De abejas y dragoncillos

Sólo las abejas pueden polinizar la flor del dragoncillo

dragoncillosactualidad

dragoncillosactualidad

27 de septiembre de 2010

En nuestro país existen varias especies de dragoncillo, una flor del género Antirrhinum caracterizada por una compleja corola cuya forma tubular la convierte en la más hermética del mundo. Por ello, su polen y su néctar son inaccesibles para la mayoría de los insectos. Pero no para todos: algunos se las ingenian para introducirse en esta curiosa flor y extraer de ella el preciado alimento al tiempo que la polinizan. Esto es lo que ha constatado un estudio realizado por investigadores del CSIC, que demuestra que las abejas sí consiguen penetrar en los dragoncillos.
“Hemos comprobado que del millar de especies de abeja presentes en España, cuatro (Bombus hortorum, Chalicodoma lefebvrei, Anthidium sticum y Xylocopa violacea) son capaces de fecundar las tres especies de dragoncillo estudiadas: Antirrhinum charidemi, A.graniticum y A. braun-blanquetti, y que son sus principales polinizadores», explica el doctor Pablo Vargas, uno de los autores de la investigación. Una de las conclusiones de mayor relevancia es la gran dependencia de los dragoncillos hacia las abejas. “Sin ellas, la mayoría de los dragoncillos se extinguiría”, puntualiza el biólogo. De las 23 especies de dragoncillo presentes en nuestro territorio, 17 son endémicas de la península Ibérica, y de éstas, ocho se encuentran en peligro de extinción. La gestión inadecuada de los espacios protegidos y el alarmante descenso poblacional de las abejas, un misterio aún no del todo esclarecido, podría causar el declive de esta curiosa planta en el futuro. –Eva van den Berg

Foto: Paula Vargas