El retorno de las jirafas

Níger prohibió la caza de jirafas en 1998, cuando comprendió que estos animales constituían un reclamo excepcional para el turismo

jirafas

jirafas

29 de diciembre de 2010

Hace 14 años las jirafas de África occidental se hallaban al borde de la extinción. Un siglo de caza furtiva, guerras y destrucción del hábitat casi logró destruir su territorio y su población: quedaban apenas 50 individuos. Pero hoy, según Julian Fennessy, de la Fundación para la Conservación de la Jirafa, más de 220 ejemplares conviven con 80.000 granjeros y aldeanos en un corredor de 240 kilómetros de longitud próximo a Niamey (Níger).


¿Cómo se explica esa increíble recuperación? El experto Pierre Gay apunta varias razones: los programas de conservación han contribuido mediante la concesión de microcréditos y la asistencia agrícola a los lugareños, incentivándolos para no perjudicar a las jirafas. Además, en la zona abunda el alimento, como hojas de acacia y Combretum, y, por el contrario, escasean los depredadores, ya que los cazadores erradicaron hace tiempo a leones y leopardos. Por último, Níger prohibió la caza de jirafas en 1998, cuando comprendió que estos animales constituían un reclamo excepcional para el turismo: son las únicas comunidades que quedan en África occidental.


No obstante, Fennessy advierte de ciertos peligros: la tala ilegal de árboles continúa, y la población de jirafas debería superar los 400 individuos para sobrevivir a las enfermedades. Además, en algunos países vecinos se han abatido ejemplares que habían abandonado esta zona protegida de Níger. El siguiente paso sería ampliar su extensión y confiar en una recuperación total. —Jeremy Berlin

Foto: Denis-Huot / Gtres