Hemeroteca

Pearl Harbor

Pearl Harbor

Pearl Harbor

El 7 de diciembre de 2001 se cumplirán 60 años del bombardeo de la flota japonesa sobre el archipiélago hawaiano, ataque sorpresa que significó la entrada de Estados Unidos en la segunda guerra mundial. Pero el grueso de la Flota del Pacífico permanecía ajena a lo que se avecinaba sobre Pearl Harbor.

Han transcurrido casi 50 años desde que las bombas cayeron sobre Pearl Harbor. El suave y cálido amanecer se extiende sobre el mar y acaricia el blanco santuario de piedra que atraviesa el pecio del Arizona. En un muro de mármol, los 1.177 nombres empiezan a surgir de la oscuridad. Bates, Crowley, Kidd, Lake, Moore, Van Valkenburgh... Los muertos del Arizona: el capitán y los marineros, el almirante y la banda del buque, el padre que murió con su hijo. Aquí están sepultados los hombres que se hundieron con el acorazado sin saber en el último momento de sus vidas que su país estaría pronto en guerra con Japón. Ahora son las 7.55 y, como cada 7 de diciembre, desde la orilla empiezan a llegar lanchas cargadas de flores para arrojar al mar. En las ceremonias celebradas en el monumento al Arizona, la gente recordará una vez más Pearl Harbor. Entre ellos habrá hombres y mujeres que estuvieron aquí, entre las llamas y los gritos. Estarán también los familiares que conservan los recuerdos transmitidos por quienes vivieron ese día. Éste es un lugar que mantiene cautivas las imágenes y los sonidos de una sola mañana, la del 7 de diciembre de 1941, una fecha de la que el presidente Franklin D. Roosevelt dijo que "permanecerá en la ignominia". Lea el artículo completo en la revista.