Hemeroteca

Riquezas naturales de Cuba

Riquezas naturales de Cuba

Riquezas naturales de Cuba

Más conocido por la música, los cigarros, las playas y su situación política, el archipiélago cubano alberga una gran diversidad de paisajes, flora y fauna. En sus 263 áreas protegidas viven innumerables especies insólitas, desde ranas diminutas y frágiles orquídeas, hasta boas acrobáticas y cocodrilos particularmente agresivos.

Con un calor de más de 35 grados, peregrinamos a través de una brutal extensión de ciénagas en un día que recordaremos como un infierno. Atacados por mosquitos implacables, arrancábamos las botas del fango, paso a paso. Un horizonte rosa nos impulsaba a seguir adelante hasta que nuestra meta se hizo claramente visible: unos 70.000 flamencos, la mayor colonia de estas magníficas aves en el hemisferio occidental. Me senté en un nido abandonado y preparé la cámara. Cerca, sobre un montículo de barro, un flamenco se inclinó sobre su polluelo para ofrecerle su leche esofágica, un caldo de grasas y proteínas. Sin prestarme atención, la pareja siguió a lo suyo, permitiéndome captar el íntimo contacto de dos picos dispuestos con gracia y sentido. Ese momento redimió el día para mí y para mi amigo Juan Soy, quien calificó de espectacular nuestra visita a la zona de cría. Biólogo de la Universidad de La Habana, Soy trabaja en la división de flora y fauna del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, donde ayuda a vigilar 48 de las 263 áreas naturales protegidas del país, casi el 22% del territorio. Las más importantes áreas de nidificación de los flamencos están en el Humedal Río Máximo-Cagüey, uno de los seis territorios cubanos añadidos hace poco a la lista de Humedales de Importancia Internacional de la Convención de Ramsar. Lea el artículo completo en la revista.