El mar de Banda, en Indonesia, esconde una de las fallas más extensas del planeta

Alec Forssmann

29 de noviembre de 2016

Un equipo de geólogos ha investigado por primera vez la falla de despegue del mar de Banda, de más de 60.000 kilómetros cuadrados, por lo que es la falla de este tipo más grande del mundo

Más información

El próximo tsunami

El próximo tsunami

Los terremotos son frecuentes en el mar de Banda, en el este de Indonesia, debido a la confluencia de las placas tectónicas. Un equipo de geólogos, dirigido por Jonathan Pownall de la Universidad Nacional Australiana, ha investigado por primera vez la falla de despegue del mar de Banda, que según Pownall representa una rotura en el fondo del mar que está al descubierto en más de 60.000 kilómetros cuadrados, por lo que es la falla de este tipo más grande del planeta. El estudio, publicado en Geology, sirve para evaluar los efectos devastadores que tendría un tsunami en la zona, que forma parte del Cinturón de Fuego del Pacífico, célebre por su intensa actividad sísmica y volcánica. "El hallazgo ayudará a explicar por qué esta zona se convirtió en una de las más profundas del planeta", dice Pownall.

"El abismo se conoce desde hace noventa años, pero hasta ahora nadie ha podido explicar por qué es tan profundo", explica el geólogo. "A unos siete kilómetros de profundidad hemos descubierto que el abismo se formó por la extensión de lo que sería el plano de falla más grande detectado en el mundo", añade. El plano de falla es la superficie a lo largo de la cual se desplazan los bloques que se separan de una falla, y este desplazamiento puede ser horizontal, vertical u oblicuo. Los geólogos han analizado mapas en alta resolución del fondo del mar de Banda y han descubierto que las rocas que cubren el lecho marino presentan marcas o cortes rectos y paralelos, lo que demuestra que un trozo de corteza más grande que Bélgica o Tasmania se desgarró a lo largo de unos 120 kilómetros de extensión, en una falla de despegue o de bajo ángulo, hasta formar la actual depresión oceánica.

El estudio ayudará a evaluar los efectos devastadores que tendría un tsunami en la zona

"Me asombró ver el hipotético plano de falla, no a través de la pantalla de un ordenador, sino asomándose por encima de las olas", expresa Pownall, en referencia a las formaciones rocosas que emergieron del mar. "Estudiar las fallas grandes, como la del mar de Banda, es fundamental para evaluar correctamente las amenazas tectónicas, precisamente en una región con un riesgo de terremotos y tsunamis tan grande", concluye.