China protege sus arrecifes de coral

Almejas gigantes del mar Meridional de China

Almejas gigantes del mar Meridional de China

Foto: Adam Dean / National Geographic

Los nuevos reglamentos aprobados en el sur del país, tienen como objetivo proteger los arrecifes en estado crítico, acabar con la caza furtiva de almejas gigantes, y poner fin al próspero comercio de su manufactura

A finales de 2016 el gobierno chino informaba de su determinación de acabar con el tráfico y la manufactura del marfil dentro de sus fronteras. Hoy la buena noticia afecta a sus mares. Más concretamente a los arrecifes de coral y al comercio de los recursos naturales que se obtienen de manera furtiva en sus aguas.

Más información

China prohibirá el comercio de marfil, un paso histórico hacia la conservación

China prohibirá el comercio de marfil en 2017

A comienzos de este año, mientras políticos y diplomáticos se centraban en las tensiones sobre que país controla la región National Geographic informaba sobre la destrucción ambiental que tiene lugar en el Mar de China Meridional. La pesquería de mar Meridional de China, una de las más grandes del mundo, está al borde del colapso y cientos de kilómetros de arrecifes de coral, algunos de los más ricos en biodiversidad del mundo, han sido enterrados bajo islas artificiales o esquilmados en la búsqueda de almejas gigantes.

Esta, la caza furtiva de almejas gigantes, es precisamente la principal causa de la destrucción de arrecifes en el Mar de China Meridional. Se calcula que alrededor del 10% de los ecosistemas coralinos de la zona han sido destruidos en los últimos años por los pescadores chinos que sobreviven de la búsqueda y captura de estos bivalvos gigantes. El comercio en auge en Tanmen, ciudad portuaria en la provincia sureña china de Hainan, ha hecho de la pesca, tallado y venta de conchas de almejas gigantes, así como de su talla y empleo en joyería, un lucrativo negocio.

Alrededor del 10% de los ecosistemas coralinos de la zona han sido destruidos en los últimos años

Ahora, en un intento declarado de proteger el medio ambiente marino, la provincia de Hainan ha prohibido el procesamiento y comercio de almejas gigantes, producto marino que ha visto un aumento en el comercio ilegal. "Se prohíbe estrictamente la caza furtiva y el transporte ilegal de estos animales, incluyendo su cadáver y sus productos", ha declarado la Oficina de Gestión Pesquera que asegura, a su vez, que se encargará de velar por el cumplimiento de la nueva premisa legal.

Almejas, el marfil del mar Meridional

El comercio de almejas gigantes comenzó en la década de 1990 cuando los pescadores Tanmen habían agotado las aguas costeras y necesitaban complementar sus ingresos. Un subsidio de pesca promovido por el gobierno les ayudó a viajar más lejos en el Mar Meridional de China, donde encontraron gigantes conchas de almejas enterradas en los arrecifes de coral. Surgió así una nueva industria familiar en Tanmen basada en la producción de artesanías a partir de almejas gigantes para los turistas ricos que iban a pasar sus vacaciones en los centros turísticos de Hainan.

En la actualidad, hay unos 150 talleres de procesamiento y 900 tiendas en Tanmen

En la actualidad, según informes de varias autoridades, hay unos 150 talleres de procesamiento y 900 tiendas en Tanmen. Las ventas alcanzaron los 430 millones de dólares el año pasado, dijo Cao Yeke, director de la Asociación de Almejas gigantes de Hainan, a ECNS, la web en inglés del servicio de noticias estatal, China News Service.

Las almejas gigantes, que pueden crecer hasta casi cuatro pies de ancho juegan un papel muy importante en el ecosistema marino al filtrar los contaminantes en el agua. Además, estos lechos de coral proporcionan un hábitat muy importante para el sustento de la vida marina, por lo que la destrucción necesaria para obtenerlas las almejas de los arrecifes acaba con grandes franjas de coral, exacerbando el ya crítico problema de sobrepesca en la región.

Los que han estudiado el comercio no confían en que estas nuevas regulaciones cambien mucho. "Aunque la nueva norma es muy completa, no estoy seguro de cuán efectivamente se aplicará", dijo Zhang Hongzhou, investigador de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur, en un correo electrónico. “Vender almejas gigantes siempre ha sido ilegal bajo otras leyes, pero su aplicación era muy liviana. Mi preocupación es que mientras exista la enorme demanda de los productos obtenidos de estas almejas gigantes, las acciones tomadas del lado de la oferta solo tendrán efectos limitados".

Más información

Descubren extensos arrecifes coralinos en las profundidades de Hawái

Exploran los arrecifes de coral más profundos de Hawái

Por el contrarío, Greg Poling, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales con sede en Washington, señala que el mercado ha experimentado un cambio en el último año. "Por muchas razones, la campaña anticorrupción del presidente chino Xi Jinping socavó la demanda de las costosas joyas y estatuas talladas a partir de la concha de almeja gigante, lo que finalmente puso fin a la devastadora extracción de almejas en las Islas Spratly", (en el mar de China Meridional).

Sin embargo, Zhang afirma que el mercado estaba completamente en auge cuando visitó Tanmen en diciembre. "Los trabajadores de los talleres de almejas gigantes estaban muy ocupados haciendo nuevos productos. Todavía pueden verse las pilas y montones de almejas gigantes crudas acumuladas detrás de la calle principal“.