Más de 100 espacios naturales del Patrimonio Mundial en peligro

Un nuevo estudio advierte que más de 100 espacios naturales del Patrimonio Mundial están siendo dañados gravemente por la invasión de las actividades humanas

1 / 11

1 / 11

Rio Plátano, Honduras

Rio Plátano, Honduras

Con una abundante y variada flora y fauna, situada en la cuenca del Río Plátano, la reserva son los restos de la que antaño fuera una extensa selva tropical en Centroamérica. En su paisaje montañoso que desciende hasta la costa caribeña, más de 2.000 indígenas han conservado su estilo de vida tradicional.

Foto: UNESCO / Marc Patry

2 / 11

Santuario para la vida salvaje de Manas, India

Santuario para la vida salvaje de Manas, India

En una suave pendiente a las estribaciones del Himalaya, donde las colinas boscosas dan paso a praderas aluviales y bosques tropicales, el santuario de Manas es el hogar de una gran variedad de vida silvestre. En sus límites se incluyen especies en peligro de extinción, como el tigre, el rinoceronte y el elefante indio.

Foto: UNESCO / Kishore Rao

3 / 11

Parque Nacional de Chitwan, Nepal

Parque Nacional de Chitwan, Nepal

Al pie del Himalaya, Chitwan es uno de los pocos restos de la región de 'Terai', que antes se extendía sobre las estribaciones de la India y Nepal. Tiene una flora y fauna particularmente rica. Una de las últimas poblaciones de rinoceronte asiático de un solo cuerno vive en el parque, que es también uno de los últimos refugios del tigre de Bengala.

Foto: UNESCO / TTF / Casper Tybjerg

4 / 11

Parque Nacional Simien, Etiopía

Parque Nacional Simien, Etiopía

La erosión masiva a lo largo de los años en la meseta etíope ha creado uno de los paisajes más espectaculares del mundo, con picos montañosos irregulares, valles profundos y precipicios afilados de más de 1.500 metros. El parque es el hogar de algunos animales extremadamente raros como el babuino Gelada, el zorro de Simien o la cabra montés de Walia, una cabra que no se encuentra en ninguna otra parte del mundo.

Foto: UNESCO / Christof Schenck

5 / 11

Reserva Forestal de Sinharaja. Reserva Forestal de Sinharaja, Sri Lanka

Reserva Forestal de Sinharaja, Sri Lanka

Situada al sudoeste de Sri Lanka, esta reserva es la última zona viable del primigenio bosque tropical húmedo del país. Más del 60% de sus árboles son endémicos y muchos de ellos pertenecen a especies poco comunes. Las especies endémicas de aves son particularmente numerosas. Además, la reserva alberga más del 50% de las especies endémicas de mamíferos y mariposas de Sri Lanka, así como muchas clases de insectos, reptiles y anfíbios poco comunes.

Foto: UNESCO / Sinharaja Forest Reserve / Vincent Ko Hon Chiu

6 / 11

Parque Nacional de Mana Pools. Parque Nacional de Mana Pools,  Zimbabwe

Parque Nacional de Mana Pools, Zimbabwe

Este sitio se halla a orillas del Zambeze, en una zona donde se yerguen grandes farallones que dominan el río y las llanuras inundables. El parque alberga una cantidad excepcional de animales salvajes, en particular elefantes, búfalos, rinocerontes negros, leopardos y onzas. También se encuentran ejemplares abundantes del cocodrilo del Nilo.

Foto: UNESCO

7 / 11

Parque Natural de Garamba, Republica Democrática del Congo

Parque Natural de Garamba, Republica Democrática del Congo

Este sitio de 790.000 hectáreas posee una diversidad de hábitats incomparable: pantanos, estepas, planicies de lava, sabanas en laderas de volcanes y cumbres nevadas del macizo de Rwenzori, que se eleva a más de 5.000 metros de altura. Unos 20.000 hipopótamos viven en los ríos de este parque, que también sirve de refugio al gorila de montaña y ofrece lugar de invernada a numerosas aves procedentes de Siberia.

Foto: Unesco / Nuria Ortega

8 / 11

Red de reservas del arrecife de barrera de Belice

Red de reservas del arrecife de barrera de Belice

La región costera de Belice es un sistema natural único en su género. Comprende el mayor arrecife de barrera del hemisferio norte: atolones costeros; centenares de cayos arenosos; bosques de mangles; lagunas litorales y estuarios. Las siete reservas de la red ilustran las diferentes etapas de evolución del arrecife y son un hábitat muy importante para algunas especies animales en peligro como las tortugas marinas, los manatí­es y el cocodrilo marino de América.

Foto: UNESCO / Evergreen

9 / 11

Reserva de fauna de Okapissite 0718 0013-750-0-20120627160923. Reserva de fauna de Okapissite, República Democrática del Congo

Reserva de fauna de Okapissite, República Democrática del Congo

Situada al nordeste del país, esta reserva abarca la quinta parte del bosque de Ituri, que crece en la cuenca del río Congo, uno de los sistemas de drenaje más importantes del continente africano. Alberga especies de primates y aves en peligro de extinción, así como 5.000 de los 30.000 okapis que viven en estado salvaje. Asimismo, cuenta con parajes de excepcional belleza panorámica como las cataratas de los ríos Ituri y Epulu. La reserva está habitada por dos pueblos pigmeos nómadas: los mbuti y los cazadores efe.

