Los tiburones se encogen de hombros para conseguir tragar

Estos animales no tienen lengua para dirigir los alimentos desde la boca hasta el estómago por lo que utilizan un curioso sistema basado en el movimiento de los hombros

1 / 2

1 / 2

Huesos de Chiloscyllium plagiosum

Huesos de Chiloscyllium plagiosum

Modelo de la morfología esquelética de un tiburón en la que se aprecian los huesos de la boca a la izquierda y la osamenta de los hombros a la derecha.

Foto: Ariel Camp et. al.

2 / 2

Chiloscyllium plagiosum

Chiloscyllium plagiosum

La pintarroja colilarga de manchas blancas -Chiloscyllium plagiosum- es una especie de tiburón de la familia de los elasmobranquios puede llegar a alcanzar el metro de longitud. Se trata de una especie de hábitos nocturnos e inofensiva para los seres humanos.

Foto: Shankar s. / Flickr

Estos animales no tienen lengua para dirigir los alimentos desde la boca hasta el estómago por lo que utilizan un curioso sistema basado en el movimiento de los hombros

Para mantener los alimentos moviéndose hacia la parte inferior del tracto digestivo, algunos tiburones como la pintarroja colilarga de manchas blancas utilizan sus hombros para crear succión. Así lo ha podido comprobar un grupo de científicos de la Universidad de Brown gracias a la tecnología de rayos X.

Este mecanismo puede compararse con una especie de 'lengua hidrodinámica'

Ariel Camp, autor principal de la investigación publicada en la revista Proceedings B de la Royal Society lo explica de la siguiente manera: “Al contraer la musculatura de sus hombros los tiburones son capaces de crear la succión necesaria para conducir los alimentos a través de la parte posterior de la boca hasta el tracto digestivo. Este mecanismo puede compararse con una especie de 'lengua hidrodinámica'. Así, tanto tiburones como algunos peces que carecen de lengua, controlan el movimiento del líquido dentro de sus bocas para manipular los alimentos, en este caso para conducirlos al interior".

Más información

El misterioso y temido gran tiburón blanco

El misterioso y temido gran tiburón blanco

Es de este modo que también las pintarrojas colilargas de manchas blancas - Chiloscyllium plagiosum- usan sus hombros, compuestos por una especie de cinturón cartilaginoso en forma de U y varios músculos adheridos, tanto para alimentarse como para controlar sus aletas delanteras para la locomoción.

Para hacer las observaciones, Camp y sus colegas usaron una técnica conocida como Reconstrucción de la Morfología del Movimiento por Rayos XXROMM por sus siglas en inglés. El sistema combina tomografías computarizadas del esqueleto con películas de rayos X de alta velocidad y resolución, cuya filmación se ha visto facilitada por pequeños marcadores metálicos implantados en los tiburones con el objetivo de crear una imagen precisa de cómo los huesos y los músculos se mueven dentro de los animales y las personas. En el estudio, el equipo utilizó XROMM para observar como se alimentaban algunos ejemplares de Chiloscyllium plagiosum.

“Ya se sabía que varias especies de tiburones y otros tipos de peces usaban la succión como mecanismo para atrapar a sus presas en grietas rocosas o el lodo del fondo del mar,” afirma Camp. “Pueden lograrlo gracias a abrir amplia y rápidamente sus bocas”, añade.

Más información

Tiburones oceánicos, ¿los dueños de los mares?

Tiburones oceánicos, ¿los dueños de los mares?

Sin embargo ahora, mediante la técnica XROMM, los científicos han podido observar que ocurre en el interior de los tiburones mientras comen. Así se dieron cuenta que al alimentarse, en los tiburones estudiados se producía una gran oscilación en el tamaño del cinturón de cartílago y el músculo de sus hombros. También observaron como apenas una fracción de segundo después cerrar la boca tras ingerir la comida, el cartílago giraba rápidamente hacia atrás -de la cabeza a la cola- una media de 11 grados.

Aunque este estudio sólo ha involucrado a las pintarrojas colilargas de manchas blancas, Camp sospecha que otros tiburones también mueven sus hombros de manera similar para alimentarse. La hipótesis puede además de ayudar a los científicos a entender como evolucionó la musculatura así como la estructura del esqueleto de los tiburones.