Estas termitas llegaron a Australia procedentes de Asia o Sudamérica

Las termitas australianas nasutiformes, que construyen nidos de hasta ocho metros de altura, llegaron a Australia en los últimos 20 millones de años y tras recorrer largas distancias oceánicas

1 / 4

1 / 4

Termiteros catedrales

Termiteros catedrales

Termiteros catedrales construidos en Australia por la especie Nasutitermes triodiae.

Foto: Jan Sobotnik

2 / 4

termitas2. Termitas soldado

Termitas soldado

Termitas soldado de la especie Nasutitermes triodiae.

Foto: Toru Miura

3 / 4

termitas3. Termitas viajeras

Termitas viajeras

Las termitas del género Nasutitermes llegaron a Australia en los últimos 20 millones de años procedentes de Asia o de Sudamérica.

Foto: Toru Miura

4 / 4

termitas4. Colonia de termitas

Colonia de termitas

Colonia de termitas nasutiformes.

Foto: Toru Miura

Alec Forssmann

8 de marzo de 2017

 Pánico en el termitero

Más información

Pánico en el termitero

Los termiteros catedrales son los prodigiosos nidos en forma de montículos que construyen las termitas de la especie Nasutitermes triodiae en buena parte de Australia. Estos gigantescos termiteros alojan a millones de individuos y se elevan hasta los seis u ocho metros de altura, por lo que "se encuentran entre las construcciones más espectaculares del reino animal", explican los autores de un estudio sobre el origen y la evolución de esta especie, publicado en Biology Letters. "Teniendo en cuenta que una termita obrera mide unos tres milímetros de altura, en términos humanos estos montículos son el equivalente a cuatro rascacielos como el Burj Khalifa, uno encima del otro", dice Nathan Lo, coautor del estudio, de la Universidad de Sídney. El Burj Khalifa de Dubái es la estructura más alta de la historia.

Hasta ahora había abundante información sobre las funciones de los termiteros catedrales, construidos entre otras cosas para protegerse de los depredadores y para mantener una temperatura y una humedad constantes, pero poco se sabía sobre los orígenes evolutivos de los nidos. La secuenciación del ADN ha demostrado que los antepasados de estas termitas, del tipo nasutiforme, llegaron a Australia en los últimos 20 millones de años procedentes de Asia o de Sudamérica. Los investigadores han comprobado que no existían en Australia hace unos 100 millones de años, cuando se separó de Gondwana, y que sus parientes vivos más cercanos construyen nidos arbóreos en Asia y en Sudamérica, por lo que probablemente viajaron por mar encima de materias vegetales y debido a una tormenta u otro fenómeno natural.

Descendieron de los árboles debido a unas condiciones climáticas cada vez más áridas

"Hemos descubierto que los antepasados de las termitas australianas constructoras de fortalezas eran habitantes de los árboles de las regiones costeras, que llegaron a Australia recorriendo largas distancias oceánicas desde Asia o Sudamérica", afirma Lo. "Una vez en Australia continuaron construyendo sus nidos en árboles, pero luego descendieron y comenzaron a construir montículos terrestres, en paralelo a la evolución de los seres humanos, los otros grandes arquitectos del mundo, cuyos ancestros vivieron en las copas de los árboles hace millones de años", agrega. Las termitas descendieron de los árboles y adoptaron nuevos hábitos alimenticios debido a unas condiciones climáticas cada vez más áridas.