El regreso del cernícalo primilla

cernicalo

cernicalo

Este pequeño halcón, algo menor que el cernícalo común, pasó de ser la rapaz más numerosa de Europa a estar al borde de la extinción a finales del siglo xx. Pero hoy, el cernícalo primilla vuelve a surcar los cielos de Bulgaria gracias al proyecto LIFE que desarrolla la ONG española Defensa y Estudio del Medio Ambiente (DEMA) en Levka, una pequeña población situada en el sur del país, en la Zona de Especial Protección para la Aves (ZEPA) de Sakar, en colaboración con otras dos entidades, la búlgara Green Balkans y la alemana Euronatur.

Desde hace 25 años DEMA se dedica a la cría y reintroducción de esta especie en Europa, y ha desarrollado proyectos en Portugal, Francia y en casi todas las comunidades autónomas españolas. «Hacía más de una década que el cernícalo primilla no criaba en Bulgaria –explica Pepe Antolín, coordinador de la organización–. Gracias al proyecto, hoy vuelve a hacerlo.» En 2014, tras un año de liberaciones de pollos procedentes del centro de cría de DEMA de Almendralejo, en Badajoz, «se estableció una colonia con ocho parejas reproductoras que ya han producido 25 pollos», añade. El objetivo es fortalecer la colonia a partir de una liberación de otros 170 pollos que concluirá en 2016 y establecer un corredor biológico que conecte con las poblaciones de esta especie aún existentes en el norte de Turquía y Grecia.