Hemeroteca

Sobrevivir en el Sahara

Sobrevivir en el Sahara

Sobrevivir en el Sahara

Emulando la hazaña del explorador británico Hanns Vischer, un equipo de hombres acomete una travesía de 2.500 kilómetros por el desierto de arena más extenso del mundo. Del lago Chad a Trípoli, se enfrentan al calor, al frío, al hambre y a los espíritus malévolos, con la esperanza puesta en los camellos.

Se necesita mucho temple y una mano excepcionalmente firme para practicar una intervención con una cuchilla de afeitar en el ojo de una persona. Mi temple resultó ser nulo, de modo que aparté la mirada cuando Johnny Paterson empezó a cortar la capa de tejido que había crecido sobre un grano de arena enquistado en el blanco del ojo izquierdo de Jasper Evans. En pleno desierto del Sahara, que estábamos atravesando en camello, no teníamos ningún médico a mano y, si no se eliminaba, la molesta excrecencia podía causar daños irreparables en el ojo inyectado en sangre de Jasper. Con 77 años a cuestas, Jasper no pestañeó mientras Johnny, con minuciosa precisión, seccionaba la membrana para que saliera por sí mismo el diminuto grano de arena. Johnny, el miembro más joven de nuestro equipo, dio con su incruenta intervención una prueba definitiva de sus méritos, ya que al cabo de dos días el ojo enfermo estaba completamente curado. Lea el artículo completo en la revista.