Crean dos nuevos espacios naturales protegidos en Estados Unidos

Laura Fernández

30 de diciembre de 2016

Obama atiende a las peticiones de los indígenas y protege los monumentos de Bears Ears, en Utah, y Gold Butte, en Nevada

Más información

Buscando restos de dinosaurios en Utah

Buscando restos de dinosaurios en Utah

A pocas semanas de finalizar su legislatura, el presidente de los Estados Unidos Barack Obama ha anunciado la protección de dos monumentos nacionales por los que los indígenas de Utah y Nevada llevaban luchando durante años. Estos lugares, considerados como sagrados por el pueblo local, son Bears Ears y Gold Butte, dos espacios naturales donde todavía se vive de la recolección, la caza y se conservan tradiciones ancestrales.

En Bears Ears, situado en Utah y llamado así por las dos orejas naturales que sobresalen sobre el terreno, los líderes tribales han estado durante seis años desarrollando una propuesta que lograse proteger los más de 100.000 restos arqueológicos y culturales de los nativos americanos. Se trata de una de las áreas arqueológicas más importantes de Estados Unidos y entre ellas se pueden encontrar algunas maravillas naturales como formaciones rocosas de color rojizo, cañones de arena y roca, viviendas primitivas construidas en acantilados, así como abundante arte rupestre. Un paisaje que el novelista americano Wallace Stegner describió como “Fill up the eye and overflow the soul” (Llena el ojo y desborda el alma).

Su actual declaración como monumento nacional supone un triunfo para las tribus indígenas que, para gestionar los más de 5.400 kilómetros cuadrados de tierra, han decidido hacer coalición entre los Navajos, Zunis, Hopis, Utes de Uintah Ouray y Ute Mountain Utes quienes gestionarán el mantenimiento de la zona conjuntamente con el gobierno federal. En ella se permitirá continuar con algunas de las actividades que los locales venían desarrollando hasta ahora como la pesca, la caza o el pastoreo, y aunque se reconoce la minería y exportación del petróleo, no se permitirán nuevas explotaciones.

Por su parte, el Monumento Nacional Gold Butte, ubicado entre el Gran Cañón y el lago Mead, incluye más de 1.200 kilómetros cuadrados con zonas arqueológicas, arte rupestre y fósiles, como las pisadas de dinosaurio descubiertas recientemente. Su protección permitirá aislarla del vandalismo que ha sufrido en los últimos años, donde se han encontrado graves daños materiales ocasionados por las balas, así como conservar algunos vestigios del pasado como las tradicionales estructuras ganaderas y una ciudad minera abandonada. Esta zona se caracteriza por los serpenteantes cañones y la vida silvestre del desierto, entre la que destacan algunos animales propios como las tortugas, el borrego del desierto y el puma. La nueva área de Gols Butter quedará conectada con otras zonas protegidas como el lago Mead y el Monumento Nacional Grand Canyon-Parashant.