Hemeroteca

Yellowstone y los montes Teton

Yellowstone y los montes Teton

Yellowstone y los montes Teton

Joyas del sistema de parques nacionales de Estados Unidos, estos dos territorios forman el núcleo de una extensa área natural definida no sólo por el esplendor de la naturaleza –cuya riqueza paisajística atesora cadenas montañosas, bosques, géiseres, fuentes hidrotermales y valles fluviales–, sino también por las necesidades migratorias de la fauna.

Desde mi cabaña en Teton Valley, Idaho, la vida se ve así: hay un prado cubierto de nieve, con un grupo de álamos temblones americanos al fondo, y tras ellos, una superficie blanca bañada por el sol que se extiende hasta que la Tierra se repliega sobre sí misma y crea las Montañas Rocosas. Es un paisaje que inspiró un acta del Congreso sin precedentes y un sinfín de creaciones poéticas, pero yo lo valoro por todos los tesoros que me brinda a diario. Hoy, un día de principios de marzo, la prolongada influencia del invierno aún se deja sentir y mis caballos arquean sus espaldas al viento, con las colas balanceándose bajo el vientre. Pero mientras les llevo heno al prado cubierto de nieve, una gran garza azulada –la primera que veo esta temporada– se sobresalta cuando me acerco, alza pesadamente el vuelo y choca contra un glacial viento contrario. Parece un pterodáctilo borracho. Éste es el primer regalo del invierno. Lea el artículo completo en la revista.