Geología

Camuflaje ancestral

crisopa

crisopa

8 de mayo de 2013

En 2008 fue hallada esta larva de insecto de 110 millones de años de antigüedad en el yacimiento cántabro de El Soplao, atrapada en una excepcional pieza de ámbar. Ahora, tras años de estudio, un equipo de científicos de la Universidad de Barcelona (UB), del Instituto Geológico y Minero de España, del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC y de la Universidad de Kansas acaba de publicar datos asombrosos sobre ella. El fósil, de cuatro milímetros de longitud, pertenece «a un a larva depredadora afín a las actuales crisopas verdes y representa un nuevo género y una nueva especie que ha sido bautizada con el nombre de crisopa alucinante de Diógenes (Hallucinochrysa diogenesi)», explica Ricardo Pérez, del Departamento de Estratigrafía, Paleontología y Geociencias Marinas de la UB. Lo más sorprendente es que el insecto está recubierto por una maraña de pequeños filamentos de origen vegetal, lo que representa la evidencia de camuflaje en insectos más antigua que se conoce hasta la fecha.

«Se cubría con basura para camuflarse ante las presas y los depredadores, una estrategia de supervivencia que se da también en especies actuales», añade Xavier Delclòs, del mencionado departamento. Es la prueba de que algunas soluciones adaptativas del mesozoico siguen en pleno uso en la actualidad. –Eva van den Berg / Evalúa

 

Foto: Ub. reconstrucción: José Antonio Peñas