Descubiertas 3 nuevas especies de ranas en los Andes peruanos

Las tres nuevas especies de ranas pequeñas pertenecen al género 'Pristimantis', el más diverso en los Andes tropicales, con algo más de 500 especies

1 / 3

1 / 3

ranasperu1. 'Pristimantis puipui'

'Pristimantis puipui'

Nueva especie de rana Pristimantis puipui, descubierta en los Andes peruanos.

Foto: Jiri Moravec

2 / 3

ranasperu2. 'Pristimantis humboldti'

'Pristimantis humboldti'

Rana andina de la especie Pristimantis humboldti.

Foto: Rudolf von May

3 / 3

ranasperu3. 'Pristimantis bounides'

'Pristimantis bounides'

Rana de la especie Pristimantis bounides.

Foto: Rudolf von May

Alec Forssmann

28 de julio de 2017

Descubren dos nuevas especies de ranas en el Parque Nacional Llanganates de Ecuador

Más información

Descubren 2 nuevas especies de ranas en Ecuador

Tres nuevas especies de ranas del género Pristimantis han sido descubiertas en el Bosque de Protección Pui Pui, en el centro de Perú. "Nuestro equipo ya ha descrito cinco nuevas especies de ranas de esta región y en el futuro cercano serán más", dice Rudolf von May, de la Universidad de Míchigan, en referencia a las otras dos especies de ranas descritas a comienzos de este año: Pristimantis ashaninka y Pristimantis attenboroughi. Los investigadores han pasado aproximadamente tres meses en el terreno entre 2012 y 2014, en una región de los Andes peruanos con cimas de más de 4.000 metros de altura. Muchas de las ranas han sido detectadas entre el musgo y la hierba, bajo las rocas, matorrales u otra vegetación. Y, en algunos casos, tras escuchar la llamada de los machos al atardecer o en noches lluviosas.

Las nuevas especies de ranas pequeñas, descritas hoy en Zootaxa, son las siguientes: Pristimantis puipui, Pristimantis bounides y Pristimantis humboldti. Las tres pertenecen al género Pristimantis, el más diverso en los Andes tropicales, con algo más de 500 especies. Las ranas de cría terrestre no ponen sus huevos en el agua, no hay renacuajos, las crías surgen directamente de los embriones. De esta forma pueden explotar una gran variedad de hábitats mientras haya suficiente humedad. "El Bosque de Protección Pui Pui se estableció en 1985, pero en el parque prácticamente no se han desarrollado estudios biológicos durante casi tres décadas y por eso el potencial de nuevos hallazgos es enorme", destaca Rudolf von May. La investigación ha contado con la participación de la Universidad Illinois Wesleyan, la Universidad de Míchigan, el Museo de Historia Natural de Praga y el Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima.