El nacimiento de una cría de panda gigante en un zoo de Bélgica es "un verdadero milagro"

Es el tercer nacimiento del que se tiene constancia este año, mientras que en el mundo quedan menos de 2.000 individuos en estado salvaje

1 / 6

1 / 6

panda1. Hao Hao sostiene a su cría

Hao Hao sostiene a su cría

Hao Hao sostiene a su cría con la boca después del parto.

Foto: Pairi Daiza

2 / 6

panda2. 171 gramos

171 gramos

La madre coge con la boca al cachorro, que sólo pesa 171 gramos.

Foto: Pairi Daiza

3 / 6

panda3. Hao Hao y un cuidador

Hao Hao y un cuidador

Los cuidadores se ocuparán de la cría durante los primeros días: la amamantarán con leche materna y si hace falta le darán de comer con la mano.

Foto: Pairi Daiza

4 / 6

panda4. "Una pequeña salchicha rosada"

"Una pequeña salchicha rosada"

Eric Domb, fundador y director general del zoológico, describió amistosamente al cachorro como "una pequeña salchicha rosada".

Foto: Pairi Daiza

5 / 6

panda5. En la incubadora

En la incubadora

Eric Domb y los expertos chinos junto a la cría, que descansa en la incubadora.

Foto: Pairi Daiza

6 / 6

panda6. Relajada tras el parto

Relajada tras el parto

Hao Hao se mostró relajada tras el parto.

Foto: Pairi Daiza

Alec Forssmann

3 de junio de 2016

Una cría de panda gigante nació durante la madrugada del jueves en Pairi Daiza, un zoo y jardín botánico situado al suroeste de Bruselas, en Bélgica. Se trata de "un verdadero milagro", según expresa el parque zoológico en un comunicado, porque en el mundo quedan menos de 2.000 individuos en estado salvaje y porque este es el tercer nacimiento del que se tiene constancia este año. El último nacimiento exitoso de un cachorro en toda Europa sucedió en agosto de 2013 en el Zoo Aquarium de Madrid. Bélgica se convierte en el tercer país, después de Austria y España, en el que ha nacido un panda gigante en los últimos veinte años. Las hembras de panda gigante son extremadamente reacias a reproducirse en cautividad e incluso en un entorno salvaje recorren largas distancias para aparearse.

Las hembras de panda gigante son extremadamente reacias a reproducirse en cautividad

El pequeño panda ha llegado al mundo a través de la inseminación artificial. "Los primeros signos de parto inminente que mostró Hao Hao se confirmaron el martes por la tarde mediante un análisis de orina de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Gante. Los resultados de los test y su cambio de comportamiento convencieron a sus cuidadores y a los expertos chinos de que le había llegado el momento de parir", indica el comunicado. Hao Hao y su bebé, un macho, se encuentran en buen estado. El pequeño pesa 171 gramos. "Hao Hao inmediatamente dio muestras de cariño hacia su cría. Lo cogió con la boca para protegerlo, lo limpió y lo mantuvo a su lado", añade el zoo Pairi Daiza. Eric Domb, fundador y director general del zoológico, describió amistosamente al cachorro como "una pequeña salchicha rosada", se mostró "increíblemente contento" y dijo que "no hay que olvidar que la tasa de mortalidad entre las crías de panda gigante es elevada durante el primer año de vida".