Hemeroteca

Wrangell-Saint Elias, el gigante de hielo y piedra de Alaska

Wrangell-Saint Elias, el gigante de hielo y piedra de Alaska

Wrangell-Saint Elias, el gigante de hielo y piedra de Alaska

La soledad parece tan tangible como las montañas en el inmenso Parque Nacional y Reserva de Wrangell-Saint Elias, en el que confluyen cuatro cadenas montañosas y que alberga algunos de los glaciares más grandes del mundo. Pocos visitantes se aventuran en su vastedad, y muchos de sus picos siguen aún sin nombre y sin haber sido coronados. Esta primera entrega de una nueva serie sobre Paisajes de Estados Unidos examina un área salvaje de implacable dureza y abrumadora majestuosidad.

A algunas personas les gustan los paisajes mansos. Otras los prefieren salvajes, remotos, vastos y solitarios, como el Parque Nacional y Reserva de Wrangell-Saint Elias, en el sudeste de Alaska. Toda Suiza desaparecería en este territorio. También podría tragárselo a usted, si se deja. Cuando fui a las oficinas del parque, cerca de Copper Center (a cuatro horas en coche desde Anchorage, y a cinco si se detiene a admirar las vistas a lo largo del camino), acababan de inaugurar un nuevo centro para visitantes. Estaba vacío, al igual que el aparcamiento. En el edificio de administración, Gary Candelaria, el superintendente, me explicó que era imposible calcular con precisión cuánta gente visita el Wrangell-Saint Elias porque no se cobra entrada. "No nos preocupa el número de visitantes –dijo–, sino la conservación de los ecosistemas naturales." Aun así, calcula que el parque recibe entre 30.000 y 60.000 turistas al año.Lea el artículo completo en la revista.