Hemeroteca

Residuos nucleares de Estados Unidos

Residuos nucleares de Estados Unidos

Residuos nucleares de Estados Unidos

A la espera de una solución permanente al problema del almacenamiento de los residuos nucleares, cuestión cada vez más apremiante, toneladas de desechos altamente radiactivos, combustible agotado y suelo contaminado se acumulan en todo el territorio de Estados Unidos.

La primera semana de agosto de 1945, mientras la segunda guerra mundial se estaba librando todavía en el Pacífico, me hallaba de vacaciones con mi padre en Atlantic City, Nueva Jersey. Había allí un salón de atracciones con unas máquinas que funcionaban con monedas de cinco centavos, en las que pasé muchos ratos disparando contra los cazas Zero japoneses que cruzaban velozmente la pantalla. Una mañana mi padre me enseñó un periódico. Los titulares decían que se había lanzado una gran bomba sobre Hiroshima. Tres días después se lanzó otra sobre Nagasaki, y Japón se rindió. Las interacciones fuertes, las fuerzas que mantienen unidos los núcleos atómicos convirtiéndolos en los objetos más compactos de la creación, habían sido vencidas, con lo que se hacía posible la liberación de enormes cantidades de energía (la equivalente a 13.000 toneladas de TNT, en el caso de la bomba de Hiroshima). Así comenzó la carrera armamentista. En 1952 se ensayó la primera bomba de hidrógeno, cuya potencia equivalía a 9,4 millones de toneladas de TNT. Lea el artículo completo en la revista.