Muerte asistida para el pez criado en cautividad más longevo del mundo

El Shedd Aquarium de Chicago se entristece de anunciar el paso a mejor vida de uno de sus más icónicos y queridos residentes. "El Abuelo", un pez pulmón australiano (Neoceratodus forsteri), recibió la eutanasia el domingo pasado a razón de una rápida diminución de calidad de vida debido a su vejez.

1 / 4

1 / 4

Neoceratodus forsteri

Neoceratodus forsteri

Los peces pulmón australianos son nativos de los ríos Mary y Burnett en Queensland, al noreste de Australia.

 

Foto: Chicago Shedd Aquarium

2 / 4

El pez pulmón australiano

El pez pulmón australiano

El pez pulmón australiano se encuentra entre algunas especies de peces que pueden respirar fuera del agua. Posee un pulmón primitivo, así como branquias, lo que le permite sobrevivir a las fluctuaciones estacionales de las aguas someras donde habita.

 

Foto: Chicago Shedd Aquarium

3 / 4

"Un pez anfibio"

"Un pez anfibio"

Neoceratodus forsteri puede pasar sobre la superficie del agua períodos de 30 a 60 minutos.

 

Foto: Chicago Shedd Aquarium

4 / 4

Un fósil viviente

Un fósil viviente

Fósiles de pez pulmón han sido descubiertos en el norte de Nueva Gales del Sur, lo que indica que el género Neoceratodus se ha mantenido prácticamente sin evolucionar durante más de 100 millones de años. Se trata de un fósil viviente y uno de los más antiguos vertebrados vivos del planeta.

Foto: Chicago Shedd Aquarium

9 de febrero de 2017

El tiburón de Groenlandia es el vertebrado más longevo del planeta

Más información

El vertebrado más viejo del planeta

De hablar de seres humanos el debate estaría servido. La muerte asistida o eutanasia -de los vocablos griegos «Eu» y « Thanatos», «buena muerte»- cuenta con tantos partidarios como detractores. Se trata de unos de esos delicados temas donde acuden al encuentro y chocan libertad personal, moral, religión y la legislación.

En esta ocasión, en un generoso acto de bondad, el beneficiario de la muerte asistida ha sido “el Abuelo”. Que nadie se alarme todavía; se trata de un pez australiano de más de 90 años.

Historia de un pez

Granddad, como era conocido el vetusto pescado era uno de los dos peces pulmón adquiridos por el Shedd Aquarium de Chicago durante una expedición, en 1933, al zoológico de Taronga, en Sidney.

Con motivo de la Exposición Internacional del Siglo del Progreso celebrada en las inmediaciones del acuario Chicagüense, el objeto de exportar este pez del océano Pacífico fue atraer hacia las instalaciones a algunos de los 10 millones de personas que se darían cita en la convención. Al llegar a Chicago, estos dos ejemplares fueron los primeros de su especie en ser exhibidos en los Estados Unidos.

Este fósil viviente es uno de los vertebrados vivos más antiguos del planeta

A día de hoy es increíble saber que, durante más de 8 décadas, más de 104 millones de invitados han tenido la oportunidad de ver al “Abuelo” bajo nuestros cuidados y conocer las particularidades de esta especie única” dijo la presidenta y CEO del Acuario de Shedd, Bridget Coughlin. "Para ser un pez que pasaba gran parte de su tiempo imitando a un tronco caído, despertó curiosidad, emoción y asombro entre los invitados de todas las edades, que oirían su historia y aprenderían sobre la increíble biología de este fósil viviente; uno de los vertebrados vivos más antiguos del planeta”.

De acuerdo con el registro fósil, el pez pulmón habita las aguas de nuestro planeta desde hace más de 380 millones de años, y se ha mantenido sin cambios prácticamente los últimos 100 millones de años. Se estima que puede alcanzar la centuria, y es una especie protegida en Australia.

Los últimos días del abuelo

El Abuelo comenzó a mostrar carencias de salud la semana pasada. Primero empezó a perder el interés por su dieta, para poco después dejar de comer. Finalmente los signos de insuficiencia en algunos órganos se hicieron patentes en el examen físico realizado por el equipo de Salud Animal del Acuario, que optó por tomar la decisión más humana; aplicar la eutanasia al animal.

Detectada una especie de tiburón fantasma al norte del oceáno Pacífico

Más información

Impactantes imágenes de un tiburón fantasma

En asociación con patólogos del Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Illinois se llevo a cabo una necropsia completa o autopsia del animal, en la que se achacaron los síntomas que padecía el anciano pez con su elevada edad.

Michelle Sattler, que ha cuidado al Abuelo por más de 30 años, declara: "el Abuelo vivió una vida bastante relajada, disfrutó de una buena relación con nosotros. Le gustaba recibir palmaditas en la espalda y le encantaba comer sus brotes verdes. Lo amábamos, y se le echará mucho de menos”.