Aguas sagradas

En cualquier parte del planeta, el agua acompaña y bendice nuestras vidas. Mira las fotografías de John Stanmeyer.

1 / 18

1 / 18

okaguassagradas

okaguassagradas

Los mayas creían que los pozos naturales, como el cenote Xkekén, en el estado mexicano de Yucatán, conducían al inframundo.

John Stanmeyer

2 / 18

aguassagradas02

aguassagradas02

Una mujer deposita una ofrenda en el Mekong, río que para los laosianos es la «madre del agua», durante el Boun Pi Mai Lao, la celebración del Año Nuevo, en abril.

John Stanmeyer

3 / 18

aguassagradas03

aguassagradas03

En Laos, el Año Nuevo se celebra con una buena rociada: en algunas partes de la ciudad de Luang Prabang el agua corre a chorros. Conocida con el nombre de Boun Pi Mai Lao, la celebración tiene lugar a mediados de abril, dura varios días e incluye bailes, desfiles y “guerras” de agua.
 

John Stanmeyer

4 / 18

aguassagradas04

aguassagradas04

Una familia de Luang Prabang recibe el agua bendita llamada namon, durante la celebración del Año Nuevo. El agua tiene también el poder e mantener alejados los malos espíritus.
 

John Stanmeyer

5 / 18

aguassagradas05

aguassagradas05

La cruz horadada en el hielo del río Kennebec, en Maine, por los fieles de la iglesia ortodoxa rusa San Alejandro Nevski durante la Epifanía conmemora el bautismo de Cristo. Con el agua procedente de esta cruz se bendecirá la iglesia.

John Stanmeyer

6 / 18

aguassagradas06

aguassagradas06

Un peregrino se abre a la renovación espiritual en la cascada del Saut d’Eau, en Haití, durante la fiesta de la Virgen de los Milagros. Vudú y cristianismo se fusionan: los creyentes rezan a la Virgen y rinden culto a los loa, espíritus de la cascada.

John Stanmeyer

7 / 18

aguassagradas07

aguassagradas07

Poseída por los espíritus que, según la creencia, habitan en la cascada Saut d’Eau de Ville Bonheur, en Haití, una mujer (con vestido azul) se somete a la presencia de Dandala Wedo, el dios-serpiente, mientras otros peregrinos se bañan en aguas heladas durante la festividad veraniega de la Virgen de los Milagros. La celebración, una mezcla de cristianismo y prácticas de vudú, rinde homenaje a una supuesta aparición de la Virgen María en la copa de una palmera en 1847.
 

John Stanmeyer

8 / 18

aguassagradas08

aguassagradas08

Según la Iglesia Ortodoxa Griega, ser bautizado significa nacer a una nueva vida en Cristo. Stellios Theodore Gikas, de siete meses, es sumergido tres veces durante una ceremonia de bautismo en la catedral patriarcal de San Jorge, en Estambul.

John Stanmeyer

9 / 18

aguassagradas09

aguassagradas09

El bautismo es un rito, una profesión de fe y un renacimiento espiritual. Puede tener lugar en un río, una fuente o un estanque, como en esta ceremonia conducida por la pastora Ayn DuVoisin de la North River Community Church en Massachusetts.
 

John Stanmeyer

10 / 18

aguassagradas10

aguassagradas10

La fe en las virtudes curativas del agua de Lourdes y la esperanza en un milagro atraen todos los años a seis millones de peregrinos hasta la gruta del sur de Francia donde en 1858 la Virgen se apareció a Bernadette Soubirous, una niña de 14 años.

John Stanmeyer

11 / 18

aguassagradas11

aguassagradas11

Fieles musulmanes practican el abdesto, las abluciones rituales que se realizan antes de las oraciones, en la mezquita de Beyazit, en Estambul. «La limpieza es la mitad de la fe», dijo Mahoma a sus seguidores.

John Stanmeyer

12 / 18

aguassagradas12

aguassagradas12

«Los baños son el Paraíso de este mundo» dice el visir en Las mil y una noches. El hammam, o baño de vapor, es un importante lugar de encuentro en la cultura islámica. El Cemberlitas Hamami de Istanbul, en Turquía, construido in 1584, tiene secciones separadas para hombres y mujeres.
 

