Hemeroteca

Yemen

Yemen

Yemen

Joven república arropada en un manto medieval, Yemen es un mundo contradictorio donde las mujeres cubiertas con velo tienen derecho al voto y los hombres llevan dagas y teléfonos móviles.

En las afueras de la antigua ciudad amurallada de Sa’da, en el extremo septentrional de Yemen, el jeque Othman Hussein al-Fayed tiene un día típicamente activo. Desde primera hora de la mañana, el patio de su mansión fortificada se ha llenado de miembros de su tribu, los abdein, que piden consejo en disputas que van de la riña conyugal al asesinato.Elegido jeque hace un año por los ancianos de la tribu, Othman, de 28 años, se ha labrado una reputación por la imparcialidad y rapidez de sus juicios, hasta el punto de que entre la multitud hay miembros de otras tribus, atraídos por su creciente fama. A medida que transcurre la mañana, los peticionarios, en grupos de unas cuantas decenas, entregan los rifles automáticos en la entrada principal y luego aguardan su turno en una confortable sala de espera con el suelo cubierto de almohadones.En el piso de arriba, bajo los candelabros y el estuco rosa pastel del techo de la larga y encalada sala de audiencias, Othman sopesa la delicada situación de un tal Bashir, un miembro de su tribu que unos meses antes había matado a un hombre mientras intentaba cobrarle una deuda. Detenido por la policía, Bashir huyó de la cárcel y corrió a buscar refugio a casa del jeque, sacrificando varias ovejas y bueyes en el umbral, y depositando su Kaláshnikov en la sangre, una forma tradicional de pedir asilo. Othman le acompañó a la cárcel y dejó bien claro a la policía que Bashir era ahora su prisionero.Lea el artículo completo en la revista.