Las actividades humanas amenazan peligrosamente al zonuro gigante

La especie de lagarto 'Smaug giganteus', endémica de Sudáfrica, se encuentra peligrosamente amenazada por la agricultura y la industrialización y por el comercio ilegal de mascotas a nivel global

17 de agosto de 2017

El zonuro gigante (Smaug giganteus), un lagarto semejante a un dragón, es una especie endémica del Highveld, una zona de Sudáfrica. Este reptil, cuyo género toma el nombre del dragón de El hobbit, se encuentra peligrosamente amenazado por la agricultura y la industrialización, que invaden su hábitat ya de por sí limitado, y por el comercio ilegal de mascotas a nivel global, según reveló ayer la Universidad del Witwatersrand (Sudáfrica). "Hay un caso reciente de una maleta procedente de Sudáfrica e interceptada en el Aeropuerto de Schiphol en Ámsterdam que contenía unos 15 zonuros gigantes vivos", comenta Shivan Parusnath, de la Wits University, quien ha realizado una evaluación del estado de conservación de esta especie, financiada en parte por National Geographic Society.

Parusnath ha descubierto que la población de la especie Smaug giganteus ha disminuido más de una tercera parte durante la última década y que casi la mitad de su hábitat ha sido transformado de forma irreversible por la actividad humana, principalmente por la producción agrícola. El zonuro gigante vive en ambientes herbáceos, donde cava madrigueras, y su área de distribución está restringida por barreras físicas como los grandes ríos y las montañas. "Los pastizales ricos y arables del Highveld que habitan los zonuros gigantes son, por desgracia para esta especie, ideales para la producción agrícola. Esto supone un peligro para la especie", afirma Parusnath. Por otro lado, la construcción industrial y urbana también destruye su hábitat de forma permanente, por ejemplo las minas, las presas, las carreteras o las líneas ferroviarias.

Su área de distribución está restringida por barreras físicas como los ríos y las montañas

Estos animales han sido comercializados en Europa desde el siglo XIX, pero desde entonces sólo se conoce un caso de cría en cautividad que haya resultado exitoso; el zonuro gigante necesita un tipo de suelo, unas presas y unas condiciones de temperatura y humedad específicas. "Parecen tener una estructura social muy compleja y, por tanto, mantenerlos en condiciones aleatorias y en un terrario de cristal de un metro de largo no resulta muy productivo en lo que respecta a su reproducción", destaca el investigador. Los zonuros gigantes pueden ser vendidos individualmente por miles de dólares y sus mercados principales son Japón, Alemania y los Estados Unidos. Una persona cazada en Sudáfrica en posesión de un zonuro gigante y sin el permiso adecuado puede enfrentarse a penas de hasta 20 años de cárcel.

Especies
Outbrain