Hallados los restos de un antiguo lobo (o de un perro) en una turbera de Escocia

Duncan MacKay, un campesino de las Highlands, encontró los restos del animal a 1,5 metros de profundidad; los últimos lobos de Escocia fueron cazados en el siglo XVIII

1 / 4
loboescocia1. Colmillos afilados

1 / 4

Colmillos afilados

Cráneo del animal con unos prominentes colmillos y restos del pelaje.

Foto: Nick Lindsay

loboescocia2. Buen estado de conservación

2 / 4

Buen estado de conservación

El pelo del animal se ha conservado en buen estado gracias a la humedad de la turbera.

Foto: Nick Lindsay

loboescocia3. ¿Perro grande o lobo joven?

3 / 4

¿Perro grande o lobo joven?

Por el momento se ha descartado que los restos fueran de un zorro; podrían ser de un perro grande o de un lobo joven cuyo sexo aún no ha sido determinado.

Foto: Nick Lindsay

loboescocia4. Campesino y turbera

4 / 4

Campesino y turbera

Duncan MacKay en su turbera de Rogart, en el condado de Sutherland, en las Highlands de Escocia.

Foto: Nick Lindsay

loboescocia3

Hallados los restos de un antiguo lobo (o de un perro) en una turbera de Escocia

El pasado viernes 8 de junio, Duncan MacKay, un campesino de Rogart (condado de Sutherland, en las Highlands de Escocia), estaba extrayendo turba de un terreno cuando encontró los restos de un animal a 1,5 metros de profundidad. MacKay contactó el lunes con el Centro del Patrimonio de Brora, que informó sobre el hallazgo al arqueólogo Nick Lindsay, director de la Sociedad del Patrimonio de Clyne. "El martes me reuní con Duncan en su banco de turba y vi el cadáver, un tanto desfigurado por el excavador, por lo que no se trataba de un cuerpo perfectamente formado", explica Lindsay a National Geographic. Los restos podrían ser los de un lobo que vivió en las Tierras Altas de Escocia hace 2.000 años, según han publicados estos días algunos medios británicos, pero lo cierto es que aún no han sido fechados. Los últimos lobos de Escocia fueron cazados en el siglo XVIII.

Un lobo sacrificado hace 500 años por los aztecas y adornado con piezas de oro purísimo

Más información

Sacrificio azteca: un lobo adornado con piezas de oro

4

Fotografías

Lindsay excavó los restos cuidadosamente y los depositó en bolsas de plástico y, una vez en casa, en una caja de plástico con algo de agua para mantener la humedad. "El jueves 14 de junio llevé la caja al Museo de Inverness, que quedó a cargo de la conservadora Jeanette Pearson. Hablé con ella y, a simple vista, descartó que fuera un zorro, por lo que podría ser un perro grande o un lobo joven cuyo sexo aún no ha sido determinado", comenta Lindsay. Los objetivos de la investigación científica que se desarrollará en breve son los siguientes: identificación de la especie, conservación, datación, posible causa de la muerte y, finalmente, exhibición de los restos de forma permanente. Más información en breve...

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?