Desplazadas por el clima

mariposa

mariposa

El presidente de Butterfly Conservation Europe, Miguel Munguira, afirma que el cambio climático fuerza a las mariposas a desplazarse de sus áreas de distribución habituales, tanto en altitud como en latitud. Las poblaciones se trasladan más al norte y, cuando pueden, a cotas más elevadas. «Pero a veces el calentamiento global las empuja a ir más allá de la cima –explica el entomólogo Albert Masó–, lo que supone que se queden sin hábitat y desaparezcan de determinados lugares. Y eso es lo que parece haberle sucedido a la mariposa apolo (Parnassius apollo) en la sierra almeriense de Gábor.» Allí, la especie ha sido borrada del mapa. No queda ni una.