John Stanmeyer

13 / 18

aguassagradas13

aguassagradas13

Bañarse en los manantiales de Hierapolis-Pamukkale, en Turquía, es sumergirse en una tradición de más de 2.000 años de antigüedad. El balneario termal fue creado por los reyes de Pérgamo en el siglo II a.C. y hoy atrae a cerca de dos millones de turistas al año. El lugar ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
 

John Stanmeyer

14 / 18

aguassagradas14

aguassagradas14

Un judío jasídico de Ucrania se baña antes del Rosh Hashaná en la laguna de una cantera que hace las veces de mikvé, el espacio donde se realizan los baños rituales de purificación que prescribe el judaísmo.

John Stanmeyer

15 / 18

aguassagradas15

aguassagradas15

La cascada sagrada del gran santuario Tsubaki, en la prefectura de Mie, Japón, purifica el cuerpo y el alma en el ritual sintoísta llamado misogi shuho, que celebra la comunión entre el fiel, la cascada y la fuerza vital creadora del universo.

John Stanmeyer

16 / 18

aguassagradas16

aguassagradas16

En abril, durante la luna llena, miles de hinduístas se introducen en la fuente sagrada del templo Pura Tirta Empul, en la isla de Bali, Indonesia. La leyenda dice que Indra, señor del cielo en la mitología hindú, creó estos manantiales, a cuyas aguas que se les atribuyen propiedades curativas.

John Stanmeyer

17 / 18

aguassagradas17

aguassagradas17

Las aguas del Ganges son las más sagradas de la India y Benarés uno de los lugares más venerados por los peregrinos, que creen que el río purifica todo aquello que toca. El agua del Ganges, que protege de los espíritus malignos, es regalada a los invitados en las bodas boda en recipientes de cobre sellados. Como muestra de devoción, éstos introducirán una cuantas gotas en el baño diario. Quienes están al final de la vida, a veces acuden al río para una última ablución. Y los muertos a menudo son incinerados en sus orillas.
 

John Stanmeyer

18 / 18

aguassagradas18

aguassagradas18

La luz de las lámparas de aceite flotantes traza líneas sobre el Ganges, el río más sagrado de la India, durante la celebración del Ganga Dussehra en Haridwar. Algunos hindúes son incinerados a orillas del río, y sus cenizas, dispersadas en sus aguas.

John Stanmeyer

22 de marzo de 2010

Si mi destino fuera / inventar una nueva religión, / recurriría al agua», escribió el poeta inglés Philip Larkin en 1954. Casi todas las religiones lo hacen.

Los Reyes Católicos reciben a Cristóbal Colón

Más información

¿Dónde recibieron los Reyes Católicos a Colón?

El agua, explicaba en la década de 1950 el historiador de las religiones Mircea Eliade, es «fuente y origen, el reservorio de toda posibilidad de vida; es anterior a todas las formas y base de toda creación». Así ha sido desde el comienzo de la historia humana y, cuentan las leyendas, incluso antes. Según el Génesis, el mundo fue creado por un dios que hizo surgir un «firmamento en medio de las aguas». Los babilonios creían que el mundo estaba hecho de una mezcla de agua dulce y salada. Los indios pima decían que la Madre Tierra había sido fecundada por una gota de agua. El diluvio catastrófico que destruye el mundo es un arquetipo acuático común a las culturas hebraica, griega y azteca.

Sentimos sed física, y también espiritual. «Tengo que vivir cerca de un lago –escribió el psiquiatra suizo Carl Jung, quien se internó en las profundidades de la psique y asoció el agua al subconsciente–. Nadie podría vivir sin agua.» Desde nuestro nacimiento en medio de un estallido de líquido amniótico hasta el lavado ritual de los muertos (llamado taharah en el judaísmo y ghusl al-mayyit en el islam), el agua fluye por nuestras vidas, trazando una línea entre lo sagrado y lo profano, entre la vida y la muerte. Vierten agua sobre nosotros, nos sumergen en ella o nos salpican unas gotas, y un torrente de bendiciones se derrama sobre nuestra existencia, ancho y profundo como el río Jordán de las Escrituras, milagroso como el manantial de Lourdes.