Una carrera entre los árboles más viejos del mundo

El pino 'bristlecone' y el pino huyoco avanzan progresivamente hacia las cimas de las montañas debido al incremento de las temperaturas en las últimas décadas

Ver todas las fotos

Alec Forssmann

20 de septiembre de 2017

En nuestro planeta hay 60.065 especies de árboles

Imagina una carrera lenta entre dos ancianos, viejos pero robustos, desde un terreno profundo hasta un terreno elevado. Los dos ancianos en realidad son árboles: el pino bristlecone (incluye tres especies estrechamente relacionadas) y el pino limber o huyoco (Pinus flexilis). Un espécimen de pino bristlecone de las White Mountains de California, concretamente de la especie Pinus longaeva, tiene más de 5.000 años de antigüedad y, por tanto, es el árbol individual más antiguo del mundo. Los árboles de la especie Pinus flexilis también son muy longevos, pueden vivir más de 2.000 años.

La carrera empieza en la Gran Cuenca de Estados Unidos, la meta es la cima de las montañas y el pistoletazo de salida es el cambio climático, que comenzó hace unos 50 años. Los árboles avanzan lenta pero progresivamente huyendo del repentino incremento de las temperaturas y, en esta carrera hacia las cimas, el pino huyoco le está bloqueando el paso al pino bristlecone.

Demostrado: en las montañas altas no siempre crecen árboles pequeños

Tanto el pino bristlecone como el huyoco han experimentado varios cambios climáticos a lo largo de su vida, desde períodos extremadamente cálidos hasta glaciaciones, pero han avanzado lentamente a través del territorio. Durante milenios, el pino bristlecone se ha desplazado desde las tierras bajas de la Gran Cuenca y arriba hacia el actual límite arbóreo o línea de los árboles. Y un estudio, publicado en Global Change Biology y dirigido por Brian Smithers de la Universidad de California en Davis, ha comprobado que el pino huyoco no sólo está avanzando a mayor velocidad, sino que está empezando a colonizar zonas de la Gran Cuenca que antes estaban dominadas por el pino bristlecone, según explica dicha universidad en un comunicado del 13 de septiembre.

El estudio concluye afirmando que, si el pino bristlecone no puede progresar hacia arriba, su ámbito podría reducirse y se podrían producir posibles extinciones locales. "Cuando estos árboles se empiecen a morir probablemente no serán reemplazados porque hace demasiado calor y está todo demasiado seco", expresa Smithers.

Outbrain