Los peces pueden reconocer rostros humanos

El experimento ha sido realizado con peces de la especie 'Toxotes chatareus', que expulsan un chorro de agua por la boca para cazar insectos

13 de junio de 2016

Por primera vez se ha demostrado que los peces, o al menos algunos de ellos, tienen la habilidad de reconocer rostros humanos. Un equipo de científicos de la Universidad de Oxford y de la Universidad de Queensland ha descubierto que los peces arquero son capaces de reconocer caras y que lo hacen con un alto nivel de acierto, según informó la Universidad de Oxford el pasado 7 de junio. El estudio, publicado en Scientific Reports, tiene implicaciones importantes porque los peces carecen de neocórtex, la capa del cerebro que se ocupa de esta habilidad en los humanos, lo que demuestra que el reconocimiento facial es más un comportamiento adquirido que un proceso innato.

El reconocimiento facial es más un comportamiento adquirido que un proceso innato

"Ser capaz de distinguir numerosas caras humanas es una tarea sorprendentemente difícil, principalmente porque todas comparten las mismas características básicas: dos ojos sobre una nariz y una boca", dice Cait Newport, la principal autora del estudio, de la Universidad de Oxford. "Se ha planteado la hipótesis de que esta tarea es tan difícil que sólo puede ser realizada por primates, que tienen un cerebro grande y complejo. Queríamos comprobar si también podían conseguirlo otros animales con un cerebro más pequeño y simple y sin la necesidad evolutiva de reconocer caras humanas", añade.

El pez arquero (Toxotes chatareus) es un pez tropical de agua dulce que puede derribar un insecto aéreo, o uno que está sobre una rama, con un potente y preciso chorro de agua que expulsa por la boca. Los investigadores colocaron un monitor de ordenador sobre una pecera, paralelo a la superficie del agua, y proyectaron en la pantalla dos rostros humanos. El pez arquero había sido entrenado previamente para que escogiera una de las dos imágenes: cuando lanzaba su chorro de agua a una de las imágenes recibía comida. Los investigadores proyectaron hasta 44 caras nuevas y el pez supo escoger la correcta con un acierto del 81 por ciento en el primer experimento y del 86 por ciento en el segundo. "Los peces acertaron incluso con caras potencialmente más difíciles porque estaban en blanco y negro o porque tenían exactamente el mismo tamaño", afirma Newport.

El reconocimiento facial humano ha sido demostrado previamente en pájaros, pero estos tienen áreas cerebrales similares a la del neocórtex humano. Por otro lado resulta improbable que los peces hayan desarrollado la habilidad de reconocer rostros humanos. "Este experimento supone un impacto en nuestra comprensión de la percepción visual humana", expresa Ulrike Siebeck, de la Universidad de Queensland.

 

 

Experimentos Inteligencia
Outbrain