¿Cómo consiguen los pulpos cambiar de forma y de color?

Pulpos, maestros del camuflaje

Pulpos, maestros del camuflaje

Foto: Gtres

Verdaderos maestros del camuflaje, los pulpos alteran rápidamente su aspecto para confundirse con el entorno. ¿Cómo lo hacen?

Más información

5 curiosidades sobre los pulpos que quizá no sabías

5 curiosidades sobre los pulpos que quizá no sabías

A día de hoy conocemos más de 750 especies de cefalópodos, pero no todos son iguales. Los pulpos, de los que se conocen unas 300 especies, a diferencia de las sepias, pueden cambiar de forma y de color sobre la marcha. Es como si usaran la propia piel para crear imágenes tridimensionales de los objetos que los rodean.

En los trópicos, los polos, los arrecifes de coral... los pulpos se encuentran en muchos sitios, pero verlos no es nada sencillo. La cripsis del pulpo, esto es, la adaptación de su organismo para pasar inadvertido a los sentidos de animales, se basa en tres elementos principales: el cambio de forma, de color y la modificación de la textura de su piel.

Cambio de color

Los pulpos generan color a través de un sistema de pigmentos y reflectores. Los pigmentos (por lo general de tonos amarillos, marrones y rojizos), están contenidos en miles de diminutos saquitos de su epidermis. Cuando estos sacos están cerrados, parecen unas motitas. Para mostrar un pigmento u otro, el pulpo contrae los músculos alrededor del saco correspondiente, lo que hace que este se abra, dejando el color a la vista.

Según el conjunto de sacos que abra o que cierre, producirá al instante distintos estampados: bandas, rayas o manchas.

Textura de la piel

Al contraer unos músculos especiales, la piel habitualmente lisa del pulpo se torna rugosa. Este efecto puede llegar a ser enorme. El pulpo alga, (Abdopus aculeatus), es capaz de generar unas delicadas estructuras temporales que dan la impresión de que el animal es un trozo de alga marina. El pulpo piloso, una criatura pendiente de descripción cientí­fica, ha evolucionado hasta adoptar permanentemente un aspecto etéreo que hace difícil distinguirlo de un fragmento de alga roja.

Postura

La manera en la que un pulpo se coloca puede hacer que sea más o menos visible. Algunos, por ejemplo, se enroscan para parecer un trozo de coral y luego se arrastran lentamente sobre el lecho marino utilizando solo dos brazos.