Baby P hace su primera aparición pública en el zoo Pairi Daiza

El único panda nacido este año fuera de China finalmente se ha dejado ver después de dos meses bajo el cuidado y observación de los expertos del parque zoológico belga

1 / 6

1 / 6

panda1. Baby P y Hao Hao

Baby P y Hao Hao

Baby P, un panda macho, nació el pasado 2 de junio y, dos meses después, finalmente se ha dejado ver junto con su madre.

Foto: Benoît Bouchez / Pairi Daiza 2016-08-06

2 / 6

panda2. Madre y cría

Madre y cría

Madre y cría accedieron a su cueva el pasado sábado 6 de agosto.

Foto: Benoît Bouchez / Pairi Daiza 2016-08-06

3 / 6

panda3. Amor de madre

Amor de madre

Hao Hao mantiene un vínculo muy estrecho con su cría y nunca la deja sola.

Foto: Benoît Bouchez / Pairi Daiza 2016-08-06

4 / 6

panda4. En la cueva

En la cueva

Baby P y Hao Hao en su cueva situada en el parque zoológico Pairi Daiza, al suroeste de Bruselas.

Foto: Benoît Bouchez / Pairi Daiza 2016-08-06

5 / 6

panda5. Un verdadero milagro

Un verdadero milagro

Visitantes y cuidadores del zoo observan el fuerte vínculo que mantiene la madre con su cría. El nacimiento de Baby P ha sido un verdadero milagro.

Foto: Benoît Bouchez / Pairi Daiza 2016-08-06

6 / 6

panda6. Momento de ternura

Momento de ternura

Hao Hao se desvive por su cría y nunca la deja sola.

Foto: Benoît Bouchez / Pairi Daiza 2016-08-06

El único panda nacido este año fuera de China finalmente se ha dejado ver después de dos meses bajo el cuidado y observación de los expertos del parque zoológico belga

Más información

El nacimiento de una cría de panda gigante en un zoo de Bélgica es "un verdadero milagro"

El increíble nacimiento de un panda gigante

Baby P, el único panda que ha nacido este año fuera de China, hizo su primera aparición pública el sábado 6 de agosto en Pairi Daiza, un zoo y jardín botánico situado al suroeste de Bruselas, en Bélgica. "Los cuidadores y expertos, quienes en los dos últimos meses se han ocupado de Baby P y de su madre Hao Hao, han decidido que ha llegado el momento de que ambos accedan a su preciada cueva, situada dentro del recinto visible al público", explica el parque zoológico en un comunicado.

"Hao Hao mantiene un vínculo muy estrecho con su cría y nunca la deja sola. La misma madre decidió llevar a su cría dentro del recinto, donde está la cueva", agrega el comunicado. El parque zoológico belga asegura que "tener la posibilidad de admirar al bebé macho constituye una oportunidad extraordinaria", aunque avisa a los visitantes que ambos pandas no siempre se dejan ver, pues "depende completamente de ella cuándo entra o sale de la cueva". El nacimiento de Baby P hace dos meses fue un verdadero milagro porque en el mundo quedan menos de 2.000 individuos en estado salvaje y porque este ha sido el tercer nacimiento del año, los dos primeros acaecidos en mayo en China.