Escarabajos de costumbres extremas

Sierra de Andújar, Jaen

Sierra de Andújar, Jaen

Foto: Ignacio López-Colón

22 de diciembre de 2010

En un pinar de la sierra de Andújar, en Jaén, un grupo de científicos coordinados por Ángel Sánchez García, del Servicio de Conservación de la Naturaleza y Áreas Protegidas de la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente de la Junta de Extremadura, ha descubierto recientemente dos nuevas especies de escarabajos. Pertenecen al género Ceramida, que en la península Ibérica está representado por 16 especies endémicas restringidas al centro y sur de Portugal, Extremadura y la mitad occidental de Andalucía. «Este género de escarabajos presenta un peculiar comportamiento durante la época de reproducción».

«Tras el desarrollo larvario, que es subterráneo, los machos emergen en masa con las primeras lluvias otoñales y buscan frenéticamente a las hembras en medio de las fuertes tormentas», explica uno de los investigadores, el entomólogo José Ignacio López-Colón. Mientras, ellas permanecen semienterradas y liberan sus feromonas, esas hormonas sexuales a las que los machos no se pueden resistir. Durante unos días, los machos vuelan de forma sincronizada en busca de las hembras. La lucha es dura, porque durante el torpe revoloteo muchos caen en los charcos y se ahogan en medio de la vorágine de competidores. Sólo unos pocos consiguen fecundar a las hembras. A los pocos días, sin embargo, morirán. Eso sí, con la misión cumplida.