Hemeroteca

Reyes por un día

Reyes por un día

Reyes por un día

La fantasía y las plumas inundan las calles de Filadelfia cuando el día de Año Nuevo los parrandistas Mummers desfilan por la ciudad ataviados con vestimentas estrafalarias y pintados desde la cabeza hasta los pies.

Vestidos de raso blanco y maquillados, los parrandistas jaranean por las calles de Filadelfia el día de Año Nuevo de 2000. Son los Mummers (derivación de la palabra disfraz en alemán), miles de obreros, en su mayoría blancos, que cada primero de enero desde 1901 han desfilado por la ciudad ataviados con vestimentas estrafalarias y pintados de la cabeza a los pies. En los años cuarenta se congregaban dos millones de espectadores. Hoy apenas acuden 250.000, por lo que los cuatro kilómetros de recorrido se han reducido a uno y medio. El tono provocativo y el espíritu lúdico de los Mummers se ha mantenido hasta hoy. Tom Quinn, que ha madrugado para desfilar, dice: "Estoy aquí para mantener la tradición".Lea el artículo completo en la revista.