Cortacéspedes caprinos

Estrellas del pastoreo

Estrellas del pastoreo

Foto: Camille Moirenc / Gtres

A las cabras les gusta comer plantas venenosas, como el zumaque radicante, o especies invasoras, como el kudzú. Por eso se han convertido en las estrellas de un pastoreo muy ventajoso: la utilización de rumiantes hambrientos para eliminar plantas indeseables, como la maleza que ayuda a propagar los incendios forestales, una práctica habitual en Australia, Canadá y Estados Unidos.

Los rebaños de alquiler empezaron a proliferar hace unos diez años, explica John Walker, profesor de Ecosistemas de Texas A&M. Se emplean tanto ovejas como cabras, pero estas últimas son preferidas por sus variadas apetencias. Mantienen el equilibrio en pendientes pronunciadas, sus labios flexibles arrancan las hojas con habilidad y, además, si se incorporan sobre sus patas traseras, son capaces de llegar a plantas de altura considerable. Las cabras se utilizan para limpiar parques, granjas y terrenos de particulares. Se las guarda en cercos y son vigiladas por un pastor o por un perro que las protege de posibles depredadores. Un rebaño de 100 cabezas puede salir por unos 150 euros al día.