodall y su objeto de estudio retozan a las puertas de la tienda de la primatóloga. Jane sonríe mientras Figan, un chimpancé de siete años de edad, le da palmaditas y le hace cosquillas en la nuca.

EKTACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS

13 / 19

13) EKTACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS.

Jane Goodal empieza a hacer cosquillas a Figan bajo la barbilla. Cuando ya no puede soportarlo más, el joven chimpancé aparta el brazo de Jane con el pie.

EKTACHROME DEL BARÓN HUGO VAN LAWICK © NGS

14 / 19

14) EKTACHROME © NGS  196512 822.

Poco agraciada, pero buena madre, Flo sostiene a Flint sentado en su regazo. El pequeño, que entonces contaba con tres meses de edad, aún no comía alimentos sólidos, de modo que no hacía caso del plátano y prefería mordisquearle el dedo a su madre. Flo y las otras madres se desplazaban menos que los machos y los chimpancés jóvenes, lo cual facilitó a Jane la tarea de seguir el desarrollo de Flint.

EKTACHROME © NGS

15 / 19

15) EKTACHROME © NGS 196512 831.

Jane Goodall sostiene la bandera de la Sociedad para que David Greybeard la examine. David decidió no masticarla: ¡estaba demasiado limpia!

EKTACHROME © NGS

16 / 19

16) EKTACHROME © NGS 196512 815.

Jane Goodall trepa a los árboles para ver por encima de las altas hierbas de la reserva de Gombe, las cuales llegan a superar los cuatro metros de altura.

EKTACHROME © NGS

17 / 19

17) MICHAEL NICHOLS FOTO4.

Rey del aplomo, un macho dominante llamado Cole holgazanea al aire libre en el Triángulo de Goualougo, en la República del Congo, hábitat natural de unos chimpancés que jamás habían tenido contacto con seres humanos. La primera vez que vio a un grupo de personas giró la cabeza hacia atrás para echar un vistazo y siguió comiendo, en lugar de buscar cobijo entre los árboles. Esta serena aceptación indujo a otros chimpancés a relajarse en presencia de los investigadores.

MICHAEL NICHOLS/NATIONAL GEOGRAPHIC

18 / 19

18) MICHAEL NICHOLS ma322e1z.

Pendientes de las copas de los árboles, el explorador residente de National Geographic Mike Fay, el investigador Dave Morgan, Jane Goodall y el rastreador pigmeo Djokin observan a los chimpancés. En el Triángulo de Goualougo viven unos 380, cuyas reacciones frente al hombre van desde la curiosidad hasta la indiferencia.

MICHAEL NICHOLS/NATIONAL GEOGRAPHIC

19 / 19

19) MICHAEL NICHOLS ma328e1z.

Jane Goodall saborea la paz en Goualougo. «Era la primera vez que estaba en un bosque que nunca había sido habitado ni talado –dijo–. Fue algo mágico», recuerda.

MICHAEL NICHOLS/NATIONAL GEOGRAPHIC

15 de mayo de 2015

El extenso trabajo de Jane Goodall constituye una de las investigaciones de campo más prolongadas sobre animales en libertad. Hemos seleccionado algunas de las imágenes más representativas de sus más de 50 años de estudio sobre el comportamiento de los chimpancés.