El amor está en el aire

mosca

mosca

No es un ejército de minidrones: es una legión de dípteros del género Empis copulando en pleno vuelo sobre una retama en un paraje del término municipal extremeño de Almendralejo. La escena tuvo lugar el pasado mes de mayo en plena efervescencia primaveral. «Se trata de una familia de insectos de carácter marcadamente depredador –explica Atanasio Fernández, biólogo en la Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno de Extremadura–. Son capaces de cazar a otros insectos mucho más grandes que ellos, a los que succionan gracias a su gran probóscide rígida

Cuando, después de pasar por los estadios de larva y de pupa, emergen los individuos adultos, su cometido es alimentarse y procrear. Las hembras son muy agresivas y los machos, para copular con ellas, les entregan una presa a modo de regalo que las tiene entretenidas un rato mientras ellos intentan fecundarlas. La imagen muestra un montón de parejas de Empis emparejándose de forma simultánea. Todas las hembras acarrean sus regalos nupciales, de los que dan buena cuenta, mientras ellos, a salvo por un rato, se esfuerzan por dejar su impronta genética para la posteridad. Seguramente, sin regalo de por medio, ellos mismos acabarían siendo zampados por sus partenaires. Amor de bicho…