Hemeroteca

Un verano en Boundary Waters

Un verano en Boundary Waters

Un verano en Boundary Waters

Dentro de la serie Paisajes de Estados Unidos, Jim Brandenburg ofrece un recorrido fotográfico estival por la fascinante naturaleza salvaje de Boundary Waters, una vasta región de bosques y lagos que se extiende a lo largo de la frontera entre Minnesota y Ontario, en la que aún se puede oír la voz de la naturaleza.

Una "naturaleza cantarina" es lo que el naturalista Sigurd Olson encontró en sus recorridos por la región de Boundary Waters, un vasto territorio de bosques y lagos que abarca la frontera entre Minnesota y Ontario, una tierra sosegada cuyo silencio permite oír el lenguaje de la naturaleza, un lugar propicio para esos momentos de paz que renuevan el espíritu, "en los que todo lo sentimos y captamos con nuestro ser, más que con los sentidos". Allí oyó esa canción de silencio que todos perseguimos, igual que "los animales enfermos buscan hierbas medicinales".Antes de que Sig muriera, anciano y sabio, en 1982, tuve la suerte de recorrer con él estos bosques y navegar en canoa por estos lagos. Sig contribuyó a que cientos de miles de hectáreas del Bosque Nacional Superior fueran objeto de mayor protección en 1978, al quedar incluidas en el Área Salvaje Boundary Waters Canoe. Desde los años veinte no cesó de batallar por impedir la llegada de carreteras, presas, aviones y, sobre todo, embarcaciones a motor.Lea el artículo completo en la revista.