Hemeroteca

Winslow Homer

Winslow Homer

Winslow Homer

El artista que mejor captó la vida cotidiana antes, durante y después de la guerra de Secesión de Estados Unidos.

Dos extraños se encuentran mientras caminan por los escarpados riscos de Prouts Neck, Maine, donde el Atlántico bate el resistente granito con tal fuerza que la conversación a menudo se desarrolla a gritos."Amigo mío –dice uno de ellos, evidentemente recién llegado de la ciudad-, si me dice dónde puedo encontrar a Winslow Homer, le daré veinticinco centavos."El otro, un pescador yanqui con bigote largo y lacio, lleva un viejo sombrero de fieltro y unas botas de goma. Es un hombre menudo y curtido, con el aire escéptico de un terrier y de reflejos tan rápidos como éste: "¿Dónde están esos veinticinco centavos?".El extraño le entrega la moneda."Yo soy Winslow Homer", le responde el pescador embolsándose el dinero.También es el pintor norteamericano más famoso de su época, que se desarrolla entre los siglos XIX y XX. En gran medida autodidacto, Homer se convirtió en un maestro del dibujo al carbón, del óleo y de la acuarela. Por propia iniciativa desarrolló técnicas impresionistas similares a las que Monet y Renoir perfeccionarían años más tarde en Europa. Modificó la opinión de los americanos respecto a la acuarela, técnica que se consideraba de aficionados, elevándola a la categoría de arte, e influyó en varias generaciones de artistas, desde Rockwell Kent hasta Edward Hopper y N.C. Wyeth.Lea el artículo completo en la revista.