Foto: UNESCO / Kim S. Gjerstad

10 / 11

Rennel Este, Islas Salomón

Rennel Este, Islas Salomón

Abarcando el tercio meridional de la isla Rennell, la isla más austral del archipiélago de las Salomón, con sus 86 kilómetros de longitud y 15 de ancho, el de Rennell es el atolón de coral elevado más grande del mundo. El sitio comprende una superficie terrestre de 37.000 hectáreas y una zona marina de tres millas. Después de la elevación del atolón primigenio, su laguna dio origen al lago Tegano, que con sus 15.500 hectáreas es el mayor de todas las islas del Pacífico. En sus aguas salobres emergen numerosos islotes calizos que albergan especies endémicas. El sitio está cubierto por espesos bosques cuyo dosel alcanza una altura de 20 metros por término medio. Además, sus condiciones climáticas, caracterizadas por la frecuencia de fenómenos ciclónicos, hacen de él un auténtico laboratorio natural para los estudios científicos.

Foto: UNESCO / The World Heritage Collection

11 / 11

Parque Nacional de los Everglades, Estados Unidos

Parque Nacional de los Everglades, Estados Unidos

De este parque, situado en el extremo sur de la península de Florida, se ha dicho que es como un río de hierba que se desliza imperceptiblemente desde tierra adentro hacia el mar. La excepcional variedad de sus hábitats acuáticos lo ha convertido en santuario de un sinnúmero de aves y de reptiles, y también de especies amenazadas como el manatí.

Foto: UNESCO / Kishore Rao

Un nuevo estudio advierte que más de 100 espacios naturales del Patrimonio Mundial están siendo dañados gravemente por la invasión de las actividades humanas

Los Espacios Naturales del Patrimonio Mundial designados por la UNESCO son lugares mundialmente reconocidos como algunos de los territorios más valiosos de la Tierra.

Más información

El cambio climático amenaza el Patrimonio Mundial

Así amenaza el cambio climático el Patrimonio Mundial

Ahora un estudio publicado en la revista Biological Conservation y dirigido por un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Queensland, la Wildlife Conservation Society (WCS), la Universidad de Northern British Columbia y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), advierte sobre el impacto ejercido por el ser humano sobre ellos en varias partes del planeta.

Los resultados fueron obtenidos a través del análisis de la presión humana a lo largo del tiempo en cada uno de estos lugares. Basándose en criterios que ponderan la perdida de bosques, la expansión de las actividades industriales y agrícolas o el desarrollo urbanístico – entre otras- encontraron que la huella ecológica humana a nivel mundial – con excepción de Europa- ha aumentado en un 63 % durante las últimas dos décadas.

Los espacios más afectados fueron encontrados en Asia. Entre ellos se incluyen el Santuario de Vida Silvestre de Manas, en la India y el Parque Nacional Chitwan, en Nepal. También en la misma categoría se incluye el Parque Nacional Simien, en Etiopía.

“El mundo nunca aceptaría que la Acrópolis fuera derribada o un par de pirámides sucumbieran ante urbanizaciones o caminos”

En cuanto a la pérdida de bosques, entre los lugares más afectados se encuentra la Reserva de la Biosfera de Río Plátano, en Honduras, que desde el año 2000 ha visto mermada su superficie de bosque en un 8,5%. Otros lugares tan célebres como el Parque Nacional de Yellowstone, en Estados Unidos, también han sufrido un fuerte retroceso de sus masas boscosas, en este caso del 6%. Mientras tanto, las perdidas en el Parque Internacional de la Paz de Waterton Glacier, que atraviesa la frontera entre Canadá y Estados Unidos, se elevan hasta un alarmante 25%.

James Allan, de la Universidad de Queensland y autor principal de estudio ha explicado que: "los Espacios Naturales del Patrimonio Mundial deben ser mantenidos y protegidos totalmente, porque que en un territorio se pierda el 10 o 20% de área forestal en tan poco tiempo es algo alarmante y debe ser tratado”.

Por su parte, James Watson, de la Universidad de Queensland y de la WCS, ha añadido que “el mundo nunca aceptaría que la Acrópolis fuera derribada o un par de pirámides sucumbieran ante urbanizaciones o caminos, y sin embargo simplemente estamos permitiendo que muchos de estos espacios naturales, que son Patrimonio Mundial, sean severamente alterados".

"Es hora de que la comunidad mundial se ponga de pie y haga que los gobiernos tomen se tomen en serio la conservación de la naturaleza"

Al destacar los sitios naturales del Patrimonio Mundial que están en peligro inmediato, el estudio proporciona datos de referencia útiles para su futuro monitoreo y protección. Según sus autores, este debería estimular al Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que se reúne anualmente para examinar la situación a nivel mundial, e instarle a emprender acciones adicionales para su salvaguarda.

Más información

Yellowstone, el emblemático parque norteamericano

Yellowstone, el emblemático parque norteamericano

"Es hora de que la comunidad mundial se ponga de pie y haga que los gobiernos tomen se tomen en serio la conservación de la naturaleza", afirma James Allan. “Instamos al Comité del Patrimonio Mundial a que evalúe inmediatamente los sitios altamente amenazados que hemos identificado, y tome las medidas necesarias para salvar estos lugares y sus sobresalientes valores naturales”, sentencia.