Vida salvaje

Desubicada

foca

foca

Esta pequeña foca gris (Halichoerus grypus) llegó el pasado 14 de enero a las costas de Galicia, concretamente al faro de Punta Nariga, cerca de la localidad coruñesa de Malpica. Los percebeiros la vieron por la noche y, al comprobar que no deseaba regresar al agua, llamaron a la unidad móvil de la Red de Varamientos de Galicia, gestionada por la Coordinadora para el Estudio de Mamíferos Marinos (CEMMA).

«El animal, de pocos meses de edad, estaba débil y deshidratado, y fue trasladado a una unidad de cuidados intensivos de Ferrol donde se recupera satisfactoriamente», asegura Alfredo López, miembro de esta entidad que trabaja en estrecha colaboración con la Xunta de Galicia. Cada año llega a nuestras costas una media de cinco ejemplares de focas de distintas especies procedentes del norte del continente europeo. El 60 % consigue recuperarse, y los animales son devueltos a sus lugares de origen con la ayuda de los barcos pesqueros. Si todo va bien, esta foca gris volverá pronto a nadar en las que se supone son sus aguas natales, el litoral de Irlanda. –Eva van den Berg

 

Foto: Víctor R. Jove