Hemeroteca

Tango, el alma de Argentina

Tango, el alma de Argentina

Tango, el alma de Argentina

El tango, cuyas raíces se hunden en la pérdida y el lamento, es fiel reflejo de la actual vida diaria en Argentina, un país que todavía lucha por salir de la grave crisis económica en la que se sumió el año pasado. Sensual, emocionante y de un profundo lirismo, el tango es también una evasión, como lo fue hace un siglo, cuando muchos inmigrantes europeos luchaban por construirse una vida en estas tierras.

Alicia Monti, pelo negro muy corto, vestido rosa ceñido, puro nervio y nada de afectación, avanza con zancadas de atleta por el centro comercial del Abasto sobre unos tacones de aguja de 12 centímetros, y las pocas personas que están de compras se apartan respetuosas para dejarla pasar. Son las 7.25 de la tarde y ella avanza por la galería de mármol dejando atrás las zapaterías, las tiendas de electrodomésticos y la zona de restaurantes hasta llegar a la plaza central de las galerías comerciales, donde la clase de tango que su compañero y ella imparten todos los martes comenzará dentro de cinco minutos. Por el deficiente sistema de megafonía ya suenan veneradas grabaciones y, en el frío de la tarde, una veintena de hombres y mujeres de todas las edades (algunos en parejas, otros solos) se quitan los abrigos, sonriendo ansiosos.Lea el artículo completo en la revista.